miércoles, 3 de abril de 2013

EL PLÁTANO ASESINO


Mi boca, arriba, exacerbaba ronquidos que parecían los gruñidos de mamut malherido. Los jodidos geranios, cómplices de tantas noches de insomnio,  hurtaban  impunemente el poco oxígeno que llegaba a mi dantesca alcoba. Mi macrocéfalo, debajo de la almohada, como era habitual siempre que me cuasi-desnucaba practicando con escaso éxito una autofelación antes de dormirme. La frescura de las sábanas mitigaba el dolor espinal de tan estúpido ejercicio. Mis pies, colonizados por callos del tamaño de pelotas de golf, pendían fuera de la cama, ayudándome a refrescar mi mórbido cuerpo ante el suave calor de verano de ese viernes trece de Diciembre. La luna, allí fuera, se levantaba majestuosa en un cielo preñado de estrellas, como una ciclópea aureola luminosa refugiada vigorosamente detrás de una fina nube gris.
A las 3.82 de la madrugada, una afónica y siniestra voz, que parecía salir de las paredes, me llamó por mi nombre:
- ¡Anastasio!,  ¡Anastasio!- insistió varias veces.
Con los párpados pegados por unas costras de pus que me alertaban de las bondades de unas futuras cataratas, y esa sensación de no poder abrir los ojos, como cuando uno quiere despertarse antes de tiempo, intenté, estérilmente, averiguar quién cojones me llamaba y de dónde coño provenía aquella voz áfona y ronca, apenas conocida, escasamente perceptible.
Tanteé sexualmente sobre mi mesita de noche, queriendo encender la lámpara. Sólo conseguí arrojar al suelo mi móvil, el vaso de whisky y un ejemplar de gato saludador que hábilmente había hurtado en un bazar chino.
Viendo que no conseguía nada, cejé en mi intento. Intrigado, opté por responder a quien me hablaba.
- ¿Quién anda ahí?.  Sergio Dalma, ¿ eres tú?- murmuré titubeando.
Lo único que se escuchó fue el mudo silencio sólo roto por el tic-tac sedativo del reloj.
Sentí como el miedo se apoderaba de cada rincón de mi cuerpo, oprimiéndome el pecho, dilatando mi uretra. 
Chupé el pomo de la puerta tratando de tranquilizarme, y tuve un orgasmo, raudo, diligente, anónimo. 
-  Anastasio, cabrón, sé que está ahí!- exclamó la  enronquecida voz una vez más.
- ¿ Quién coño eres ?. Te advierto que voy armado!- respondí mientras agarraba el ambientador del armario.
- Anastasio, desgraciado! , ¡Soy un plátano! -.
Dudé un instante, como intentando procesar aquella información, frotando mis ojos, incrédulo y escéptico. Pero si los plátanos no insultan,,, ¿ Estaré soñando todavía? ¿ O es alguna clase de broma? pensé al tiempo que simulaba misteriosas poses bélicas.
- He venido a matarte, hijo de Satán !- añadió quién decía ser la fruta de forma fálica y color amarillo.
La adrenalina, que guillotinaba ahora el miedo, me obligó a complacer la curiosidad y acercarme al lugar de dónde provenían las macabras voces. Caminé sin pensarlo dirección a la cocina, mientras me cosquilleaban en el cuerpo las telarañas. 
Una risa exagerada, pero aún así sin volumen muy fuerte, me alertó que estaba cerca, muy cerca.
- Anastasio, vas a morir bastardo hijo de puta!- susurró de nuevo la áspera voz. 
Empecé a golpear monótonamente mi cabeza contra la puerta acolchada de la cocina, desesperado, encolerizado.
- ¿Qué cojones quieres?- grité horrorizado.
- Anastasio, gilipollas, estás muerto!-.
Aquellas voces resonaban en mi mente y estallaban como bombas vejatorias. Estaba atormentado, desquiciado. Una desconsoladora tristeza se apoderó de mi. Que ruin y sórdido momento. Los apodos, los insultos que desde niño me  habían acompañado irrumpieron en mi cabeza.  Inútilmente traté de eliminarlos. Sentía lástima de mi mismo, pero no podía permitir que una fruta me humillase.
Entré decidido en la cocina, y al abrir la nevera, lo encontré, altivo y rozagante, con una mirada fría, inquietante, y una sonrisa casi macabra.
Nos pusimos uno frente a otro, en silencio, frunciendo el ceño, sin cruzar palabra, insulto o reproche, y nos enzarzamos en una varonil pelea, cuerpo a cuerpo. 
Un movimiento felino del plátano, le permitió dar primero. Arremetió contra mi mejilla, derribándome al suelo. Empecé entonces a recibir una brutal secuencia de crueles puñetazos. Conseguí esquivar uno de ellos y lanzar un manotazo en su vientre sacándole todo el aire.
Mi albastrina y deforme mano consiguió, no sin esfuerzo, cerrarse entorno a su frágil garganta. El plátano asesino siseó y desplegó sus letales y despiadados colmillos. Sus liliputienses ojos relampaguearon como una estrella en verano, rapaces, caníbales. Con un astuto movimiento de avidez voluptuosa, el plátano se desprendió de mi mano y se abalanzó contra mi oreja, amputándomela de un mordisco.
Mi vista se nubló. Sentí un mareo, palidecí. Empecé a hiperventilar. Percibí en los labios del plátano una sonrisa burlesca al contemplar mi rostro mutilado.
Mancillado en el honor, saqué fuerzas de donde no las tenía, y preso de la ira, empecé a propinarle guantazos por todo el cuerpo.
Finalmente, la jodida banana, exhausta, sucumbió ante un certero puñetazo que aplastó su trémulo cerebro. En esta ocasión el rol de vengador me tocaba a mí. Herido en el orgullo, no lo dudé. Lo violé.




110 comentarios :

  1. Siempre había sospechado de los plátanos.
    Gracias por la advertencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vigile su trasero,,,
      Afortunadamente yo me adelanté,,,

      Eliminar
  2. Ahora siento el irrefrenable impulso de gritar PLÁTANO CABRÓN!

    ResponderEliminar
  3. Si es que no se puede ser tan friki. Yo le hubiese violado también.
    Un abrazo, maesen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Friki, no sé si es el calificativo adecuado,,,

      Eliminar
    2. Un friki capullo, pero un friqui, no?

      Eliminar
  4. Lo de la autofelación y el chupeteo del pomo de la puerta, me ha ganado el corazón.
    Aplaudo.

    ResponderEliminar
  5. JAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJA. Li-te-rra-tu-rra ve-ge-ta-rria-na.

    ResponderEliminar
  6. Desde la envidia, pero envidia de la mala, envidia cochina, grito:
    BRAVO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias diestro amigo,,,
      Me sobran un par de piezas de tan turbadora fruta,,,¿ Las quiere ?

      Eliminar
    2. Sí. Las utilizaré como colonoscopio.
      Me las remitirá por MRW?

      Eliminar
  7. ¡ENHORABUENA! Le diría más cosas, pero es que ahora no puedo parar reír y escribir entre carcajadas es un poco difícil.

    ResponderEliminar
  8. Una entrada que llevaba esperando tiempo leer y por fin veo saciada esa necesidad. Aplaudo esta gilipollez, joder, aplaudo.

    ResponderEliminar
  9. Dios mío, QUÉ BELLEZA DE ENTRADA Y CUÁNTO ME IDENTIFICO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. USTED ES UN DEPRAVADO.
      Y ruego utilice las minúsculas para dejar los comentarios. Tengo la vista muy fina,,,

      Eliminar
  10. Me gusta la mujer de la primera foto.

    ResponderEliminar
  11. Están todos enfermos. Usted, Sr. Prepuzio y quienes dejan los comments ;)
    Bss^^

    ResponderEliminar
  12. Sublime como siempre.
    A ver si nos das algo de eso que fumas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Luís, yo no fumo,,,
      Escupo hacia arriba,,,

      Eliminar
  13. Pero enfermo enfermo jaja ¡me encanta! Creo que no voy a poder comerme un plátano en mi vida sin recordar esta entrada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida es a este absurdo blog, amiga Ángela.
      Esta es su casa,,,

      Eliminar
  14. Efectivamente, como dijeron por aquí arriba, habrá un antes y un después en mi dieta vegetariana tras leer este historia.

    ResponderEliminar
  15. Brutote, que usted un brutote ;)
    Gracias por las risas.
    Kisses.

    ResponderEliminar
  16. El platano,
    es sensacional,
    tan sano y fácil de pelar,
    tan rico y lleno de vitalidad,
    caramba,
    que bueno que está,
    no hay ninguna otra fruta igual
    y a mi me gusta una bestialidad.
    Comiendo plátanos
    que fácil es ser tan grande como un oso,
    para no quedarte enano,
    tu comer mucho platano.
    La abeja zumba siempre así,
    porque hace miel solo para mi
    y las hormigas
    encuentro bien
    y saboreo por lo menos bien.
    Lo mas vital de esta vida lo tendrás
    ¿yo lo tendré?
    Te llegará.
    El plátano
    es sensacional,
    tan sano y fácil de pelar,
    tan rico y lleno de vitalidad,
    caramba,
    que bueno que está,
    no hay ninguna otra fruta igual
    y a mi me gusta una bestialidad.
    Cuando tomas un fruto con espinas por fuera,
    y te pinchas la mano,
    te pinchas en vano,
    tomar espinas con la mano es malo,
    en vez de la mano se usa siempre un palo,
    mas fíjate bien, usarás la mano
    cuando tomes la fruta del platano.
    Lo más vital de esta vida lo tendrás
    ¿yo lo tendré?,
    te llegará.
    Oye Mowgli,
    ¿que?
    Oye ven, ven acá,
    voy,
    mira ya que estás ahí arriba,
    ¿por qué no me rascas el hombro derecho?
    Bueno Balú, que bueno así,
    ¿así?
    No no, ¿rasco?
    ,un pelito mas abajo,
    ahí, ahí,
    mas abajo,
    ay, ay
    que gusto ¿así?
    , asi ¿te rasco?
    Asi, asi me gusta,
    Tenemos que buscar un árbol,
    uy que bien,
    esta comezón es de las grandes .
    vamos ¿te rasco?
    Sigue, sigue,
    rasco, te rasco,
    Esto es delicioso uy ay ay,
    un poquito más,
    aquí es donde compadre,
    esto si que es vida.
    El plátano
    es sensacional,
    tan sano y fácil de pelar,
    tan rico y lleno de vitalidad,
    caramba,
    que bueno que está,
    no hay ninguna otra fruta igual
    y a mi me gusta una bestialidad.
    No quieras que vaya
    no quieras que estoy
    soy oso dichoso
    oso feliz
    tomar espinas con la mano es malo
    en vez de la mano se usa siempre un palo
    mas fíjate bien usarás la mano cuando tomes la fruta del platano
    lo más vital de esta vida lo tendrás
    ¿yo lo tendré?
    te llegará
    te llegará
    te llegaráaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se van cubriendo de nuevo mis ojos, derraman lágrimas sin consuelo al leer tan bella canción,,,

      Eliminar
  17. Hoy se ha superado Don Tasio.
    Sigmund Freud disfrutaría con usté.
    Saludos bananeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ En qué sentido disfrutaría el Sr. Freud conmigo ?

      Eliminar
  18. Es un relato sumamente pedagógico.
    Me ha gustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo Agus,,,
      Sabía que usted apreciaría esta gilipollez,,,

      Eliminar
  19. Buenas risas!
    Imagino que todo está basado en hechos reales :)
    Besikos

    ResponderEliminar
  20. Un relato maravilloso parido por una mente enferma.

    ResponderEliminar
  21. jajaja Gracias Sr. Capullo por regalarme una sonrisa!
    Besos y salud.

    ResponderEliminar
  22. Francamente, ... grate!
    Noto que a medida que se le acaba a usted el subsidio laboral va afinando la pluma...

    ResponderEliminar
  23. Su nivel de capullez no tiene fronteras.
    Brindemos por ello.

    ResponderEliminar
  24. 5 piezas de fruta y verdura al día le quiera demandar.
    Que lo sepa.

    ResponderEliminar
  25. Este postio huele a plátano podrido.
    Y es una aroma dulce, dulce, dulce......
    Por cierto, no se actualizan sus entradas :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nuevo un complot juedomasónicobloguero!!!!

      Eliminar
  26. Yo también supe que publicó por twitter. Blogger no actualizó su entrada.
    Muy divertida como siempre.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  27. Que crack, que crack...
    Gracias por se tan capullo.

    ResponderEliminar
  28. A mi me pasó algo muy parecido pero con un kiwi.

    ResponderEliminar
  29. Sublime as usual.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen fin de semana también para usted amigo Dani.
      Y muchas gracias por su foto. A buen seguro haré diestro uso de ella,,,

      Eliminar
  30. Me ha hecho pasar un buen rato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarse por aquí amiga Anna.
      Un petó.

      Eliminar
  31. Que suerte tuvo...Yo no conseguí nunca derrotar al plátano.

    ResponderEliminar
  32. jajajaja
    Me gusta la historia y el nuevo diseño del blog.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarse por aquí, amiga Arácnida,,,

      Eliminar
  33. Me consta que el CESID tenía en búsqueda y captura ese plátano.

    ResponderEliminar
  34. ¿ Habrá el Plátano contraataca ?

    ResponderEliminar
  35. Me ha gustado mucho la forma en que estaba escrito el relato. Es realmente asqueroso pero muy entretenido y policiaco. Un saludo y gracias por el ratito de entretenimiento

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...