viernes, 15 de junio de 2012

LA APARICIÓN DE UN ÁNGEL

En general, en este absurdo y ordinario blog, jamás he dejado traslucir mis creencias religiosas más allá de no ser católico, protestante, musulmán, presbiteriano, copto, mormón, budista ni credos semejantes.
Pero todo cambió el pasado Domingo...
Me levanté ebrio, a regañadientes, despidiéndome de mi querida almohada. Era temprano. Me senté al borde de la cama y me caí al suelo golpeándome atrozmente la cabeza. La borrachera de la noche anterior seguía haciéndole estragos por dentro. Sólo recordaba que acabé dipsómano en una cuneta con señoras que tarareaban -“ Induráin Induráin”-. Decidí ir al baño, hundir mi sebosa cabeza en el inodoro y regurgitar la comida para gatos de la cena de la noche anterior. Me miré al espejo y divisé esa cara de imbécil que te queda cuando los jodidos estornudos deciden no salir. Densas ojeras rodeaban mis cuencas oculares. Solo podía utilizar un ojo, ya que el otro lo tenía casi bloqueado por la deformidad de mi decrépito rostro. Un rostro inexpresivo, nauseabundo, homenaje al caos y a la venganza. Trozos de piel putrefactas se balanceaban desde mi cara y una sonrisa maligna se formaban con los pedazos de labios que aún me quedaban. Había algo de prehistórico en aquellos rasgos. Me rasqué el cráneo. Para evitar que los parásitos anidaran en mi cabeza, mi peluquero, me mantenía con el pelo tan raído que se apreciaban claramente las cicatrices de las pedradas que de niño había recibido. Olía a vertedero, a gato mojado, a cebolla rancia. Era una aberración de la naturaleza, con genes humanos mezclados con genes de perro de Chernobyl. Mi boca torcida no terminaba nunca de cerrarse, mostrando una dentadura podrida y repugnante. Mis cejas eran asquerosamente tupidas, y se me agrietaban las costras de mugre cuando sonreía. Empecé a masturbarme con frenesí, aún absorto en  la melopea. Me di una ducha breve. Me enfundé un uniforme militar de camuflaje, poniéndome un casco de acero cubierto de paja y hojarasca para pasar desapercibido, y me pinté la cara de verde y negro.
El cabrón de Saturnino me había invitado a una jornada de caza del jabalí. Había quedado con él a las ocho de la mañana en el bar del pueblo. Al llegar, vi la taberna con numerosos camiones aparcados fuera, por lo que deduje que se trataba de un burdel. Subimos al monte en su todoterreno recién estrenado. Cogió su escopeta de cacería y a mí, me hizo entrega de una pistola de agua. Hijo de puta. En esa zona el terreno era de una pendiente considerable, el suelo arcilloso con abundancia de piedras resguardadas bajo las matas de boj, tomillo y alguna que otra joven encina en las solanas. Los barrancos y las umbrías eran frondosos, dónde predominaban los robles y sabinas, aunque también existían zonas que se repoblaron con pinos, por lo que la zona de caza era un variopinto tapiz de vegetación de secano con unas pinceladas de alpino. El lugar era bellísimo, ideal para llevar a cabo mis más siniestros anhelos pirómanos. Las manecillas del reloj rondaban ya las nueve de la mañana.  Desayunamos. Me comí una cajita de mikados como si fuera un castor, acompañado de un yogur sabor a putas del bosque. Saturnino tras comer sólo el chocolate blanco de un bote de Nocilla, bebió ron como si tuviese un hijo en la cárcel, cuando de pronto se escuchó un gran estruendo de piedras a nuestra espalda. Saturnino  salió del abrigo del joven roble, levantó el rifle mientras liberaba el seguro y se quedó mirando a su derecha, por dónde suponía debía aparecer la silvestre criatura. El jabalí no se hizo esperar. Saturnino dio un paso hacia delante, percatándose el jabalí de ello, quién en vez de cambiar a una marcha más larga, echó el freno de mano, quedándose éste parado en la entrada del sendero al tiempo se daba la vuelta para tomar una vía de escape alternativa. Yo estaba más acojonado que el urólogo de King Kong. Mi pistola de agua, sin duda, no sería un arma efectiva para detener aquel puerco salvaje. Antes de que el jabalí abandonara tan bello sendero, Saturnino le soltó un certero disparo que le entró por encima del nacimiento de la cola, haciendo añicos su espina dorsal y parte de la cadera. Maldito cabrón. Era una hembra joven de jabalí. La reconocí por el olor ferruginoso de su sangre. Tengo la facultad de adivinar el sexo de cualquier criatura, especialmente si son hembras, puesto que éstas me excitan. El riquísimo olor metálico de su sangre, escapando a través de los poros de su piel. Ignoro si estaba menstruando. No sé de dónde venía el hedor, o puede que sí, que viniera de sus entrepiernas, pero yo olía libidinoso sus pieles, sus pelos, sus genitales. El silencio volvió a ser el dueño del pinar y poco a poco, empecé a convertir la excitación en felicidad y sosiego, como quién se deshace de un pesado lastre.
Subimos cogidos tiernamente de la mano monte arriba en busca de perdices. Escogíamos al azar una palabra y cantábamos una canción improvisada con ese vocablo. Saturnino utilizaba el bastón como gadgetobrazo, abriéndose paso entre la maleza. De pronto, divisamos a cierta distancia, sobre la cúspide de los árboles, dirigiéndose hacia el saliente, una luz más blanca que la nieve, distinguiéndose la forma de una joven transparente y más brillante que el cristal traspasado por los rayos del sol. Al acercarnos más, pudimos discernir y distinguir los rasgos. Estábamos sorprendidos y asombrados. Llegamos hasta su adorable presencia. Mucho nos sorprendimos por la manera que, sobre toda ponderación, destacaba su maravillosa majestad: sus vestiduras resplandecían como el sol, como que reverberaban, y la piedra, el risco en que estaba de pie, como que lanzaba flechas de luz; su excelsa aureola semejaba al jade más precioso, a una joya, la tierra como que bullía de resplandores, cual el arco iris en la niebla.  Ante su presencia nos postramos. Escuchamos su venerable aliento, su amada palabra, infinitamente grata, aunque al mismo tiempo majestuosa, fascinante, como de un amor que del todo se entrega. Era una ángel, inmaculada, mayestática. Se nos había aparecido un serafín  celestial, señorial, solemne, sublime, esplendoroso, magnífico, grandioso, regio. Sus cabellos eran cortos, castaños y apenas ondeados, su tez muy pálida y sus ojos grandes, azules y expresivos, con una mirada profunda que nos estremeció cuando nos miró dando la impresión que nada se escapaba de ella.  Estaba rodeada de una luz dorada y llevaba su cabeza coronada con una aureola con cinco estrellas. En el centro del pecho se veía su inmaculado corazón luminoso. Con un lenguaje de autoridad y amor que nos llevó a no temer, invitándonos a que le entregáramos nuestro corazón, nos susurró: -" Hijos míos, yo soy un querubín. Oraréis el Metta-Karuna todos los días para convertir corazones. Difundid mi mensaje, y pegad una somanta de collejas a los directivos de Bankia. Y tu Antastasio, hijo mío, cuídate esa gonorrea. Tiene muy mala pinta. Ahora vuelvo nuevamente a mi reino. Os quiero pequeños bastardos."-.
Esta aparición silenciosa, duró apenas unos instantes, desapareciendo al igual que las palpitaciones que la precedieron.



215 comentarios :

  1. Mi honrosa situación de desempleado me otorga el placer de desvirgar el tablón de comentarios.
    Y los hago, reproduciendo el sonido de un férvido y ardiente aplauso:
    PLAS! PLAS! PLAS! PLAS!

    ResponderEliminar
  2. Los ángeles budistas existen!!! Hurra!
    A ver si la próxima vez se le aparece otro pero que sea varón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si quiere me disfrazo y me presento ante usted como un querubín.

      Eliminar
  3. Lo de la pistola de agua, me ha desmontado, jajajajajaja
    Qué risas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué fácil es desmontarle, pues la referencia pueril a la pistola de agua es una solemne estupidez.

      Eliminar
  4. Desde mi punto de vista particular ahora no puedo hablar de ángeles (que por cierto son asexuados) y demonios, aunque hubo un tiempo en el que fui seguidor en la sombra de abraxas, ahora estoy demasiado ocupado con fusionarme con el entorno como para pensar en un dios.
    No obstante, creo que la aparición que nos relata, es la de uno de los prosélitos de Belcebú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante su manifestación, siendo usted de Bilbao.

      Eliminar
  5. Eres un genio, Anastasio!!!
    Creo que es de las pocas veces en que me quedo sin palabras, no sólo sin poderlas articular, sino que casi no las puedo escribir. No sé qué decir: estoy extremadamente asombrada.
    Me declaro fan incondicional: pídeme lo que quieras!!!! jajajaja (excepto dinero).
    Hasta estoy pensando publicitarte aunque eso me otorgue el riesgo de descubrir antes mis conocidos que yo soy quien está detrás de Belkis

    ResponderEliminar
  6. jajajajaja las risas me impiden dejar un comentario.
    Cuando se me pase, vuelvo y escribo.
    Genial Don Anastasio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tómese su tiempo amigo Impulsivo X. Creo que aquí nadie le echará en falta.

      Eliminar
  7. Jajaja, me voy con una sonrisa. Y no es que me ría de usted, que también, pero el/la ángel ha podido conmigo!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No blasfeme. Ríase, si eso le divierte, de mí. Jamás lo haga de un ángel.

      Eliminar
  8. Quiero inmediatamente un bote de esa musa que le inspira.
    BRAVO!! y BRAVO!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Ovación!!!
    Me temo, no obstante Her Prepuzio, que el querubín que se le apareció con su elegante suegro, no es más que Angela Merkel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy posible,,,
      Dicen haberla visto también en Grecia, amigo Bigotes.

      Eliminar
    2. Y en Irlanda, Portugal y lo hará en Italia.

      Eliminar
  10. Mi cada vez más idolatrado Anastasio, cada vez que le leo me parto de risa y en los momentos que vivimos, es más necesario una buena carcajada .
    GRACIAS POR COMPARTIR SU HUMOR.
    BESAZOS!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted por aportar su comentario y hacer que toda esta estupidez funcione.

      Eliminar
  11. Que wueno eres cabrón!
    Dile al ángel ese que se pase por mi casa, k la cosa stá mú mala.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ande, tómese un vasito de leche con Cola-Cao y acuéstese.

      Eliminar
  12. A mí me fascina el fundamentalismo creyente que se resume en un porqué sí.
    Soy laico.
    Rectifico, era laico.
    Ahora creo. Creo en el capullismo.

    ResponderEliminar
  13. Llorando de risa,,,,,,,,,,,,,,
    Es usted un crack.
    Escriba un libro, se forrará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No llore por mí Alfaroooo
      Mi alma está contigo
      Mi vida entera te la dedico
      Más no te alejes, te necesito.

      Eliminar
  14. Pues yo me acabo de fumar una maceta de marihuana y estoy como dios, y no recuerdo tener entre mis jloriosas filas, tan bello arcángel.
    Sublime entrada Sir, Prepuzio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Con su comentario qué me quiere confesar, que es Dios o toxicómano?

      Eliminar
  15. por un momento pensé que te la llevabas al catre! jajaja

    un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que era una de las opciones que tenía en mente si hubiera estado más rato entre nosotros.

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Gracias amiga Sheila.
      Que duerma bien. Y avíseme si necesita compañía.Puedo ser su osito de peluche.

      Eliminar
  17. El desgraciadismo contrasta y se equilibra perfectamente con la psicopatía en potencia.
    Es usted sin duda EL ELEGIDO.
    Ya puede donar alguna extremidad a un restaurante chino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cuál de ellas me aconseja?
      Porque si de mi dependiera ya sabe que órgano donaría.

      Eliminar
    2. Los testículos. Acompañados con Tallarines con Langostinos o Chop suey, rico, rico, como diría aquel payaso persoanje.

      Eliminar
    3. Bien, los donaré cuando fallezca. A usted pongo por testigo.

      Eliminar
  18. Señor Prepuzio, no he podido reime más con usted, que no de usted.
    Y yo que aún estaba pensándome si estudiar Medicina, pero usted me ha convencido ¡quiero ser capulla!!!!
    Muakssssss

    ResponderEliminar
  19. Leñe!!!!
    ?No hay gilettes en el cielo¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ignoro amigo ANTÓN. Yo sólo visité el infierno.

      Eliminar
  20. El ángel tiene cara de sorprendida,,,¿ Es por su gonorrea?

    ResponderEliminar
  21. Certifico y rubrico. No es una blasfema.
    A mi también se me apareció ese ángel mientras vaciaba mis intestinos en un bosque de Huesca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Mario. Su afirmación desmiente las acusaciones de loco que he recibido. Vayamos los dos al programa de Iker Jiménez.

      Eliminar
  22. Aplaudo el humor que se pierde siempre entre la vulgaridad más absoluta y el surrealismo más recalcitrante.
    Simplemente genial.

    ResponderEliminar
  23. Comentar borracho es algo que todo el mundo debería hacer de vez en cuando, al igual que zurrarse la cabeza con una sardina.
    Y en esta situación me hallo ( que no hayo).
    Le aplaudo con mis fémures.
    He dicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Explíqueme eso de aplaudir con los fémures. Lo estoy intentando y, a parte de aplastar la masa testicular, los ostiazos que me pego son atroces.

      Eliminar
  24. jAJAJAJAJA por su culpa tengo arrugas!!!!
    Decididamente no tiene arreglo.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Parece muy asustado el ángel.
    Cuéntenos que hacía para horrorizarlo de tal manera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tocándome, que quería que hiciera amigo Esteban,,,

      Eliminar
  26. Si vuelve a aparecersela, digale que quiero sus gafas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así se lo haré saber amigo Perico.
      ¿Las precisa para su canino?. En ALAIN AFFLELOU, hacen una interesante oferta.

      Eliminar
  27. Jajajajajajaja
    Anastasio, no se imagina usted cuánto le agradezco las risas que me ha provocado. Se lo agradecería como a usted le gusta, pero Bangadesh está muy lejos de dónde vivo yo.

    ResponderEliminar
  28. No sé cómo, pero ha conseguido hacer un efecto traca final para el post sublime.

    ResponderEliminar
  29. Chaval, se me saltan las lágrimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los leones no lloran.
      Y ruego no me vuelva a llamar chaval.

      Eliminar
  30. Jajajaj Que entrada más cojonuda!
    Pues he decidido que yo quiero ir al infierno.

    ResponderEliminar
  31. Ha sido una fabulosa sesión de risoterapia
    :-D
    Salu2

    ResponderEliminar
  32. No es bueno que con resaca
    se os ocurra estar cazando,
    pues que puede que una vaca
    penséis que estáis visionando,
    siendo una mula pelona
    producto de vuestra mona.

    Cuidaos mi buen Anastasio
    y no empinéis tanto el codo,
    o acabaréis de mal modo
    habiendo de ir al gimnasio
    para pagar los excesos
    o usar muy poco los sesos.

    Mis saludos a vuesa merced.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perplejo me encuentro con su diestra facilidad en crear versos.
      Gracias amigo Carlos.Me honra con su presencia.

      Eliminar
  33. Vaya par de dos...Anastasio y Saturnino...entre su resaca y el desayuno de su amigo Satur una aventura delirante estaba garantizada je je!
    Bravo Tasio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quiere que le presente a Saturnino amiga Susana?

      Eliminar
  34. Respuestas
    1. Que manía tienen ustedes de cambiar el orden de las letras. Me desquicia.

      Eliminar
  35. Los tejemanejes cambian, sus escenarios y atrezzos varían, pero el fondo de la trama es siempre el mismo: El capullismo en su vertiente más vulgar.
    Excelso.

    ResponderEliminar
  36. Después de analizarlo friamente, y consultar sienes y sienes de manuales y enciclopedias, he llegado a la conclución de que no es un ángel sino un orco.

    ResponderEliminar
  37. Jajajajaj
    Estamos aquí en la oficina leyendo su obra de arte y no podemos parar de reírnos!!!

    ResponderEliminar
  38. Acaba ustede de joderme las futuras vacaciones en el cámping de montaña...

    ResponderEliminar
  39. También habría podido poner la foto de un ángel masculino buenorro para satisfacer a las féminas, digo yo, vamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fotos mías, huérfano de prendas, tiene unas cuantas amiga Maite.

      Eliminar
  40. Me quito el sombrero.
    Esto si que ha sido titánico, oiga.
    Me lo guardo para releerlo más despacio. De todas formas, ya tenemos nuestra evidencia que los ángeles tienen sexo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted los que se ha quitado son los gallumbos, depravado.

      Eliminar
  41. Yo estoy con Ángel, en mi mente los ángeles eran distintos, más parecidos a la primera foto que nos presenta. Esto último...es muy desagradable, prefiero encontrarme con un jabalí hambriento a ese matojo con piernas. Admiro su valentía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias bellísima Aina.
      Soy además muy varonil. Se lo puedo demostrar cuando usted lo considere oportuno.

      Eliminar
  42. Ole, ole y ole.
    Sinplemente genial, genialmente vulgar, vulgarmente divertido

    ResponderEliminar
  43. Se tiene que planteae seriamente escribir un libro.
    Lo de hoy para morirse de risa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo estoy redactando. Pero tener que escribirlo con el pene demora la conclusión del libro.

      Eliminar
  44. Querido Don Prepuzio, deje de tomar comida para gatos, pues se le empieza a nublar el sentido. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La comida para gatos contiene muchos más nutrientes que los bocadillos de pastillas de Avecrem.

      Eliminar
  45. Maravilloso, sublime.
    Si usted no fuera hombre, ( y eso es cuanto menos discutible ), le besaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Duda de mi condición de hombre, rostro pustuliano?
      Le reto a un duelo de espadas.

      Eliminar
  46. Premio Planeta.
    Se lo doy yo personalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace falta el premio. Con 5.000 € ya me conformo amigo Felipe.

      Eliminar
  47. Humor negro: excelente receta para tiempos duros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy con usted. Pero esto no es humor negro, es pura bazofia vulgar.

      Eliminar
  48. Señor Prepuzio:
    Tiene, rectifico, DEBE montar una clínica homeopática.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante consejo Maestro Jiskotx.
      Empezaré a realizar los trámites pertinentes.

      Eliminar
  49. Genial, lo mejor que me podía pasar para acabar el día. Ya tengo una sonrisilla en la boca pa toda la noche. Estoy por imprimirlo y llevármelo en el bolsillo para releerlo, prometido :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si quiere que su sonrisa sea mayor, llámeme que le haré compañía esta noche.

      Eliminar
  50. Se lo he leído a mi marido y todavía está retorciéndose por el suelo de risa. Si le da un ataque de asma yo seré responsable y usted, ANASTASIO PREPUZIO, cooperador necesario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oblíguele a fumar un paquete de cigarritos. Verá que efecto atenuante tiene para el asma.

      Eliminar
  51. Pues no sé usté, pero yo me voy ahora mismo a rezar el Rosario, no vaya a ser que me asalte en la puerta de mi casa el simpático ángel,,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una lástima, harían una pareja perfecta.

      Eliminar
  52. Estremecedor documento.
    Tremendo esto de la esquizofrenia...

    ResponderEliminar
  53. Me encanta cómo escribes, lo que cuentas, lo que me puedo llegar a reir... soy fan de tu blog

    ResponderEliminar
  54. Jjajajaja, grandioso. Eres el primer capullo con cerebro que me encuentro por las redes. Mi más cordial enhorabuena.

    ResponderEliminar
  55. Creo que le conozco ¿Era usted el que se partió la espalda intentando lamerse los genitales?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese mismo. ¿Y uested el que entró en urgencias con una marca metida en el recto?

      Eliminar
  56. plas, plas, PLAS. Un enorme aplauso. Un enorme beso y una gran reverencia...sin rodilleras esta vez.
    Me ha encantado el post.
    BRILLANTE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca ha utilizado rodilleras conmigo amigo Wolffio. Dejemos eso muy claro a los lectores no se vayan a confundir.

      Eliminar
  57. Muchos saludos, muy interesante el post, espero que sigas actualizandolo!

    ResponderEliminar
  58. La hostia. Se me me pasa esto a mí me falta campo pa correr... jajajaja

    ResponderEliminar
  59. Estimado Sr. Prepuzio:

    Acaba de encontrar una emprendedora salida a la crisis: una ermita y a certificar milagros... Si había una amena fuentecilla o un arroyuelo por allí cerca, el negocio es redondo: botellitas de agua bendita y milagrosa.

    Es usted un hombre con suerte. De lo de las collejas no se preocupe, el Gobierno ha decidido flagelar a los responsables de la crisis con manojos de espaguettis cocidos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mala idea. Reunámonos usted y yo para llevar a cabo tan cojonudo plan.

      Eliminar
  60. Estoy seguro que la cara del ángel es producto de los picores que le producen su entramado peludo que tiene en el pubis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible,,,Tal vez sea por la impresión al ver el rostro del cabrón de mi suegro.

      Eliminar
  61. ¡que grande es usted!
    Entre virus, jarabes y mucosidades varias por el aire acondicionado de la oficina, le agradezco las sornrisa que ma ha arrancado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejórese amiga Nº 13. Que usted y yo estamos condenados a hacer grandes cosas.

      Eliminar
  62. Genio, no recordaba haberme reido tanto en mucho tiempo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberle causado tan gratificante reacción.

      Eliminar
  63. Cuando el Ser Superior creó al ángel, estaba colocado, no? A ese pobre bicho lo hicieron con lo que les sobraba después de hacer todos los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Insinúa tal vez, amigo insensato, que la ángel es exento de belleza?

      Eliminar
  64. Me reconcilia conmigo mismo saber que ud también ha tenido apariciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pero a usted se le apareció Darth Vader, pequeña bola peluda.

      Eliminar
  65. Jajajajajajaja
    Excelente post se ha marcado Maestro Prepuzio.
    Relato digno de ración de bravas.

    ResponderEliminar
  66. ¡Joder, Maestro Prepuzio! Cada día está vuesamercé más inspirado. Creo que tengo que leer esto otra vez y con más detenimiento antes de pronunciarme,,,
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tómese su tiempo, termine de fumarse el pitillo, y luego comenta.

      Eliminar
  67. ¡Gensanta! Don Prepuzio, mis reverencias.
    Me he desorinado viva!!!
    BRAVO!!
    Cris La Loca.

    ResponderEliminar
  68. Espero que se la lleve Antena3 como presentadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente idea amigo Salva, y usted de contertulio.

      Eliminar
  69. No sé como lo hace para arrancarme carcajadas historia tras historia.
    Kissssotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a usted le arrancaba alguna pieza de ropa interior,,,

      Eliminar
  70. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  71. Y está usted seguro que no era la hembra del jabalí resucitado???¿¿¿¿

    ResponderEliminar
  72. No te metas con el ángel en mi presencia o morirás en el intento ¬¬
    Ella me ayudó a dejar la bebida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ne me meto con el ángel. Son precisamente sus compañer@s los que lo hacen.
      ¿Una cañita?

      Eliminar
  73. Hereje!! Blasfemador!!! A la hoguera!!!
    jajajajaja ;)
    Lo que me he reído.

    ResponderEliminar
  74. Better late than never.
    ..................................................
    IMPRESIONANTE!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comunista hablando el idioma de los capitalistas.
      Es cierto que este blog enloquece por momentos.

      Eliminar
  75. No puedo, no puedo, es que no puedo parar de reirme,,,
    Se merece usted un monumento.

    ResponderEliminar
  76. Desde la playa de Barcelona, con una agua estupenda, una cervecita, y como no, leyendo esta destornillante historia,e
    les mando un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estaba detrás suyo. Era el del parasol rojo. Sí, el que se tocaba constantemente los genitales.

      Eliminar
  77. Está Vd. brillante, amigo mío. Felices apariciones entrañables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Está sudando?. Es que me entra la varicela con sólo verla.

      Eliminar
  78. joder, lo del ángel me ha dejado temblando de miedo, estoy en el grupo de riesgo, practico habitualmente la caza del jabalí...

    ResponderEliminar
  79. Don Prepuzio, aunque usted no lo crea, para mi es como el hermano pequeño que nunca tuve y es por esto que le digo que no deje jamás este vicio blogero.

    ResponderEliminar
  80. Nadie ha preguntado lo realmente importante: ¿qué lleva el ángel bajo los pechos?
    ¿un marcapasos? ¿un mallot de gimnasia?
    Preguntas, preguntas...

    ResponderEliminar
  81. Fantástica manera de comenzar un Domingo de resaca.
    Grande!

    ResponderEliminar
  82. Cargando duro como siempre, me encanta.

    ResponderEliminar
  83. Jajajajaja
    Es que me parto con usted!!!

    ResponderEliminar
  84. Bufff! Muy mal! Has olvidado que hay que canonizar al siempre recordado a partir de ahora jabalí!

    ResponderEliminar
  85. Quiero irme a Noruega con sólo billete de ida acompañado del ángel, se aceptan consejos.

    ResponderEliminar
  86. Que duro es no ser nadie, eh Sr. Prepuzio!
    Al final cambiar las cosas no cambia nada, por que cambia sólo lo que los que no quieren cambios quieren que cambie...
    toma!

    ResponderEliminar
  87. YO SOLO DEJO MI COMENTARIO PARA QUE NO MUERA EL PELUCHE

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...