martes, 10 de abril de 2012

HUMILLACIÓN EN EL TREN




Una voz por megafonía alertó que el cercanías estaba a punto de llegar. El tren se detuvo en el andén. Salieron decenas de personas que proporcionaron un poco de espacio a los que esperaban para subir. El ruido y el bullicio del vagón se silenció cuando subí . Asciendí con mi habitual cara de seriedad, vestido de negro, con mi mochila negra que custodiaba una barra de pan y un tarrito de foie gras para hacerme un bocadillo mientras durara el trayecto. Y, en cierto modo, no me sorprendió que la gente me mirara aterrada o no se sentara a mi lado. Confieso que en ello escondo cierta coquetería apocalíptica. La gente se apartó de mi paso como si mi proximidad fuera de por sí contaminante. Mis anomalías físicas inspiraban miedo y repulsión a la vez que producían náuseas y arcadas. Los pasajeros, asustados, corrían y corrían para alejarse de aquel horror, de aquella ruin basura humana llamada Anastasio Prepuzio. Otros vomitaban copiosamente el almuerzo al ver a ese abominable ser esculpido por la acción pertinaz del mismísimo Satanás. Otro pasajero, asiático, menudo y, hasta entonces sonriente, se lanzó desesperadamente a la vía para huir de ese monstruo que llevaba el estigma de lo horrible en su espantoso rostro. El pobre mandarín fue brutalmente arrollado por un convoy que recorría la vía en sentido contrario. Con aparente normalidad, me senté en un asiento al lado de la ventanilla dispuesto a cerrar los ojos y escuchar música, como siempre. Constaté, nada más apoyar el trasero, la presencia de dos chavales al otro lado del vagón. Uno vestía a la manera punki, sin saber que hace 30 años que esa moda lleva muerta, enterrada y descompuesta. Pobre cabrón. Su amigo y él se pasaban una litrona, la botella marrón y deforme que es el preludio a una borrachera barata. Bebían y bebían. Ni para drogarse tenían estilo. El punki alternaba eructos a frases ininteligibles. El compañero, imbécil y pasivo, asentía abobado.  El vagón había quedado desierto. Sólo una mujer, con gafas oscuras, la cabeza caída y una posición forzada en una postura incómoda, seguía sentada en su butaca. Había sido vencida por el sueño. La acompañaba un perro lazarillo. Era ciega. Después de la señal de aviso, el tren comenzó a moverse, perezoso, dejando atrás la estación y volviendo a la normalidad en el vagón. Dos mujeres corpulentas con gafas cuadradas murmuraban entre ellas. La más joven, con una higiene dental espantosa, indicaba a la otra, cuál de los pasajeros debía observar. Una carcajada, rápidamente reprimida, se escapó de las fauces de la otra mujer, que acto seguido devolvió una divertida mirada de aprobación, al tiempo que susurraba en voz baja “ Es verdad, tiene cara de sapo con disentería”. Un grupo de estudiantes quinceañeros se divertía lanzando migajas de pan de sus bocadillos contra mi cabeza. Las carcajadas aumentaban y resonaban como latigazos al ver rebotar la mortadela y los cacahuetes contra mi cráneo. Dos ejecutivos, impecablemente vestidos, se unieron a la vejación, lanzándome monedas y escupiéndole flemas. Yo seguía sin inmutarme, en mi  infierno de soledad, rumiante, mirando al ventanal, buscando auxilio en los árboles del paisaje. Un sacerdote de avanzada edad y ojos brillantes, se acercó a mi butaca, y con mirada de compasión, me estrechó la mano al tiempo que me murmuró un “que Dios te bendiga, hijo. Eres el mismo hijo de Lucifer.”. Un niño de cuatro años asombrado por lo que estaba viendo susurró a su madre con rostro de morsa marina:- “ Mamá, Mamá, el Yeti está aquí! “-. Un bofetón de su madre, que no había advertido mi presencia, silenció de golpe las palabras del chiquillo. -“ Te voy a prohibir ver los dibujos animados. No quiero que te inventes más historias!!”.- , regañó injustamente la mamá del mocoso. La de poner los pies en el asiento, es la moda de los trenes de cercanías, y yo las odio. Un sujeto decrépito no quitó sus suelas del revestimiento gastado en el espacio entre los asientos. Me acerqué entonces con la cabeza, y le pregunté si, por favor, podría quitar los pies. Se lo pregunté con cortesía. Un corderito no lo habría hecho mejor. El imbécil, de cuyo rostro colgaban multitud de piercings, me miró con ojos vidriosos. Eructó y luego me preguntó chulescamente que por qué. Le hice entender que aquello no era higénico, y él me dijo que no, que por qué yo era tan feo. Le dediqué una sonrisa torcida acentuando más la deformidad de mi rostro: -" Uuuuhhhh, que rebelde"-. Él se quedó perplejo pero no quitó los pies. Llegó el controlador con su chaqueta y corbata, sudando, jadeando. El imbécil de ojos vidriosos no encontraba el ticket. El controlador le ordenó bajar los pies, y le advirtió de la eventualidad de que llamara a la Policía. El cretino desafiante, lo es en ausencia de la ley, pero ante ella obedece como un niñato acojonado. El controlador se acercó a mí y no me pidió el ticket sino que me dio pepitas de melón. Hijo de puta. Humillado, hundido, deshonrado e insultado por toda aquella gente, decidí coger el tarrito de foie gras y unté con generosidad mi pene. Con un chasquido bucal, llamé la atención del perro de la ciega, que moviendo la cola se acercó a mi asiento, abrió el hocico y empezó a lamer famélicamente mi miembro. Que lengüetazos daba el simpático perrito. De repente, el canino, se puso rígido, aumentando su frecuencia respiratoria, convulsionando y espumando ácidos amarillentos por la boca. Entre escalofriantes espasmos, dobló sus patas y cayó fulminado al suelo del vagón. Había muerto. Intoxicado. No por el foie gras, que estaba en perfecto estado. Había sido envenenado por las infecciones, herpes, ladillas y micosis de mis genitales. Pobre animal. Una voz metálica anunció la próxima estación. Disimuladamente me bajé y decidí acabar el trayecto a pie.



163 comentarios :

  1. Ole Ole Ole Ole Ole Ole Ola
    Ole Ole Ole
    cada día te quiero más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la voy a querer como en las canciones de Los Camela

      Eliminar
  2. jajajajajajajajajajajajajaaja!
    Si es que lo que no le pase a usted!!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué lástima. Me da pena esta historieta.
    Pero no por usted, por el perro lo digo,,,
    JAJAJAJAJA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Juan José, pedí mentalmente disculpas al jodido canino.

      Eliminar
  4. Ciertamente que usted es un completo capullo. Sea feliz, al menos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivo feliz con mi optimismo hasta que viene el realismo a joderlo todo.

      Eliminar
  5. Yo era el que le escupía las flemas y le lanzaba las monedas.

    ResponderEliminar
  6. Eres genial Anastasio ! bsito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted si que es genial, entendiendo que es usted hembra.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Hay trenes que sólo pasan una vez amigo Bogdanov.

      Eliminar
  8. Yo era de los que le pedía que se quitara la máscara de Spiderman, pero después de leer su escatológico relato de hoy, abogo por que continúe igual y no nos muestre su rostro.
    La entrada, como siempre, genial.

    ResponderEliminar
  9. Que grrrrande!!!
    Torrente a su lado es un ingenuo aprendiz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fariseo comentario amigo Txomin. Torrente es EL MAESTRO.

      Eliminar
  10. Eres un crack Tasio! muchísimas gracias y hasta pronto tio, te debo una birra.

    Un abrazo,

    Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, para eso están los amigos socio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Sé lo que es eso, a mí me pasó lo mismo hace poco. A ver si se lo he contagiado? Que le sea leve.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo creo amiga Ayda. Muy a mi pesar, ud y yo todavía no hemos fornicado.

      Eliminar
  12. ¡¡VIVA EL FOIE GRAS!! JAJAJAJA

    Un abrazo carnívoro poco hecho,

    ResponderEliminar
  13. jajjaaj sin comentarios que no serían politicamente correctos y..una es muy seria para sus cosas
    :P

    ResponderEliminar
  14. ENORME!!!!!!!
    me has matado con lo del perro!!!! Cuando he visto en la foto el tarrito de fuagras intuía que algo solemnemente escatológico sucedería.
    Sombrerazo de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se engañe, es otra bazofia literaria amigo Darck Side.

      Eliminar
  15. A mí me ha gustado mucho. Me va el género, qué le puedo hacer!? Ha llegado a producirme cierta tensión con sólo 4 líneas. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que le haya gustado el dudoso gusto de este gustoso post.

      Eliminar
  16. Mi estimado Anastasio:
    La descripción que hace Usted de si mismo, haría que cualquiera le aconsejara ir al psiquiátrico, sin embargo quiero decirle que me ¨engancho¨ ese trabajo de honestidad, cuénteme mas de usted…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo lo dicho por Edurne, seguro que sir Anastasio está bueno.

      Eliminar
    2. Pienso igual que Patricia. Sir Anastasio está bueno, más bueno que el pan.¿El foie gras era de cerdo o de pato, o de chorizo sin más? Pobre perro. Se supera usted en cada post.Un beso. Anónima de interior.

      Eliminar
    3. Amigas Anónima de Interior, Patricia y Edurne, siento informarles que la única diferencia entre un sapo y yo, es el color de la piel.

      Eliminar
  17. Gran Anastasio, genio y figura... vaya estampa que se marca con veinte líneas, excelente...
    Muaks.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga Olga, por lo que he podido comprobar ud también está muy buena.

      Eliminar
  18. Lo del perro, Her Prepuzio, es para enmarcarlo.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  19. Jajajaja buenísimo este Blog! Qué descubrimiento! Kedas oficialmente linkado sí señor jaja. Qué buenas risas me voy a echas por aquí

    ResponderEliminar
  20. Jajajajajaja Es usted un artitstazo.
    Pero algo me dice que el personaje de ficción está lejos de parecerse al que se esconde tras la careta.
    creo que Ud. debe estar buenorro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De orejas para arriba y de tobillos para abajo amiga Gusti.

      Eliminar
  21. Como me he reído!!
    Le sigo ( y digo le porque acá le tratan de ud ).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida es. Tiene las puertas abiertas y es gratis. Cobrarle por leer tan absurdo blog es de mísero hijoputa.

      Eliminar
  22. mmmm...me ha puesto a pensar..luego escribo algo :D

    ResponderEliminar
  23. Y qué nos puede relatar de su experiencia canina? Fue gratificante?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que ud lo pueda entender, fue una sensación similar a cuando usted tiene diarrea.

      Eliminar
  24. El perro y el chino le esperarán en el infierno,,,

    ResponderEliminar
  25. ¡Plas! ¡Plas! ¡Plas!

    ¡La imaginación al poder!

    ResponderEliminar
  26. La leche, depravado!!!!, hoy se ha superado de todas, todas. Qué barbaridad.
    Ah, y buenísimo, que le conste: me he reído, me ha intrigado. Bueno, muy bueno...y lo del perro, antológico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antológicas son sus abscesos nasales amigo Monsieur Acné.

      Eliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  28. Debería plantearse seriamente el dejar de viajar en transportes públicos aunque el vagón que ocupaba parece haber sido reservado para adefesios varios. Dígame, ¿os cobran doble por el billete?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta razón tiene bellísima Aina, entre la gorda del autobús y el perro de la invidente me estoy planteando desplazarme con mi triciclo.

      Eliminar
  29. Sencillamente sensacional. Reconozco que es muy de mi gusto ese toque "noir" de la historia. De lo que deduzco que este día tan ñoño lee gusta tanto como a mí.
    Me ha sorprendido y aguardo impaciente otro pseudo-relato.
    Cada vez mejor.
    Un abrazo con dogshow.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he entendido nada de lo que me ha comentado. Lo siento.

      Eliminar
  30. Diosss cómo me gustan estas historias. Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé. Y gracias por su aportación fotográfica. La utilizaré en un próximo post.

      Eliminar
  31. intestino revuelto y nariz cual grifo de tanto reír.
    APLAUSOS.

    ResponderEliminar
  32. Misero imperterrito ¡¡¡ Aún respira...yo he sido seguidor de sus capulladas durante cien mil doscentos treidos segundos...y desapareció....malandrin....¡¡¡ me alegro de volever a ver que está. pero no me sale como respondedor del gollllllglees....¿ porqué será ? salu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grata sorpresa encontrarle de nuevo por aquí, amigo Miquel.
      Ya ve, sigo tan gilipollas como siempre.

      Eliminar
  33. Impresionante. Esta es sin duda la culminación (o no) de una de las mayores y más impactantes obras maestras de los microrelatos.

    Aplaudo con furia su talento.

    ResponderEliminar
  34. jajajajajajja que animal es usted!¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un animal con innatos y superdotados instintos carnales.

      Eliminar
  35. Respuestas
    1. Pues no creo que su perrito opine lo mismo, amigo ALX.

      Eliminar
  36. Respuestas
    1. Injustamente incomprendido, pero un poeta al fin y al cabo.

      Eliminar
  37. juasjuasjuasssss! genial.

    Siga chupando hongos, que me he reído mucho.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  38. No me lo imagino a usted haciéndose el pasaporte...

    ResponderEliminar
  39. Añadir la naranja rallada + 1 pizca de zumo de limón.
    Trocear el foie gras, salpimentar y dorarlo en una sartén.
    Escurrirlo a una bandeja con un poco de caldo caliente al fondo, que evitará la grasa en el plato.
    Servir el foie gras salteado sobre la zanahoria estofada.
    Así me lo comía yo, tal vez andaba equivocada,,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ve ud cuantas variantes nos esconde el foie gras.

      Eliminar
  40. Genial!!!! juas juas
    Me queda una duda, ¿ Qué pasó con la ciega?

    ResponderEliminar
  41. Eso parecia el tren del terror. No sé por qué te escupían a ti y no a cualquier otro, por ejemplo, a la mamá del mocoso.
    Aún asi, todo iba medianamente bien hasta lo del chucho, jajajaja.
    Creo que anulo mi cita con usted. O me trae certificado médico de que no hay bicho viviente en usted ni en ninguna de sus partes, o ná de ná.
    Ah, y si hay que lamer prefiero la nata, el foie se me repite, y no creo que esté usted para repetir jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es necesario voy a Lourdes haciendo el pino para curarme al objeto de tener una cita con ud.

      Eliminar
  42. VIVA LA LITERATURA!!!!
    VIVA EL FOIEGRAS!!!

    ResponderEliminar
  43. Es usted un valiente digan lo que digan!!!!
    Estoy convencido además que el perro era un rottweiler molosoide.

    ResponderEliminar
  44. Joder, cómo te curras los posts!

    Sigue así. Saludos

    ResponderEliminar
  45. Una vez mas maravíllome. Cualquier dia afeito mi perrilla y dejo solo el bigotón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay!!! Es ud un viciosillo. ¿Ya ha probado lo del foie gras,no?

      Eliminar
  46. ¡Millemercis por esa gigantesca aportación!
    Partíendome de risa.

    ResponderEliminar
  47. Por Dios!!!!!
    A la perrera !!!! Usté claro, por maltratador de animales.

    ResponderEliminar
  48. Maaaaaaaaaaaaravilloso!!!!!!!!

    Esta noche cuando llegue a casa lo primero que hago es probarlo con mi pastor alemán.

    ResponderEliminar
  49. Muy bueno el post. Te felicito. Me parto la caja con tus artículos.

    ResponderEliminar
  50. Respuestas
    1. Tiene carica de querer un bocadillo y un par de petit suisses.

      Eliminar
  51. Cada vez mejor. Supera en cada post las-más-altas-cimas de la sordidez humana.

    ResponderEliminar
  52. Qué valor, el suyo. Viajar al inframundo de los trenes con su rostro!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con un par, sí señor!!!
      Por fin alguien que me entiende. Gracias amiga Maruja.

      Eliminar
  53. Genio y figura, tío, genio y figura.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy más inútil que un gitano sin primos amigo Francisco.

      Eliminar
  54. Magnífico el relato de su aventura-desventura al más puro estilo Torrente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  55. Divertido blog ,por fin algo sin censuras e ineteresanteeee

    abrazos

    ResponderEliminar
  56. A ver si tiene güevos de hacerlo con mi león!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con su león,,,no, tal vez con su iguana. oh!!! No mejor, con usted.

      Eliminar
  57. Tiene talento ,y le sobra razón... Petonets. Anna.

    ResponderEliminar
  58. Respuestas
    1. Lo intento pese a que yo tampoco sé a quien coño le funciona lo de contar ovejas para dormir.

      Eliminar
  59. Puto genio, un blog increíble.

    ResponderEliminar
  60. Con lágrimas en los ojos por pelar cebollas mientras leía el guión, he de decir que es horrible este post, pero me he reído.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder menudo envidioso mediocre... este blog es la caña! Me saca como mínimo una sonrisa cada vez que lo leo.

      Eliminar
    2. Apreciado The Mariscal, me alaga su honradez. Estoy absolutamente de acuerdo con usted.

      Eliminar
  61. Que crack, jajajaja, espero con ganas la próxima ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrá que esperarse al próximo Viernes, amigo frki.

      Eliminar
  62. Crónicas de un Capullo en manos de un "fiera" ( y no lo digo por el perro del post de hoy ).
    ;-)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fiera, pese a ser liliputiense, la tengo en la entrepierna amiga Laura.

      Eliminar
  63. Por Dioooooooooooooos!!!! que bueno!!!!
    Menuda idea me ha dado!!!!

    ResponderEliminar
  64. Me rindo a sus pies.
    Un beso.
    Maika

    ResponderEliminar
  65. Sabía que el foie gras es método natural para alargar el pene?

    ResponderEliminar
  66. Me llena de orgullo y satisfacción, en estas austeras fechas, leer una nueva perla de sabiduría cultural, que tanta falta nos hace en estos tiempos que corren.
    La belleza es la búsqueda de lo auténtico, y nada es más auténtico que el amor entre un perro y un hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabe usted, Su Majestad, que tengo gran respeto por los animales. Les trato de usted.

      Eliminar
  67. ¡Se agradecen relatos com el de hoy! Bravo! Por supuesto, acompañados de tus siempre sagaces comentarios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues permítame discrepar en cuanto a lo 1º. es una mierda de post.

      Eliminar
  68. jajajajaajajajajajajajajajaajjajajaajajajajjaajajajajajaajaajoojjojojojoojjojojojojojojojojojojojoojojojjoojjoojojojojjoojojojojjoojojojjjjuujujujujujujujjuujujujujujujujjuujujujujjuujujjuujujujujujujujujujujujujujujujuujjuujujjjejjjeejjjeejeeejjejeejejjjejeejjeejjeejeejejejejjejeejjejejijiijijijijijijjijiijjiijijjijijijijijijijijijiijijijijijjiijijijijijijij.... aaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhyyyyyyyyyyyy... Qué descojoncio más grande... Dios.
    Siga usted así.

    ResponderEliminar
  69. Respuestas
    1. Si lo consigue, le estrecharé su mano izquierda.

      Eliminar
  70. Respuestas
    1. Panzón, lo que tengo bajo mis mórbidos pectorales y mis siniestros genitales.

      Eliminar
  71. ...Yo iba en aquel vagón. No tenía mortadela que tirarle a la cabeza, pero fui testigo del despliegue de plásticos amarillos, vehículos blancos, uniformes de protección y botellas de oxígeno con los que las Autoridades Sanitarias retiraron el tóxico cadáver del difunto perro.


    Por cierto, con cierto espíritu sañudo, cambié el arnés del perrito por mi carro de la compra. Llevó un poco de tiempo, pero conseguí que la ciega me transportase hasta mi casa. No tenía prisa...;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh!!!! es verdad!!!
      usted era el del asiento colindante a la salida y que le metía mano a la ciega.
      Ahora le recuerdo,,,

      Eliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...