viernes, 20 de abril de 2012

EL DENTISTA

Era la tercera vez que  anulaba mi  cita con el dentista; y no precisamente porque me hubiera dejado de molestar una de las muelas del juicio. Tampoco intervinieron en ello un viaje de trabajo imprevisto, tener que aparear los calcetines o una inflamación testicular. Eran las tres excusas, que aunque nadie me preguntó, me apresuré a soltar para lavar mi sucia conciencia. Desde la última vez en que me atendió un decrépito dentista que me dejó las encías como para comer clítoris de ancianas o masticar almendras, lo que tengo es miedo, mucho miedo, auténtico pavor. Me horroriza, me espanta, me atormenta la idea de sentarme en el sillón y abrir la boca para intoxicar la consulta con mi atroz halitosis. No es un tópico. La odontofobia existe. El simple olor característico de la consulta, la espera tumbado en el sillón, el ruido del torno, la máscara del odontólogo, me pone, literalmente, de los nervios. Es superior a mis fuerzas. Una vez allí, siento pánico, tiemblo, sudo, eructo y sufro de incontinencia urinaria.
Mi buen amigo Evaristo me contó que el mundo de la odontología  estaba dando un giro copernicano. Me facilitó el nombre y teléfono de su dentista, que al parecer, utilizaba una técnica innovadora e indolora. Fuera olores desagradables. Un facultativo que por lo  visto contaba  con DVD para distraer a los pacientes, música relajante, sin hombres y mujeres de batas blancas y con nuevas técnicas que impedían sentir la más mínima molestia. Regentaba un ‘clínica dental spa’. En ella, todo invitaba a la relajación, a espantar el miedo. Aromaterapia, masajes en los pies mientras el dentista trabaja con los dientes del paciente, ofrecía acupuntura antes del tratamiento, e  incluso ofrendaba masajes escrotales por parte de la enfermera.
Decidí probar, mayormente por lo del masaje testicular. El pasado miércoles, estuve en el dentista. El odontólogo era un dantesco hombrecillo delgado, de pelo blanco, cara élfica y frondosas cejas tal bufanda de lana, que recibía a sus pacientes con un apretón de manos, utilizando la izquierda para romper el protocolo. La sala de espera estaba abarrotada de gente, y yo, no paraba de mirar el reloj cada cinco minutos. Estaba más nervioso que Marco en ‘Sorpresa Sorpresa’. No sabía en qué consistiría aquella innovadora técnica dental. Ya había ojeado todas las revistas que, de forma desordenada, se ubicaban encima de una pequeña mesa esquinera. Caras largas y silencio total en el lugar, roto por alguna que otra tos tuberculósica de alguno de los que allí esperaban. Una hora de retraso y yo era la última cita del día. 
El tiempo iba pasando y la sala de espera vaciándose paulatinamente hasta quedarme a solas con una mujer obesa de unos cuarenta años que me miraba de vez en cuando mientras leía su revista de macramé. Era algo diminuta de estatura, de pelo castaño, ojos color miel, ropa de campesina y un aire en conjunto deleznable. Era una mujer grasienta, deforme y vomitiva. Estaba convencido que llevaba la ropa interior al revés para que durara otro mes. Hirsuta de pies a cabeza, parecía un perfecto híbrido entre humano y orangután. Sufría un severo cuadro de halitosis, pues una bocanada de hedor a pescado podrido y perro muerto llegó a mí cuando bostezó.  El anillo de oro que tenía en su mano derecha era prueba inequívoca de su estado civil. Deduje que estaría casada con algún decrépito individuo que perdió el sentido del olfato. Me imaginaba a su marido llorando cuando la besaba. De cuando en cuando me guiñaba un ojo y movía la lengua a 500 revoluciones por minuto. El aburrimiento que me invadía, empezó a fantasear con aquella pueblerina con las cejas pintadas en mitad de la frente. Me la imaginé dejando su revista a un lado, acercándose torpemente hacia mí y besando mi boca de forma inesperada, poniéndose a mi lado y buscando un resquicio en mis pantalones para introducir una mano con dedos tal salchichas la vino en mi sexo, que empezaba a calentarse por la presencia de la extremidad aún desconocida. Sentí la mano como si fuera real, inconscientemente, mis piernas se abrieron físicamente al deseo mientras seguía imaginando escenas morbosas con mi compañera de sala. Mi perturbada mente iba rápido cavilando cada uno de los movimientos de la escena. Imaginé las manos de la obesa recorriendo mi piel. La vi sentada sobre mí, aplastándome el pubis, cabalgando apresuradamente antes de que la enfermera me avisara de que entrara en la consulta. Y fue precisamente eso lo que me despertó de mis pensamientos. En aquel momento, la señora de mis horribles ensoñaciones desapareció tras la puerta y me quedé completamente solo en la sala. Me dirigí al aseo y perdí  inmediatamente la dignidad enjuagándome la boca.
Llegó mi turno. A partir del apretón de manos, lo demás creí que sería predecible: sentarme en la silla, abrir la boca y dejar trabajar al miserable matasanos, con esa cara de gilipollas que a uno se le queda cuando está ahí boquiabierto, decúbito supino sobre ese pseudo sillón, instrumental variado entrando y saliendo de la cavidad bucal.
Pero no sucedió así. El dentista, al contemplar mi cara de pánico, quiso hacerme una demostración de su innovadora técnica...
Huí horrorizado de la consulta al comprobar cómo iba a extraerme la pieza dental. Las jodidas muelas del juicio podrían esperar.


Image and video hosting by TinyPic


204 comentarios :

  1. Absolutamente, anotlógicamente, gigantescamente GENIAL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por arruinar mi relato con su comentario de mierda

      Eliminar
    2. jajajajaj qué grande es usted!

      Eliminar
  2. Grande Post. Antológica la historia de la visita al dentista.

    ResponderEliminar
  3. oderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoder (con voz rápida y asfixiante), muero de risa.

    ResponderEliminar
  4. ¿ El odontólogo, por casualidad, no se llamaría Rocco Siffredi??
    Un beso y gracias por arrancarme unas buenas carcajadas.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Es irremediable... no pUEDO controlame!!!
    ESTO NO ES SPAM... EXQUISITO.

    ResponderEliminar
  6. Creo que debería visitar a ese dentista,,,
    Muaks.

    ResponderEliminar
  7. He leer su relato, estimado Her Prepuzio, ha obtenido de mí algarabía, júbilo y un descontrolado intento de realizar de nuevo un golpe de estado.

    ResponderEliminar
  8. Eres un pupas y un miedica, Anastasio! Un pollazo así no te va a sacar una muela; como mucho, te reventaría una espinilla.
    A mí sí que me mola ese dentista!. Mira, si está como en el vídeo, primero le haría una buena felación, luego le haría sentar en el sillón para los pacientes y yo cabalgaría sobre él. Después me sentaría en el sillón, abriría la boca, le cogería fuertemente de los huevos y le diría: "Ninguno de los dos vamos a hacernos daño, verdad?"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolín qué atrevida belkis!

      Eliminar
    2. ¡Qué atrevida, y qué boca tan grande tienes Belkis !Anónima de interior.

      Eliminar
    3. Anónima de interior.....de momento, me lo tomaré como un halago

      Eliminar
    4. Interesante propuesta la suya amiga belkis, sumamente interesante,,,,

      Eliminar
    5. Belkis, lo de la boca no ha sido con ánimo de ofender. Lo decía porque has dicho de hacer una felación al dentista, y el dentista en cuestión tiene un instrumento muy grande. Era una observación sin más.

      Eliminar
  9. A ver si me puede dar la dirección del Dr., Sr. Prepuzio. Tengo los dientes perfectos pero tal vez me pueda curar otra cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace falta. La otra cosa se la puedo paliar yo. Y gratis.

      Eliminar
  10. Mi dentista me hace eso, y de doy tal somanta de collejas que acaba hablando en vietnamita.
    La entrada, como siempre, genial.

    ResponderEliminar
  11. Pues yo sería más romántico con la enfermera,,,,

    ResponderEliminar
  12. Respuestas
    1. Eso ocurrirá mañana a partir de las 20.00 horas.

      Eliminar
  13. Es-pec-ta-cu-lar.
    Artículo del Siglo. ¡No, del milenio! ¡No, de todos los tiempos!

    ResponderEliminar
  14. Tan voluntarioso como voluminoso artículo, sí señor. Me quito el sombrero, el pelo y hasta la cabeza si es preciso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mándeme su pelo por correo que ando justito de ello.

      Eliminar
  15. Jajajajaja Excelente post, enhorabuena! Y además, justo a tiempo, cuando la sanidad anuncia recortes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagínese como será la consulta del urólogo,,,

      Eliminar
  16. Mis más sinceras y honestas felicitaciones súbdito Anastasio.! Realmente nos hallamos ante un post que lleva la epicidad a un nuevo nivel de existencia.
    Y pido perdón. me he equivocado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le perdonamos, pero intuyo que a este paso, su querido hijo solo reinará la isla de El Perjil.

      Eliminar
  17. Un passing shot digno del mismísimo Björn Borg¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  18. De nuevo, enhorabuena por el post EPICO!!!! (notesé las cuatro exclamaciones, reservadas para lo más jrande) ;-)

    ResponderEliminar
  19. Me acabo de leer todo el post (y estando en el trabajo ^^'') y solo digo que me ha parecido genial. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene su pc pinchado por el dpto. de informática amiga Nandy. Vigile.

      Eliminar
  20. VRABO!!!!¡¡¡
    Torbe-Torrentesca entrada.

    ResponderEliminar
  21. No se vacunes, ya la ha pillado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El faraónico pene del dentista, no llegó a impactarme.

      Eliminar
  22. Para Ayda (es que no me deja Responder, la página ésta):
    Ayda, con lo caro que es el dentista y el miedo que da, al menos sacar algo de provecho.
    De todos modos....no deja de ser todo literatura, o sea, ficción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es ficción queridas amigas. Mis relatos están basados en hechos reales.

      Eliminar
    2. No lo pongo en duda, sr. Prepuzio. Me refería sólo a mis palabras o comentarios.

      Eliminar
  23. Pues a mi me ha roto de risa lo de la mujer´con halitosis de la consulta cuyo marido había perdido el olfato y lloraba cuando la besaba...
    Fantástico.

    ResponderEliminar
  24. Una vez más, un documento cargado de brillante odinariez.
    Me bajo a hacer la primitiva...

    ResponderEliminar
  25. !!QUE VIVAN LOS DENTISTAS¡¡

    ResponderEliminar
  26. plas plas plas plas plas plas plas plas plas plas plas

    espectacular! no tengo palabras, estoy llorando de la risa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los chicos no lloran tienen que pelear.
      Venga cantemos tod@s¡¡¡:
      Es mi vida, no quiero cambiar
      los chicos no lloran solo pueden soñar
      es mi vida no quiero cambiar
      los chicos no lloran tienen que pelear
      es mi vida ah! Es mi vida ah!

      Con un canalla como yo
      un oficial con mucha artilleria
      hey!Qué seria de ti?
      Hey! Qué dices encanto?
      Y otro pecado capital....qué serà?
      Y bailaremos eh?
      Y baileremos eh eh eh.....?

      Eliminar
  27. Magnifico post, y magnifico material grafico. De donde ha salido ese hombre disfrazado de Spiderman, por dios!
    La depravacion de la gente en internet no tiene limites?

    ResponderEliminar
  28. MECAGOENDIEZ !!!
    Genial. Y un poco doloroso.

    ResponderEliminar
  29. Toda la entrada tremenda, y lo mejor las ganas de violencia irracional y gratuita que despierta ese dentista. ¡¡la leche!!.

    ResponderEliminar
  30. Solo deciros, ole ole y ole!
    Buenísimo el final

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Permítame una pregunta...
      Es evidente que usted es alopécico, pero puesto que en su foto apenas puedo apreciarlos, ¿ es usted calvo con melena?

      Eliminar
  31. Jajajajajajajajajaja
    Como me estoy riendo. No sé si usted busca el material gráfico o es éste el que le busca a usted.

    ResponderEliminar
  32. Inestimable aportación escatológica, querido Anastasio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que el vocablo 'inestimable' sea el adecuado para tan soez entrada.

      Eliminar
  33. Un post estupendo que me arrastra a la memoria consciente recuerdos que mantenía enjaulados y amordazados en mi inconsciente.
    Al cura de mi pueblo me refiero.

    ResponderEliminar
  34. jajajajaja, buenísimo...
    El gif final... impresionante, la ciruelita para un post genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Prefiero no imaginarme como realiza los empastes.........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante planteamiento el suyo,,,mejor omitirlo.

      Eliminar
  36. Yo me apunto también!!!!!
    Queremos cena, queremos cena, queremos cena!!!!

    ResponderEliminar
  37. Aplaudo el humor que se pierde siempre entre la ordinariez y el buen redactado. Siempre rescataré a un capullo.

    ResponderEliminar
  38. A veces se me olvida que es usted un capullo, y es entonces cuando veo muertos. No intente entender la frase, no tiene sentido, al menos conscientemente.
    Un saludito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tómese un vasito de leche y váyase a la cama.
      Le noto cansado amigo Heartit.

      Eliminar
  39. Bueno, bueno, bueno...que post más divertido
    Anda que si le llega a sacar las muelas con este método...
    Ayns...
    Si es que es ud. demasiado para mí. No words.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene suficientes pruebas para afirmar lo arriba comentado.

      Eliminar
  40. Páseme una calada de lo que fuma.
    SOBERBIO¡¡¡

    ResponderEliminar
  41. A veces me pregunto perpleja si realmente es usted un personaje del blog o piensa y le ocurren esas cosas. No sé, me pregunto qué hay detrás de esa ridícula careta.

    ResponderEliminar
  42. Joder que me cago de la risa....XDDDDDDDDDDDDDDDDD Coño111 pero tu de donde has salido?:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa respuesta se la debe formular a su madre,,,,

      Eliminar
  43. Seguro que el dentista es de la seguridad social. Hay que reducir costes.
    Me encantó el post.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si al final utilizarán Licor 43 como anestesia.
      Un abrazo amiga Maite.

      Eliminar
  44. Madre mia, he llegado a tu blog por casualidad y llevo leyendo más de una hora tus artículos, y es que no puedo evitarlo, me he reído un montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ríase y muestre sin pudor sus amarillentos dientes.

      Eliminar
  45. Joder!!!! Ese dentista es un rompecabezas!!!! jajajajaja

    ResponderEliminar
  46. Me encanta como escribe!!
    Desventuras son las cosas que le pasan cDon Anastasio, quiero pasar un día con usted y vivir todas esas experiencias jajaja
    Muaks
    Dulzura♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una semana con usted pasaría en una playa nudista jovencita Dulzura.

      Eliminar
  47. Hace tiempo que no sabemos de Jacinta.
    ¿Está bien?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Promocionando su jodido libro la muy cabrona. Ando como usted, canino.

      Eliminar
  48. Una gran y divertida historia como siempre caballero :)
    Algún dia me encantaria conocerle :)
    Tiene que ser divertido.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  49. jajajaja!!!!! Genial!!!!! No puedo parar de reír!!!!

    ResponderEliminar
  50. He aquí la razón del pánico que tienen los hombres a la hora de ir al dentista.
    Petonets.

    ResponderEliminar
  51. Jajajajajaja hartón, empacho de risa!

    ResponderEliminar
  52. "Que tipo de anestesia quiere, con mucho dolor o con poco alivio?"
    Fdo: Su dentista

    ResponderEliminar
  53. A mí también me da cosilla el torno de los dentistas, pero acabo de cabiar de dentista, y este me pone un montón. Si no fuera por lo caras que me salen las consultas...
    Felicidades por el post. Un abrazo. Anónima de interior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted me pone mucho más, aunque no saque la careta de Spiderman. Su inteligencia y su sentido del humor me seducen. A sus pies.Anónima de interior.

      Eliminar
  54. Esto es el principio de una novela. Por favor.. Está en forma.

    ResponderEliminar
  55. Yo también fui a ese dentista, no tiene porque avergonzarse. Juntos lo superaremos.

    ResponderEliminar
  56. Siempre lo supe. Yo no soy racista, pero el dentista era negro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por el rapeo de su apéndice fálico, es probable.

      Eliminar
  57. Bravo!!!!!

    ¡La imaginación al poder!

    ResponderEliminar
  58. ¿¿Mi mandíbula tiene un límite sabe Sr, Dentista??
    Este dentista era de los que daba piruleta?

    ResponderEliminar
  59. Le voy a denunciar a la guardia urbana por impedirme dormir esta noche devorando sus geniales posts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos vemos en los juzgados. búsquese un buen letrado.

      Eliminar
  60. Comparto con usted ese miedo irracional y exagerado a la silla del dentista pero si tuviera que ir a suyo, creo que se me acabaría el trauma, me sobra hasta la música de fondo.

    De todos modos, comentar que ese hombre enjuto del que usted habla, está muy desproporcionado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es eso lo que le gusta del dentista, me pongo una prótesis alargatoria y le empasto un par de muelas bellísima Aina.

      Eliminar
  61. Carajo, que buen blog!!
    Saludos desde Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra ese saludo desde el otro lado del charco. Saludos para vos.

      Eliminar
  62. Joder no sé como se lo monta, pero es la excepción de la regla: menos escribe, más lo borda. Qué bicho. A ver si un día me pasa la fórmula..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Masturbarse viendo girar el microondas es un excelente método para la inspiración literaria.

      Eliminar
  63. Gran narración de los hechos y mejor final. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  64. Enhorabuena por esta avalancha de visitantes.
    En cuanto al post, sólo puedo reír.

    ResponderEliminar
  65. Genial entrada. ¡Qué panzá de reír!

    ResponderEliminar
  66. Ay¡¡ si no fuera por estos ratos de idílico romanticismo escatológico...que rato¡¡ hacía tiempo que no me reía tanto.

    ResponderEliminar
  67. Si me muero diganle a ese dentista: QUE TE DEN POR CULO¡¡¡

    ResponderEliminar
  68. Mejor espero a que se me caigan los dientes,,,,

    ResponderEliminar
  69. Siempre está bien hacer un alto en el camino del estudio de la nuevas tecnologías aplicadas a la educación(¡toma!) y entregarme a este gran género del historias pénicas.

    Vrabo por el post.

    Sin más tonterías,
    Tomy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por no contarnos más tontería amigo Tomy, y siga estudiando tan interesante materia.

      Eliminar
  70. Estaba un poco tristona y sin ganas de nada, pero me has hecho reirme de buena gana y que mi dia sea un poco mejor. Graaaaaaaaaaaaaacias.

    ResponderEliminar
  71. Por la Madre de Satán¡¡¡¡.
    El mejor post de este blog. No, vale, el mejor no. Pero top 5. Fijo.

    Ovación, aplausos, reverencias.

    ResponderEliminar
  72. Una vez más me quito el sombrero y me humillo ante vuetros sudoroso pies.

    ResponderEliminar
  73. Impresionante post épico. Casi lloro de emosióng.

    ResponderEliminar
  74. Respuestas
    1. Pregúnteselo usted si quiere. no tengo intención de volver.

      Eliminar
  75. Respuestas
    1. Me temo que hoy nuestro rival nos ha baqueteado con una inmerecida victoria.

      Eliminar
  76. Que forceps para ortodoncia más extraño,,,,

    ResponderEliminar
  77. Cuantas cosas tiene en común ese dentista conmigo,,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto. Por el rostro élfico y el bigote.

      Eliminar
  78. Que increiblemente... sórdido.

    ResponderEliminar
  79. Madredediosvirgensantísima... Esa consulta fue la culpable de que, siendo yo un ñajo prepúber, mi familia me prohibiera terminantemente acercarme a menos de 50 metros del dentista del barrio.

    ResponderEliminar
  80. Que bueno es usted, caballerete, que facilidad para relatar historias cotidianas bien complementadas con aparente humor vulgar, ordinariez y ese brillante toque escatologico.

    ResponderEliminar
  81. Me apunto a la COLA, de ese dentista

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...