lunes, 25 de julio de 2011

LA VISITA AL PSIQUIATRA

Durante algunas temporadas sufro de un insomnio ansioso y pertinaz. Me masturbo escuchando como una cámara rebobina un carrete. Hablo con mis bambas porque pone Converse. Voy por la calle y me lanzo brutalmente de cabeza al suelo para sorprender a la multitud. Saco el pene en una discusión y lo golpeo en la mesa para imponer respeto. Humanizo mis aparatos electrónicos bautizándolos. Ando  por la calle como un borracho intentando esquivar a un francotirador. Me agrada hacer misas negras en los baños del Mercadona. Disfruto yendo a bazares chinos y seguir a los dependientes. Ansío viajar a la isla donde están reclutados los modelos de anuncios de colonias. Creo haber nacido en el Renacimiento para que mi fofez pase desapercibida. Y es que tengo el conocimiento justo para no mearme en los pantalones.
Son unos delirios francamante  molestos y cuando me empezaron a ocurrir, al consultar con mi médico de  cabecera, uno de aquellos doctores que nunca recomiendan lo que los otros 9 si hacen,  me aconsejó derivarme al psiquiatra para que el especialista supervisara la atroz patología de mi dolencia.
La sala de espera era lóbrega, abarrotada de gente, y yo inquieto no paraba de mirar el reloj cada cinco minutos, intentando, camuflarme, mirando a diestro y siniestro antes de entrar a la consulta, como si fuéramos espías de la CIA evitando encuentros indiscretos. Ya había ojeado todas las revistas de macramé que, de forma desordenada, se ubicaban encima de una pequeña mesa esquinera. Caras largas y silencio total en aquella consulta para dementes, roto por alguna que otra tos tuberculósica de alguno de los que allí esperaban. Estaba más tenso que un daltónico desactivando una bomba. Pensé marcharme y pedir de nuevo hora otro día, pero me volvería a pasar lo mismo.
Por fin salió la psiquiatra cabizbaja y me hizo pasar al despacho.La doctora era una mujer de labios atractivos y unos ojos adorables grandes y tiernos que me trastornaron.  Su figura esbelta, y ese peinado que decide la almohada me cautivaron. Una mujer hermosa, brillo de sutil elegancia, confundida entre bella flor y mariposa, envuelta en el glamour de sus secretos. Segura, alta y orejas de zorro. Le narré con todo lujo de detalles mi patología. Ella sentada como un emperador prusiano en su butaca, tomaba notas en su diminuta libreta. Me interrogaba, me consultaba, interpelaba preguntas freudianas. Noté cierta ironía en sus palabras por no decir hijoputismo. Pero esa mujer me estaba poniendo muy nervioso. Apenas escuchaba lo que me estaba explicando. Lo cierto es que tenía la boca perfecta, unos pechos turgentes, sus pezones estaban duros, no cabía la menor duda. Su perfume me atraía como un animal en celo, las sensaciones que me provocaba aquella mujer se dirigían todas a un único lugar: mi pene. Cru mis piernas y las friccioné sintiendo mi sexo caliente. Ella hizo lo mismo. Lo entendí como un gesto de complicidad. Pero un escalofrío me recorrió entero dejándome helado, paralizado, sin poder pronunciar palabra alguna. Mi mirada se dirigió instintivamente hacia su entrepierna y entonces me quedé boquiabierto. De su bragadura sobresalía una gigantesca y descomunal verruga. La examiné con discreción. No. No era una verruga. Era una bolsa escrotal. Sin pronunciar palabra alguna, salí de la consulta asustado, recordando aquellos enormes testículos de la/el psiquiatra.


32 comentarios :

  1. jajajajaj una imagen vale más que mil palabras, ayuda mucho a hacernos una idea de tu historia

    ResponderEliminar
  2. La foto ya es vieja, ehh! Pero su relato cojonudo, como siempre....
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, "Hablo con mis bambas porque pone Converse", "Saco el pene en una discusión y lo golpeo en la mesa para imponer respeto". ¿Qué tipo de respeto espera usted que le otorguen?

    De todo modos...¿está usted seguro que era bolsa escrotal? bien podrían ser hemorroides. Y en el supuesto que estuviera en lo cierto...¿importa en exceso? es el mejor sexo que puede usted conseguir (sin menospreciar a su fiel Jacinta)

    ResponderEliminar
  4. Yo también hubiera salido zumbando!!! jajajaja

    ResponderEliminar
  5. No se asuste Don Anastasio! Que sólo eran bolas chinas!!! jejjedeejeje

    ResponderEliminar
  6. La idea del psiquiatra es muy buena Anastasio. Busque otro especialista, pero vaya al psiquiatra.

    ResponderEliminar
  7. Pues no está nada mal la psiquitara, jajajajaja

    ResponderEliminar
  8. Estimado ANASTACIO CAPULLO : Es ud. un incongriuente. Falto de capacidad craneal nos inserta una foto de su hermana. Ya la conocemos ¡¡¡. Nos hace falta una de su padre, al que no conocemos y, con perdón, dudamos que ud posea ese conocimiento. Pero no se preocupe, que la abundancia destruye más que el hambre: la verdad de un hombre empieza por lo que oculta y, ud. es un compendio de cosas amagadas. No se desanime...Por cierto, la hota en Katmadú está dos segundos atrasadas a la correspondiente al Machu Pichu, no nos joda, a ver si perdemos el avión.... Salut

    ResponderEliminar
  9. Gran recopilación de páginas del FB, xD así, todas del tirón, impactan más. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Eso es un forúnculo, no se confunda!!!!! jajajaja

    ResponderEliminar
  11. Eso, eso, que ponga una foto de su padre!!!

    ResponderEliminar
  12. En cualquier caso siga buscando psiquiatras...

    ResponderEliminar
  13. Efectivamente está ud. para que lo encierren amordazado en un manicomio. La habitación, claro está, debería estar empapelada con pósters de penes...

    ResponderEliminar
  14. Partida de culo. Yo también me gustaría conocer a tu padre.

    ResponderEliminar
  15. Es sin duda un auténtico capullo. Hoy lo acabo de confirmar.

    ResponderEliminar
  16. Ten cuidado con esos malditos. Las pastillas que te recetan no te curan, pero no las puedes dejar de tomar en la vida, con lo que te conviertes en un drogadicto de 1ª. Eso sí, sale más barato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Es verdad Carlos, Tranquimazin, Seroxat, Lorazepan, Tepazepam, todas ellas adictivas.
    Excelente post.

    ResponderEliminar
  18. Eso es solo una hemorroide!!!! Qué delicado es usted!

    ResponderEliminar
  19. Es un auténtico gilipollas, con todo el cariño del mundo, eh?

    ResponderEliminar
  20. Los psiquiatras acostumbran a ser personajes grotescos. Este/a es uno/a de ellos/as

    ResponderEliminar
  21. Apreciada Aina,
    El único sexo que puedo tener es con animales. Ni pagando puedo fornicar tal y como pudo comprobar en mi anterior post.

    ResponderEliminar
  22. Apreciado Miquel,
    En el próximo post podrá descubrir quienes son mis padres. En los sucesivos conocerá a mi hermana Hurraca y a mi hermano Godofredo.

    ResponderEliminar
  23. Y además si vas por lo privado, te cobran una pasta.

    ResponderEliminar
  24. Está bien qye este capullo nos haga reir un rato. Ya vamos bastante puteados durante la semana.

    ResponderEliminar
  25. "Soy el webmaster del Directorio Wandaloop, donde si lo deseas puedes incluir tu blog completamente GRATIS.
    Directorio Wandaloop"

    ResponderEliminar
  26. Joder, que sorpresas da la vida. Eso vino a ser algo así como una ducha de agua fría.
    Carpe diem!

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...