miércoles, 24 de abril de 2013

OPERACIÓN BIQUINI EN 5 DÍAS


Cogí el último muslo de pollo, pútrido y oleoso, me lo llevé a la boca y lo engullí con voracidad, mientras la grasa chorreaba por la barbarilla, deslizándose por mi ciclópea papada. Lo acompañé, como no, con bebida rica en azúcares. Sudaba. Mi mantecosa piel brillaba como la carcasa de un vehículo recién encerado. Tenía hambre, mucha hambre. Deglutía como un mamut esmirriado. Los pliegues debajo de mi mentón, se hinchaban y deshinchaban como las de un asqueroso sapo, dejando al descubierto unos quebrados dientes amarillentos, en los que se podía untar de mantequilla una barra de pan entera.   
Desmigajé algo de papel de periódico y limpié el borde del asiento del retrete. Me bajé el tanga y me dispuse a orinar. El dolor al hacerlo fue insoportable. Cuando terminé, miré perplejo el inicuo resultado. Había sangre oscura y piedras renales del tamaño de garbanzos. Otra vez. La gonorrea estaba en su fase avanzada.
Con evidentes dificultades de movimiento, al ritmo de mis jugos gástricos, me subí a la báscula y su chancero rostro susurró: 174 Kg.
Con el ceño fruncido, miré con pudor  mi mórbido cuerpo, aquellos escasos 152 centímetros de glucídicos rebosantes de moléculas adiposas, ese rico ecosistema colmado de colesterol y lípidos fermentados, entendiendo por qué de pequeño mi madre me tarareaba las nanas por walkie- talkie.
Quería huir de aquella horrenda imagen, como lo hacen las fétidas cucarachas buscando la salida de la letrina en el ardiente verano.
- ¡¡Gordo seboso!!- fue el primer aullido fiscalizador que recibí del espejo del aseo.
Mis formas se habían licuado en una grotesca corteza que mostraba características siniestras, como las de un orondo cachalote.
La piel se mostraba tirante por el irreversible aumento de mi volumen perimetral, marcando mi rostro con ramales de estrías. La concavidad de mis voluminosos y caídos senos, colonizados  por costras de sangre sobre lesiones recientes, impedía que pudiera ver mi pene. La barriga, repugnante, repulsiva y grande, como la de una embarazada, estaba cubierta de pelos gordos, sucios pelos de insecto de medio palmo de largo y gruesos como un alambre. Los brazos, ampulosos, cuasi-leprosos, cubiertos por untuosas llagas, brillando como si fueran de nácar, apenas podían estirarse, emergiendo del torso como viscosas protuberancias.
Era como un embutido, tal vez como una albóndiga, con cabeza, pies y manos. 
Quería que aquello fuera una mera ilusión, un delirio sufrido entre resacas y sueños, pero  la vulgar verbalización de un mórbido defecto de la fisonomía humana, era en mi caso, la pura, cruel y horrible verdad: Estaba obeso.
Mi viscosa complexión era el perfecto canon del ser ahorrador de energía, un individuo que contradecía los principios básicos de la estética, la lacerante antítesis de las estatuas talladas en mármol por legendarios escultores helénicos.
Cabreado, encendí el ordenador y comencé a aporrear torpemente su teclado, incitado por un impulso de obstinación: Cómo cojones adelgazar.
Vídeos, libros de autoayuda, siniestros artilugios, revolucionarias píldoras rectales, todas ellas de previo pago, decían solucionar milagrosamente el problema de sobrepeso.
Al tener todos mis ahorros en un banco de esperma, y ante la imposibilidad de costear los servicios de un endocrino,  decidí poner en marcha un astuto método casero, que en apenas cinco días, me permitiría perder esos 100 kg. que me sobraban. Apliqué mis avezados conocimientos en medicina nutricional para diseñar una dieta de shock, para eliminar la grasa corporal sin incrementar la masa corporal magra y la tasa metabólica:

Día 1: 
100 gr. de pollo + 200 gr. de verduras al vapor con especias + 25 gr. de pan integral + infusión de comino, anís e hinojo.
8 horas ininterrumpidas de salto con cuerda, con todo el cuerpo envuelto en celofán.

Día 2:
100 gr. de pescado a la plancha aderezado con especias (cardamomo, comino, azafrán y mostaza) + 200 gr. de kiwis a la vinagreta + 2.500 gr. de laxante genérico.
Dormir en la sauna.

Día 3:
1 ración de verdura al vapor (guisantes, alcachofas, brócoli, judías verdes, berenjena y calabacín) + 25 gr. de testículo picado de murcíelago + 1 infusión de cicuta.
Lijado del perímetro estomacal con un rallador de verduras.

Día 4:
100 gr. de pasta integral con 50 gr. de almejas + 1 hamburguesa vegetal de tofu de 50 gr. , aderezada con una especia + 25 gr. de algas marinas, todo ello, suministrado por vía rectal.
Intento de autofelación. 100 series de 100 repeticiones con 3' de descanso entre cada una.

Día 5:
Sutura de los labios con hilo quirúrgico y administración del alimento mediante un tubo de goteo por la nariz. 
Hidratación generosa del cuerpo con extracto de hiedra, roble o zumaque.

Hoy, una semana después de esbozar mi brillante dieta, puedo afirmar que ha funcionado,,,






112 comentarios :

  1. Jajajajaja llorando de risa, jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Plas, plas, plas. Lo que me he reído!
    A Adelgazar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,,,
      A juzgar por su foro, a usted le conviene tanto como a mi,,,

      Eliminar
    2. Zas, en toda la boca!!!
      Jajajaj

      Eliminar
    3. Supongo que quiso decir "foto"...

      Eliminar
  3. El ser humano es extraordinario.
    Usté es extraordinario.

    ResponderEliminar
  4. Joder, JODER, JODEEEERRRR!
    Lo de su madre con los walkie talkies me ha matado
    XD

    ResponderEliminar
  5. Qué bonico. Qué relato. Qué entrañable gilipollez.
    Tómese a bien!

    ResponderEliminar
  6. que bárbaro ¡¡ si esta dieta es pa los políticos ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. Impresionante descubrimiento lo de su dieta...Pero me dejó perplejo, ¡ El tamaño de su cipote !
    Mú Grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Secretos de la fotografía, querido amigo.
      Créame,,,

      Eliminar
  8. Magnífico, as usual.
    Pero me descubro ante la frase: "...Al tener todos mis ahorros en un banco de esperma..."

    ¡Sublime!

    ResponderEliminar
  9. ¡Vivan los gilipollas gordos, feos y con la espalda peluda!

    ResponderEliminar
  10. Je Je Je.
    Anastasio en esencia pura.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Todo un relato de grandes verdades por las que muchos han (hemos) pasado...
    Con pésimos resultados, en mi caso. Por partida doble.

    ResponderEliminar
  12. Jajajajaja, enorme!
    Ni Torrente lo hubiese relatado mejor.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un halago,,,
      Pero lamentablemente, estoy muy lejos del Maestro.

      Eliminar
  13. Si señor... La foto final da mucho más rigor a lo expuesto y, el rigor, siempre es bienvenido.

    ResponderEliminar
  14. Jajajajaaa... cuanto tiempo sin pasar por aquí. Veo que sigues siendo un cachondo mental, ¡¡me encanta tu capullismo!!

    ResponderEliminar
  15. Jajajaja! Joder Don Prepuzio, tiene que actualizar más a menudo, que me meo con sus chorradas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si usted, desinteresadamente, me abona las cuantías que me ingresa mi empresa, así lo haré,,,
      Palabra de capullo.

      Eliminar
    2. ¿De qué emolumentos hablamos ?

      Eliminar
  16. Impresionante, bárbaro...
    Si le quitamos los aproximadamente 5 kilos de su falo, se queda en, en 69 kg!!

    ResponderEliminar
  17. Vosotros os reiréis, pero un camarada de facultad, fumador de hierbas varias, hacía deporte con papel de embalar ( de ese transparente ) para adelgazar.
    Para cuando el libro Don Prepuzio ?¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero, rectifico, EXIJO conocer a su ilustre compañero,,,
      En cuanto al libro, a ver si esta noche dispongo de tiempo libre y los escribo,,,

      Eliminar
  18. JajajJa
    Genial.
    Gracias por las carcajadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se merecen,,,
      Pensándolo bien,,,Se me ocurre un interesante método para agradecerme esta capullez,,,

      Eliminar
  19. ¡Dios santo! ¡Una báscula con decimales!

    No sabía que fuera tan finolis... que decepción... sentía amor platonico por usted... pero ahora siento asco... ¿o era al revés?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo soy un grotesco amanerado, amigo Torpe Mán,,,
      Y creo, sinceramente, que siempre ha sentido grima por mi,,,

      Eliminar
  20. Estimado Amigo Prepuzio:

    Debería incluir en su post un aviso del tipo "NO INTENTE ESTA DIETA EN SU CASA. EL BLOG DECLINA TODA RESPONSABILIDAD". Más que nada porque, si circula por ahí, estoy seguro de que más de uno o una la probarán. Que hay mucho descerebrado por el mundo.




    Yo estoy en el primer día y ya he perdido 25 kilos de celofán.... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la advertencia amigo Chuan Che,,,
      He visto ya media docena de grotescos individuos corriendo con celofán y leí en el periódico acerca de una intoxicación masiva con cicuta,,,
      Que gilipollas es la gente.

      Eliminar
    2. Estimado Amigo Prepuzio: Su método ha conseguido que el precio de la cicuta se ponga por las nubes. Y el testículo de murciélago es un escándalo...¡¡¡ni que fueran trufas o caviar del Guadalquivir!!!

      Eliminar
  21. Buenooooo; acaba usted de describirme al 100 % de forma entrañable.
    Es usted un ejemplo a seguir!

    ResponderEliminar
  22. Lo de la autofelación lo he seguido a raja tabla, el día 1, el 2, el 3, el 4, el 5, el 6, el 7...
    Y nada...Barriga Cruzcampo, Maestro.
    Consejos Maestro?

    ResponderEliminar
  23. Yo quiero que nos cuente la dieta para mujeres!!
    Besikos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sólo lo relato en la intimidad,,,
      ¿ Se lo cuento ?

      Eliminar
  24. Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarse por aquí, amiga Elvira.

      Eliminar
  25. Que sepa que le he puesto 4 velas negras.

    ResponderEliminar
  26. La gilipollez puede ser devastadora.

    ResponderEliminar
  27. Bárbaro, una vez más bárbaro!
    Que alguien sorba mi fosa nasal derecha.

    Por cierto, ¿¿Cambió la carátula del blog ó yo no me había fijado hasta hoy??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Se excitó amigo Vasilio ?
      Sí. He introducido alguna gadget a mi siniestro blog,,,

      Eliminar
  28. Sensacional.
    Que tenga mucho cuidado con esa trompa, a ver si el Rey lo confunde con un elefante y le pega un par de tiros.

    ResponderEliminar
  29. Después de probarme mi biquini para proponerte una cita en la playa, y mirándome el horrendo reflejo que el espejo me devolvía, he decidido que ya quedaremos de aquí unos días cuando haga esta dieta maravillosa. Después te llamo.
    Pero una cosita: ¿por qué puedo cambiar el testículo de murciélago?....es que me da algo de asquito...si fuese otra parte de la anatomía o si se tratase de otro bicho, aunque fuese humano,aún.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga belkis, le propongo un método mucho más placentero para incinerar calorías,,,
      ¿ Acepta mi propuesta ?

      Eliminar
  30. Con razón existe el vocablo enajenado.

    ResponderEliminar
  31. Sugiero que cuando vuelva a autofotografiarse, el pelambre genital esté rasurado formando hermosos mostachos finos y rizados.

    ResponderEliminar
  32. pero usted no tenía el pene pequeño??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo tengo,,,ansioso de catar velludos cuniculus,,,

      Eliminar
  33. Respuestas
    1. Espartanos, desayunad bien. ¡Porque esta noche cenaremos en el infierno!

      Eliminar
  34. Mi respeto uno se lo tiene que ganar.
    Desde hoy, le respeto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un sentimiento recíproco, amigo Nacho.
      Gracias.

      Eliminar
  35. Sr. Capullo, creo que esta vez miente. Los altos niveles de grasa de la cicuta, hacen engordar.
    Todo esto no es más que una falacia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de juzgar tan burdo post, debe probar la dieta amigo Dani,,,

      Eliminar
  36. Como una chota.
    Un beso y gracias por las risas.

    ResponderEliminar
  37. Respuestas
    1. El hereje es usted,,,
      Quemaremos ambos en el infierno,,,

      Eliminar
  38. Anastasio, si para quemar calorías vas a proponerme que nos inscribamos en una maratón....olvídalo!
    Si vas a proponer coserme los labios...olvídame!
    Si se te ocurren otras cosas que hacer con los labios....llámame! jejeje ;)

    ResponderEliminar
  39. La cicuta le ha dañado el cerebro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cerebro lo tengo dañado de nacimiento, amigo Diego,,,

      Eliminar
  40. Y para bajar las cartucheras qué nos recomienda?

    ResponderEliminar
  41. Oiga, le ayuda a arrancar el diente de la anciana de la portada???
    Luego leo el post.

    ResponderEliminar
  42. Anastasio, lo mejor para adelgazar es la dieta de la berenjena.

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...