martes, 5 de julio de 2011

DESCUBRIENDO MI BISEXUALIDAD


Con la estimable ayuda de Saturnino, quise reventar el escaparate de una joyería estampándome repetidas veces a lomos de un triciclo. Lógicamente la batalla la ganó la cristalera del comercio y acabé tendido en el suelo tras perder el conocimiento. Tuve que ser ingresado en el hospital afectado de contusión craneal severa ya que no usé el casco para perpetrar el hurto. Tras 2 meses de convalecencia, ingresé en prisión. Recordaré siempre el día que me internaron. Me hicieron poner un mono naranja que arrugado descansaba en una silla, y en ella, tras recoger el uniforme,  me encontré a Stephen Hawking. Vomité alcaparras como preludio de mi inocencia. Me esposaron las manos y los pies, unidas entre sí por una cadenita de plata. Me hicieron caminar por un patio lamentándome por el fracaso de la utopía. Tardé un tiempo en aprender que allí nadie bebía agua, por las infecciones, así que comía palomitas sin agua para beber mi orina con placer. Ya el primer día me obligaron a salir al patio, pero todavía era incapaz de ver lo que había a mi alrededor, así que me senté en una repisa y me palpé mis genitales con mucho cuidado, asegurándome de tener todos mis testículos en su lugar. Seguían allí, seguía entero. Seguía siendo yo. Me distraía a base de atracciones fugaces.- “Maldita vagancia, sal de este cuerpo estudioso y trabajador”- susurraba tremendamente contrariado. Me masturbaba compulsivamente por puro aburrimiento existencial.
A mi lado, dos o tres reclusos estaban haciendo pesas, se aconsejaban entre sí acerca del modo en que llevaban a cabo sus estúpidos ejercicios. Por el sonido de sus voces y sus movimientos pude deducir que eran tipos rocosos, de cabeza afeitada, tatuados, cubierta la piel con pedazos de azulejo, como un mosaico, y con escarabajos vivos engarzados en la carne, a modo de ornamento. Había un montón de gentuza allí, y todos tenían ese físico y actitud de buey de carga, a la larga no podían evitar medir sus fuerzas, embestirse y chocar las cornamentas en combates cuerpo a cuerpo. Vi muchas peleas brutales, guerreando como verdaderas chonis, peleas de aguantarse las miradas sobre todo, en las que los dos púgiles mantenían una distancia de varios metros, siempre de manera que las sombras que proyectaban en el muro estuvieran cara a cara.
Había trabajos forzados en el penal, y a los novatos se hacía realidad el principio de “ ir al trabajo y que te coman lo de abajo.”
Pero no todo era alegría en el penal. La falta de mujeres, pero sobre todo el aburrimiento, forzó a los hombres a llevar sus experimentos al extremo. Sí, se recurre a la homosexualidad. Y sí, los elementos situados en lo alto de la jerarquía abusan de cualquiera que les apetezca. Especialmente de los novatos.
La quinta noche, me obligaron a bajar a la sala de calderas. Un hombre negro entró en ella. Tenía la cara tiznada de aceite y grasa oscura y la ropa sucia y transpirada.
Su  aliento apestaba a dientes podridos macerados en ginebra barata. Un recluso, alto y corpulento, que se   movía lentamente, demostrando  quién  dominaba la situación. Emanaba una poderosa sensación de  fuerza. Mediría 195 centímetros y 90 kilos de  peso. El sudor le acariciaba  unos fornidos pectorales y lucía  dos  titánicas piernas cuyos músculos  parecían tallados en mármol. De su recortado pubis, esquilado  como  la  cabeza de un recluta,  colgaba  un  gigantesco y aterrador pene  de  30  centímetros de largo. Su glande parecía uno macrorovellón.- Eres el queso de mis macarrones.”- me susurró mientras me lanzaba una brutal colleja contra mi cabeza haciéndome saltar  miles de  putrefactos copos de caspa y logrando una repentina contracción  de mi cuerpo,  acompañada de un grito apenas contenido. El morenito lanzó una pastilla de jabón al suelo y me obligó a recogerla. Mi rostro se convirtió en una atroz muestra de pánico al intuir lo que inmediatamente después iba a suceder.Apoyé los brazos en el suelo mostrando  un  perfecto plano de mi repugnante culo, con el paquete testicular colgándome  entre  las piernas y el africano me obligó a inclinarme hacia delante, pegándome la cara contra el suelo y elevando, por la postura, ni trasero.  Lo que vino después, es fácil de adivinar. He de reconocer que las primeras embestidas fueron tremendamente dolorosas, pero a medida que el morenito penetraba hasta lo más fondo de mis entrañas, aquello empezó a gustarme, en una placentera sensación de éxtasis, delirio y felicidad. Os lo aconsejo.


30 comentarios :

  1. La verdad es que siempre he oído que de aquel lado a éste nadie se ha pasado, mientras que al contrario muchos lo han hecho. Me imagino que hay gran sabiduría en esas palabras. ¡Pena, que ya no tenga edad para estos juegos! Nací demasiado pronto, o se abrieron los armarios demasiado tarde.
    Saludos, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Por si acaso, haré caso omiso a su consejo Sr. Anastasio.

    ResponderEliminar
  3. Eso es pura leyenda urbana!!!! creedme!

    ResponderEliminar
  4. jejejejejeje todo es cuestión de probarlo!

    ResponderEliminar
  5. Hoy esto está al orden del día, así que sin ningún tipo de tapujos puedes confesarte gay.

    ResponderEliminar
  6. Opino igual que abierto24h, pura leyenda... Al menos, los aspectos mas exagerados de este relato...

    ResponderEliminar
  7. jajajaja "eres el queso de mis macarrones", esa frase ya te debía acojonar!

    ResponderEliminar
  8. Carlos, la edad no es un aspecto a tener en cuenta.
    Nunca es tarde para probar nuevas experiencias.

    ResponderEliminar
  9. Probarlo, probarlo, ya me contaréis.....

    ResponderEliminar
  10. Pues sí que eres un capullo, sí. Sinceramente creo que la bisexualidad es una forma de quererlo todo. Mi heterosexualidad me impide explorar estos territorios.
    Leeré por si tienes algo más que decir.
    Yo todo lo digo aquí Queno me canso de ser
    Salud!

    ResponderEliminar
  11. Jajaja...Desde aquí he visto tu culo. Mi pregunta es...en esa posición ¿no te salió el pene de 30 cm por la boca?

    Sucede, tú por aquí...haciendo amigos, como siempre.

    ResponderEliminar
  12. jajajajaja lo que no le pase a usted!!!!
    Muy bueno¡¡¡

    ResponderEliminar
  13. Eso de la pastilla de jabón si que acojona. Yo juego a fútbol y en las duchas procuro siempre que eso no suceda.

    ResponderEliminar
  14. Usted hace honor a su nombre....mira que estamparse contra una joyería con un triciclo!! jajajaja

    ResponderEliminar
  15. LOL.
    ¿Como se llamaba el morenito que tanto placer le dio?

    ResponderEliminar
  16. JAJAJAJAJAJAJA eso lo que tienen las experiencias penitenciarias.

    ResponderEliminar
  17. Todo es cuestión de probarlo, ¿no?

    ResponderEliminar
  18. Poz yo prefiero el sexo con mujeres, así que lo otro se lo dejo para usted.

    ResponderEliminar
  19. Apreciado Carlos,
    Me presto altruistamente para que pueda experimentar esta sensación. Ya me dirá...

    ResponderEliminar
  20. Apreciado Sucede,
    A mi la bisexualidad, la homosexualidad, la heterosexualidad, la zoofilia o cualquier otra tendencia sexual, al igual que la reproducción de las hormigas de Zambia me importan un carajo, se lo aseguro. No sé si ha podido leer alguno de los artículos aquí publicados. Este blog pretende ser(posiblemente con escaso éxito ) una gacetilla de humor. Gustosamente me pasaré por su blog.
    Un abrazo estimado lector.

    ResponderEliminar
  21. Apreciada Aina,
    No solo salió por la boca tal descomunal miembro, sino que arrancó tres muelas y mis mugrientos palatales.

    ResponderEliminar
  22. Y qué opinará su querida Jacinta de todo esto Don Anastasio?

    ResponderEliminar
  23. Yo también quiero!!!! juas juas

    ResponderEliminar
  24. Tasio, te espero en mi casa cuando quieras,,,, jajajajajajajajaja.

    ResponderEliminar
  25. ... mejor no lo pruebo, por si acaso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. A mi se me ha puesto durisima. Con eso te lo digo tó.

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...