miércoles, 10 de abril de 2013

EL REALITY SHOW


"Modere la velocidad, gilipollas", rezaba el oxidado cartel que daba la bienvenida al edificio. Haciendo caso omiso a la advertencia, aparqué mi camión como si entrara en boxes. Llegaba tarde. Muy tarde. 
Salí con esmero del párking y me detuve un momento a contemplar la fachada exterior de aquellos conocidos estudios de televisión, aquellos inmuebles que me catapultarían al éxito.
Un edificio prefabricado, vestigio de la atroz crisis financiera, de escasa altura pero mucha anchura, de tonos grises y blancos rematado con un desmesurado cartel de colores soviéticos, marco rojo, fondo amarillo, mancha color escarlata, y dentro de ella unas letras blancas que te ubicaban de golpe en el punto del mapa donde te encontrabas.
Pese a mi exitoso debut en la 3ª Edición de Operación Triunfo, estaba más nervioso que el urólogo de Chuck Norris. 
Un súbito encogimiento de abdomen acompañado de gotas de sudor hicieron temblar mis piernas. El brusco movimiento estomacal me hizo extender los brazos contra las paredes para mantener el equilibrio. 
Palidecí. Esdrujulé palabras. Empecé a temer lo peor. Aterradores sonidos de tripas, dantescos chirridos de gases, exasperantes retortijones... Los intestinos enfurecidos alertaron de lo que a continuación iba a ocurrir. Percibí como algo caliente impregnaba mis calzoncillos.
¡ Jodidos nervios !
Encendí un cigarrillo, me bajé los pantalones y me puse en cuclillas al lado de la entrada del Plató nº 5. 
Relajé la postura, balanceándome de un lado a otro, apretando el punto caliente de mi vientre.  
-¡ Ya sale, ánimo !, ¡ Ya ve la luz !, ¡ Vamos campeón !- gritaban emocionados los empleados de mantenimiento  tratando de animarme.
Ploff. El fruto podrido de mis entrañas salpicó las baldosas del zaguán, en una bacanal de olor y color. 
Mis alaridos de éxtasis fueron ahogados por la sonora ovación de los que allí se congregaron.
Tras la evacuación, entré en el estudio con paso dispar, arrastrando mis gastados zapatos chinos a cada zancada, apuñalando mi triste cuerpo y mis articulaciones. 
Se hizo un silencio sepulcral al cruzar la puerta que precedió a un murmuro de perplejidad y desconcierto al ver mi rostro pútrido, adefésico. 
Una carcajada, rápidamente reprimida, se escapó de las fauces de una de las guionistas mientras dirigía una fugaz y divertida mirada de aprobación a un tertuliano, al tiempo que sentenciaba en voz baja: -” Es verdad, tiene cara de pez payaso”-.
En el fondo, borbotones de luz artificial y empleados comportándose como actores secundarios de un mugrienta telenovela de sobremesa. A la derecha el ayudante de realización utilizaba una bolsa de yeso en polvo a modo de masturbador antes de entrar en directo, mientras una grotesca camarógrafa ensayaba las ópticas del rodaje.
Primero me abordó una morena de belleza magrebí. Se detuvo a dos palmos de mi espantosa figura, me saludó con una mueca de pavor, abundante en dientes, y me acompañó apresuradamente a la sala de maquillaje.
Una decrépita cincuentona, entrada en carnes, que vestía con estampados idénticos a los de mis sucios calzoncillos y lucía con orgullo las bragas de enseñar, empezó a maquillarme. 
El rebozado que tuvo que trazar en mi aterrador rostro era digno del programa “ Mega-Estructuras”
Estaba angustiado. El programa ya estaba en marcha y tener que abrir la puerta del auditorio, de cara al público, me resultaba estremecedor. 
Mis hasta entonces adormecidas suprarrenales se pusieron en marcha y la adrenalina comenzó a fluir por mis entrañas.
Con risa sombría y brillante pavor reflejado en mi cara,  abrí la puerta del auditorio y sentí como la ducha de luces blancas, verdes y azules con la que me rociaron los focos me cegaba. Noté el sudor por mi nuca, por mis tupidas axilas, por mi deforme escroto. Me senté emitiendo un gutural sonido de anciano al lado del resto de invitados. 
Una música, una melodía incómoda, que casi incinera los altavoces, advertía que el reality show televisivo había comenzado. 
Aproveché el estruendo para echar la vista atrás, mirando lo que había a mi espalda y comprobé que había dejado entreabierta la puerta de la entrada, que bien podía ser de salida. Por un momento en que la cogorza y el pánico bailaban en mi cabeza, tuve la tentación de salir corriendo igual que una liebre. Pero ya era demasiado tarde. 
Había llegado la hora. Lo que toda la vida había estado esperando. Un programa para publicitar mi desbordante ingenio. Rumbo a la fama.
Una voz metálica a través del micrófono de la presentadora pronunció mi nombre.

video


96 comentarios :

  1. buaggggggggggg vaya cerdadaaaaaaaa.............no puedo creer que esto solo sea producto de tu imaginacion, me pregunto si no sera experiencia propia ¿? ............p.d................ escribes de puta madre.

    ResponderEliminar
  2. El vídeo es tan malo que me he partido el ojaldre.

    ResponderEliminar
  3. Qué descojone.
    Desde luego el nivel va subiendo en cada entrega.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Usted cree, amigo Agus ?
      Personalmente pienso que este sitio degenera por momentos,,,

      Eliminar
    2. Es precisamente eso lo que lo hace grande.

      Eliminar
  4. Por cierto. Siguen sin actualizarse sus entradas.

    ResponderEliminar
  5. Escalofriante el detalle del pin de Hello Kitty.
    Tan solo espero poder olvidar esa imagen antes de mi fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que no será posible,,,
      La grotesca gatita le acompañará hasta el final de sus días,,,

      Eliminar
    2. A mi también me ha frepado...

      Eliminar
  6. Que bruto!!!
    Si hasta puede sentir como pierdo cada una de las neuronas que se suicidaron con este visionado, excelente...
    Suerte y siga así que lo voy a ver una vez más.
    PD: ¿ Sería tan amable de ponerme en contacto con samanta?

    ResponderEliminar
  7. Pensé por un momento que se quitaría la máscara y nos dejaría ver su verdadero rostros ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le puedo mostrar mi verdadero rostro en la intimidad, amiga Carol,,,
      ¿ Qué le parece mi propuesta ?

      Eliminar
  8. Jajaja
    La escena del pene es hapotéosica.
    Jrande.

    ResponderEliminar
  9. Gran entrada pero me he releído la de Operación Triunfo y es capullescamente genial.

    ResponderEliminar
  10. Patricia fue muy blando con usted .
    Agur.

    ResponderEliminar
  11. Qué grande.
    Cuando se proponga conquerir el mundo, puedes contar con mi más absoluta lealtad.
    Gilipollas Anónimo.

    ResponderEliminar
  12. Jajaja
    Cada día estoy más preocupada por usted.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  13. No encuentro relación alguna entre la primera foto y el relato, absurdo dónde los haya, que hoy publica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora que los dice, hombre de tullido bozo, tiene usted razón,,,

      Eliminar
  14. Es usted un enamorado de los penes, no?¿

    ResponderEliminar
  15. Cuántas gilipolleces se pueden hacer con Windows Movie Maker.
    Enhorabuena, postio digno de este bloj.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querido amigo,,,
      Espero mejorar en este apasionante mundo del WMM,,,

      Eliminar
  16. Sugiero ver el vídeo comiendo galletas sin gluten ( como no ) marca Hacendado.

    ResponderEliminar
  17. Respuestas
    1. Yo también,,,
      Procedamos a dar el siguiente paso, forniquemos,,,

      Eliminar
  18. Muy bueno!
    Me quedo con el de OT

    ResponderEliminar
  19. Se lo tiene que hacer mirar, jajaja
    Salu2.

    ResponderEliminar
  20. Como le cambió la voz a Patricia Gaztañaga...
    Kisses

    ResponderEliminar
  21. Mis más sinceras felicitaciones por esta vulgaridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Un emotivo halago viniendo de usted,,,

      Eliminar
  22. No sé por qué coño, su blog me está causando daños irreparables en la sesera.

    ResponderEliminar
  23. Alguien dirá que eso es una estupidez. Pero, conociendo a los personajes que cita, parece muy cierto.

    ResponderEliminar
  24. Para cuando su propio YouTube Chanel?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si esta noche tengo tiempo de iniciar los trámites oportunos,,,

      Eliminar
  25. Como una cabra.
    Tiene que escribir su autobiografía: " Memorias de una mente perturbada".

    ResponderEliminar
  26. No me quiero ni imaginar que hubiera sucedido si le hubiesen invitado a Hablemos de sexo...

    ResponderEliminar
  27. Jajaja. Malísimo.
    Pero tan malo que me hizo reír.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy consciente del escaso nivel de esta entrada, pero conseguí el objetivo,,,

      Eliminar
  28. Es usted un desalmado.
    Asuma su condición de padre y cuide de su pequeño bastardo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Javier,
      Con este, son ya 27 los vástagos a los que tengo que cuidar,,,

      Eliminar
  29. Un relato tan sublime como lamentable.
    A partes iguales.

    ResponderEliminar
  30. Joder, qué curro con el vídeo...
    Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo crea, amigo Santi.
      La capullez fluye, brota si demasiado esfuerzo,,,

      Eliminar
  31. Debe admitir que su 'supuesto' hijo, se parece a usted..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su aportación amigo Ricardo,,,
      Usted siempre haciendo amigos,,,

      Eliminar
  32. Estimado Amigo Prepuzio: ¡¡¡No está bien!!! ¡¡¡Piénselo!!! ¡¡¡No se autohumille, ni se rebaje!!!. Seguro que hay soluciones alternativas a la indigna exposición pública de sus miserias en un reality casposo de una cutre cadena de televisión privada.
    Es mucho más hermoso buscar el honroso lugar que le corresponde en los documentales de la 2.
    Por lo menos estoy seguro de que ayer echaron un precioso reportaje sobre uno de sus 27 hijos en las llanuras del Serengueti. Y una parte de Samanta salió en el programa "Lonely Planet" (entera no cabía, claro)

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta razón amigo Chuan Che Tzú,,,
      Me pondré en contacto con National Geographic,,,

      Eliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...