martes, 19 de julio de 2011

ODIO A LOS BRONCEADOS

Existe una minoría de personas que odia ir a la playa. Yo pertenezco a ella. Aquellas piedrecillas grises, de esas que parecen masajear el pie, pero que en realidad lo joden de mala manera, mutilándote uñas y plantas de los pies. Arena colonizada por colillas, trozos de carbón, condones, vidrios, botellines de plástico, papeles y pequeños roedores. Además la jodida playa tiende a absorber calor como un panel de energía solar, así que toca caminar dando saltitos afrancesados a partir de las doce de la mañana. La playa no es un lugar desierto y alejado de la civilización. Suele estar rodeada de infames restaurantes que anhelan convencer a los foráneos. Muchos llevan los calcetines subidos: el porqué lleven así las medias es uno de los mayores misterios de la humanidad turística. Otros prefieren sombreros de dudoso gusto, y camisas del siglo diecinueve. El método infalible para identificar al guiri: es aquel que mira perplejo, durante veinte minutos, los carteles con las fotos falsas de la paella y el arroz negro. Debe pensar que se trata de una exposición de arte moderno. Odio esos restaurantes de comida basura, caros y lentos. Odio  nadar y observar la riqueza de fauna y flora de su fondo. Es como nadar en un gran plato de mierda, viendo un simpático fondo marrón verdoso. Si hay suerte, podréis veros los pies. Si no la hay, y eso es casi siempre, tendréis la impresión de estar navegando en una sopa de algas y basura. Ocasionalmente una medusa rozará vuestro pie, incrementando la experiencia masoquista playera: el garito de la Cruz Roja está a cien metros, y para llegar ahí toca arrastraros con los codos. No gritéis, no sirve: todos gritan en la playa. Cuando finalmente llegáis, descubrís que los voluntarios se han ido a pasarlo bien con el fueraborda. Después del baño, toca ducharse para despojar la sal incrustada en nuestro cuerpo, es decir, caminar debajo del sol, como un estúpido nómada, hacia lo que parece un tubo del que sale agua de forma irregular. A veces no funcionan. A menudo, ni siquiera existen. Algunos ayuntamientos, sabedores de que hay gente que viene a ducharse incluso con champú, han cambiado las duchas por lavaderos de pies.
Pero especialmente odio a los bronceados.
Parece que acaban de llegar de la playa. Ese litoral en que las señoras de la orilla apoyan los brazos en la cadera y en el que los niños se convierten en obreros en potencia. Siempre. Sea la estación que sea. Están abonados al solarium de debajo de su casa y en verano, especialmente, intentan no perderse ni uno de los rayos de sol que proporciona el astro Rey. Igual que los anoréxicos se ven gordos, ellos se ven blancos. Aunque parezcan auténticos conguitos, para ellos nunca es suficiente. Los científicos que han estudiado estos comportamientos, han bautizado esta patología como tanorexia. No obstante todavía no se han definido si la exploración de los agujeros negros podría considerarse sodomía. Son los obstinados por lo bronceado, por tener una piel color café. Y es que en la actualidad ser blanco es síntoma de enfermedad, de decadencia, de atroz dolencia. Estos gilipollas se echan en la arena cual sardina en barbacoa, tumbados, al punto como entrecots humeantes y enrojecidos para conseguir pieles bronceadas que al final se convierten en color naranja, tal enfermo de hepatitis. Son individuos a quienes les encanta sudar como gorrinos cual pollo al horno, para coger ese agradable tono rojo tomate, y que les duela cada centímetro de su cuerpo cuando una tela les roce. Odio a todas esas personas que huyen de los atascos de las grandes urbes para meterse en los atascos de las grandes playas. Su patético deseo: SUFRIR. Se desnudan y se acomodan bajo el justiciero sol, como miles de focas lo hacen para aparearse, buscando abrasar su piel para enriquecer al dermatólogo. No encuentro divertido estar cuatro horas bajo el sol para volver a casa como una gamba. Para nada. Imbéciles.





33 comentarios :

  1. Mira, por una vez no puedo estar en más de acuerdo contigo y he de decir que yo siempre formaba parte de esa masa de gente que se echa al sol intentando (en mi caso inútilmente) cambiar el color lechoso del cuerpo. Y aunque las playas de aquí suelen ser limpias y alguna hay desértica en la que, para llegar, no has de sucumbir a ningún atasco,la sensación de calor, de sudor mezclado con aceite de bronceado más arena y agua salina...este año me asquea. Y estoy por sacar de moda el blanco nuclear. Me alegra tener ya un adepto.

    ResponderEliminar
  2. Joder pues a mi me encanta tumbarme como una lagartija.

    ResponderEliminar
  3. Vamos a ver, mi gilipollado escritor ¡¡¡¡. Para poner lo que son , IMBÉCILES , al final, ¿ te ha hecho falta quincemil trescientas lineas..?...Joder, PREPUCIO DE LOS COJONES, no gastes tiempo, ¡¡¡coño ¡¡¡ Que se los folle un pez globo ¡¡¡Amén

    ResponderEliminar
  4. Yo soy más de piscina. La verdad que la playa da bastante asco.

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajajaja Miquel está cabreado!
    Con lo bien que se está tostándose al sol con una buena cervezita,,,,,

    ResponderEliminar
  6. Compresas flotando, trozos de madera podridos, domingueros con el bocata y la xibeca. Estoy de acuerdo, hay que ser imbécil.

    ResponderEliminar
  7. Pero qué decís!!!!! Si la playa, la arenita, la sal, el sol, ES COJONUDO¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. No hay nada mejor que lucir un buen bronceadito durante todo el año. Es usted un exagerado!

    ResponderEliminar
  9. La arena entre la ingles y la sal arrancándote la piel....Wuaaaaa! Odio la playa!

    ResponderEliminar
  10. Excelente blog!
    Pero yo soy partidaria del bronceadito ya sea natural o artificial.

    ResponderEliminar
  11. Cuanta razón tiene. Hace años que no voy a la playa, y eso que vivo en Mallorca...

    ResponderEliminar
  12. mmmmm bueno la playa es sucia siii, pero igual amo la piel bronceada a una piel de huevo siempre lo he dicho, un candente moreno a un huevo...jajaja LOL!!! la playa no pero si a los bronceados.

    ResponderEliminar
  13. Las playas tendrían que ser nudistas y todo lo otro a nadie importa.

    ResponderEliminar
  14. Joder y cuando se te queman los hombros pasas una nochecita qué pa ké¡

    ResponderEliminar
  15. El de la foto está chamuscado como un pollo a last

    ResponderEliminar
  16. Allí en el norte no tenemos ese problema....

    ResponderEliminar
  17. DISFRUTARÁ CON ESTA NOTICIA, AHORA SE BRONCEARÁN CON LOS FURULLOS FLOTANTES ¡¡¡ Las playas de Cataluña podrían padecer este verano graves problemas de salubridad debido a las restricciones que el Gobierno de Artur Mas pretende aplicar a la Agencia Catalana del Agua (ACA) para paliar el elevado déficit de este organismo. El Ejecutivo baraja que la ACA deje de retirar los residuos sólidos flotantes que el mar lleva hasta la costa,

    ResponderEliminar
  18. No hay nada más bonito que lucir un buen bronceado durante todo el año.

    ResponderEliminar
  19. Suele ocurrir que toda esta pandilla de descerebrad@s que les gusta adelantarse a la cola del cáncer de piel, han comprado prendas que resaltan con su color moreno; amarillo, blanco, crema, piedra, etc., y no es cuestión de tirar la ropa al precio que va. Yo me entretengo viéndol@s desde la terraza de mi casa. Es un auténtico placer (en algunos casos).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Estoy de acuerdo con lo que coment'o Carlos.

    ResponderEliminar
  21. Años ha, pregunté a un dermatólogo sobre la hora más adecuada para ir a la playa. Me respondió:
    -¡Por la noche!
    Así fue. ¡Agur y tal!

    ResponderEliminar
  22. Tienes un blog muy interesante, es un placer leerlo.

    Quizas te guste el mio
    www.muytranquilo.blogspot.com

    Saludos y cuidate guapa ;)

    ResponderEliminar
  23. Jeje pero hombre se puede disfrutar de la playa sin tener que freírse literalmente. Ya me gustaría a mí no tener que trabajar en verano y poder ir más a menudo a la playa, eso sí quitando al 99% de la gente que en ella hay en julio y agosto ( y aún sobraría)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Una vez más brillante disertación Maestro!!

    ResponderEliminar
  25. No hay naaaada como quedarse en casa, tostándose bajo un flexo y quemando pestañas con el ordenador. Sí, pertenezco a ese creciente grupo de los que dicen que este año es mejor no hacer el gilipollas en la playa (...esperando ínutilmente el milagro que mejore nuestra situación económica).
    Saludos melaninosos.
    PD.
    ¿Es posible que ese colectivo de personajes que andan con saltitos afrancesados, que enrojecen como cangrejos y estudian muy concentrados las fotos falsas de paellas y arroces negros, sean extranjeros, posiblemente alemanes o ingleses? Es una curiosidad económica, basicamente (y para demostrar que la estupidez no es sólo autóctona).

    Como Blogger dice que soy anónimo, me identifico mejor: Federico Manuel, de "Te voy a contar un cuento".

    ResponderEliminar
  26. Con lo bien que se esta,si no le gusta que se vaya al carajo,el Imbecil es el,.no los demaas.

    ResponderEliminar
  27. CON LO PLACENTERO QUE ES SENTI EL SOL SOBRE LA PIEL!! Y MI MEDICO ME LO HA RECOMENDO!! ESTARÁ EQUIVOCADO??? AHORA TENGO DUDAS!!! PERO RECUERDO HABERME RELAJADO ESTANDO ESTIRADA EN UNA TUMBONA..... TE RECOMIENDO QUE LO PRUEBES, NO HAY QUE ESTAR ROREADA DE GENTE PARA ESO, HAY PLAYAS SOLITARIAS MUY PLACENTERAS.

    ResponderEliminar
  28. Que son alaracos! , uno va a la playa a bañarse y bueno ahi gustos y gustos Y AHY QUE RESPETARLOS eso es todo si a ustedes no les gusta bueno , si a otros si les gusta bueno es su vida :)y ovbio que no es bueno broncearse al extremo porque tendras serios problemas a futuro pero porque no disfrutar de aguita en verano?

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...