miércoles, 20 de febrero de 2013

ADIÓS, TITA ADELFA

Había dejado para mañana lo que ayer había dejado para hoy, en una de las luchas incansables que libraba en pro de la organización del tiempo. Y esa secuencia de astutas decisiones me intranquilizaba. Apagué el viejo televisor y me suministré un enema rectal, un efectivo método casero para relajarme, para ahuyentar ese pensamiento que me atormentaba. Me quedé grotescamente dormido en el retrete. A las cuatro de la mañana sonó el teléfono y me levanté sobresaltado. Era mi madre.
-Anastasio- dijo aclarándose la voz. Su respiración era confusa, honda y agitada. Me sorprendí al oírla. Algo debía haber ocurrido. En cuestión de segundos ya estaba completamente despierto. 
-Es Tita Adelfa...Está en coma. Estamos en el hospital. Fallo multiorgánico por ingesta masiva de hamburguesas... – prosiguió con voz entrecortada.
Una gota de sudor se deslizó por mi sien, llegando hasta mi achicado escroto. Noté como mi vello púbico se erizaba, mi corazón galopaba sin frenos preso del pánico. Apenas pude articular palabra.
- Creo que tendrías que venir para despedirte de ella. Es cuestión de horas, Anastasio. Tita Adelfa se muere...- concluyó entre sollozos.
-¿ Ha redactado el testamento?- exclamé pasándome la mano por mi exiguo pelo con aire trastornado. No hubo respuesta en el otro lado del aparato.
Tras colgar el teléfono, miré durante unos instantes la fotografía colgada en el techo de la primera comunión de Tita Adelfa, ruborizándome, y guardé un largo silencio. Sentí pena por ella. Pobre desgraciada.
Tita Adelfa era una mujer obesa, de fuerza hercúlea, hedionda, mantecosa, misántropa, y de carácter muy fuerte, que hablaba eructando con estruendosas carcajadas que siempre terminaban en tos asquerosa y enfermiza. Era una comedora compulsiva de hamburguesas.
Su acuciante adicción la llevó a un peregrinaje hospitalario con estériles resultados.
Abordé un taxi para dirigirme hacia la clínica donde se encontraba mi tía. Al llegar, huí corriendo como una liebre para evitar pagar al jodido taxista. 
Entré por la puerta de urgencias, subí a cuidados intensivos y miré nervioso a todos lados, pasé por un corredor y al final de éste encontré a mi madre desconsolada, sentada y trémula, que, entre lágrimas y sollozos, no dudó en envolverme con sus frágiles y tenues brazos para deshacerse en llanto nombrando con voz quebradiza a su única hermana, en busca de un afligido consuelo. 
Mi lengua humedeció los labios con dificultad. Fruncí el ceño para reunir el valor necesario y abracé a mi madre, besándole la cabeza nevada de caspa, acariciando su velluda espalda, pegándole sonoros bofetones tratando de consolar lo inconsolable.
Le pregunté dónde estaba mi tía.  Mamá, con el rostro ajado y cubierto, donde sólo se le podían ver sus resquebrajados palatales y trocitos diminutos de saliva que embadurnaban sus ralos bigotes, señaló con una mano temblorosa la habitación dónde se concentraba su infinita pena. Me dirigí  a la habitación iluminada. El silencio reinante era sólo interrumpido por los zumbidos de los insectos, revoloteando, acechantes, husmeando el sebo, oliendo astutamente la muerte.
Pude advertir, arrojados por el suelo, paja, cacahuetes, plátanos y dos camillas blancas. En ellas, mi tía tumbada, gorda, boquiabierta, entumecida, intubada a media docena de siniestros aparatos, postrada como un cachalote ajusticiado entre sábanas salpicadas de heces. Su asquerosa piel cobriza ahora era amarillenta y su rostro retorcido, con una mirada desvanecida.
Un individuo de blanco  acariciaba discretamente sus senos, sus nalgas, besaba su cuello, rociando su sucio aliento en ella, susurrándole frases obscenas al oído. Había deslizado sigilosamente su mano derecha por el interior de su bragueta. Hijo de puta.
- ¡Tséeeee!- grité contrariado.
El individuo, de aspecto bellaco y castigador, hizo una grotesca reverencia, enmascarando su sorpresa, y salió corriendo de la habitación.
Me acerqué a mi tía. Sus manos estaban juntas sobre sus mórbidos pechos, ofreciendo una posición de oración fervorosa. Estaba tumbada, agonizando, con respiración crepitante, librando una batalla perdida contra la dama de negro, contra la muerte, negándose a formar parte del jardín de altos ciprés. Jugueteé con una de las máquinas a las que estaba conectada, apagando y encendiendo sus luminosos botones. El molesto pitido del aparato advirtió que algo no iba bien. Efectivamente, había desconectado a mi tía de la respiración artificial.
Empezó a convulsionar, con movimientos espasmódicos, como poseída por el mismo Satanás. Tía Adelfa nos dejaba, se iba para siempre.
Abrió los ojos para despedirse, y pronunció sus últimas y angustiantes palabras:
- Anastasio, hijo puta, quiero una hamburguesa...- .


Image and video hosting by TinyPic


128 comentarios :

  1. Jajajaja partiéndome el ojaldre. Creo que Don cangrejo tiene el retrato de su tía en su restaurante.

    ResponderEliminar
  2. Le acompaño en el sentimiento Sr. prepuzio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias querida amiga,,,
      Ahora necesito más que nunca, cariño,,,¿ Me entiende, no ?

      Eliminar
  3. Jarnde!.
    Hoiga, ¿ Al final redactó testamento ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Y dejó su herencia al cabrón del sacerdote del pueblo,,,

      Eliminar
  4. Lamento su pérdida Maestro.
    Lo que si estoy seguro es que su querida tía no murió por esguince de cervicales, ajajaa
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, la muy jodida tiene menos cuello que una magdalena del Carrefour,,,

      Eliminar
  5. He derramado algunas lagrimillas en la escena en la que abraza a su madre.
    Bss.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡¡Brutal!!! La de animaladas que me nace decir ahora mismo... me voy a cortar, va.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diga, diga, no se corte. Este es un blog libre,,,

      Eliminar
  7. Genial como siempre.
    Cuanta mala hostia debe de haber acumulado haciendo esta entrada.
    Agur.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que su tía, acojona.
    La sola imagen de verla comiendo hamburguesas, me aterra.

    ResponderEliminar
  9. Aplaudo con las orejas. Todavía meándome de risa.
    Lo de dejar " para mañana lo que ayer había dejado para hoy" me ha matado.

    ResponderEliminar
  10. Si le cortas el pelo, Tía adelfa es Sloth.

    ResponderEliminar
  11. Esperaré el relato del entierro de TITA ADELFA como agua de mayo en campo de nabos.
    muy bueno :-)

    ResponderEliminar
  12. Wow,impresionante! Realmente digno de una mente enferma si señor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,,,El capullismo es una fuente inagotable de gilipolleces,,,

      Eliminar
  13. Tod@s queríamos a Tía Adelfa, no le quepa la menor duda, maestro.

    ResponderEliminar
  14. Me temo que su tita murió de astigmatismo, miopía y uveitis.

    ResponderEliminar
  15. Respuestas
    1. Esa boca, esa boca, pueril aprendiz de cantante,,,

      Eliminar
  16. No sería por casualidad su tía esta?: http://www.youtube.com/watch?v=AOeT-8Ccr8M

    ResponderEliminar
  17. ¡Jesús, María y Pepiño!
    Será cabrón el médico abusando de una indefensa enferma!

    ResponderEliminar
  18. Señorita Selastraga de South Park... ¡Es ella!

    ResponderEliminar
  19. Mi libido se ha despertado al ver la axila de su tía.

    ResponderEliminar
  20. Esa mirada!!!!!!!!!!!!!!!
    Esa mirada!!!!!!!!!!!!!!!
    Esa mirada!!!!!!!!!!!!!!!

    Nada volverá a ser como antes.

    ResponderEliminar
  21. Plas plas plas y cuatro signos de exclamación.
    Que grande!

    ResponderEliminar
  22. Aunque parezca algo raro,
    su familia es muy humana,
    pues que arman una tangana
    sin tener ningún reparo
    mientras estén respirando,
    aunque ya ni estén andando.

    Mas vos, que sois hombre santo
    siempre dispuesto a favores,
    al cielo enviáis con loores
    y con todo vuestro encanto,
    sus almas, tan delicadas,
    que jamás fueron tacadas.

    Como siempre me lo he pasado muy bien con tus surrealitas relatos. Esta semana he dedicado una letrilla satírica a la peineta (a ambas que tenemos, la de la Dolores, y la de Bárcenas o Aznar)) que puede ser que te guste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sátira a la peineta es brillante diestro amigo.
      Un placer que se pase por este absurdo blog.

      Eliminar
  23. Ha llegado la hora de convertir a Tita Adelfa en lo que más ansiaba...


    P.S.: Le agradecería que llamara a la puerta antes de entrar en la habitación de un paciente. Evitemosnos una situación embarazosa para ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atención al comer hamburguesas, amigo Torpe Mán,,,Si las encuentra algo amargas, no descarte que sea Tita Adelfa,,,
      Por cierto! Ahora que analizo su foto, ¿ no será usted el médico que manoseaba a mi tía ?

      Eliminar
    2. ¿Usted cree?

      Entonces... esto de aquí será el estetoscopio... ¿no?

      Eliminar
  24. Joer que grande.
    Ya se lo han dicho, pero debería escribir una novela con sus mejores postios.
    Abrazos hamburguesiles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si esta noche la puedo escribir,,,
      Gracias por pasarse por aquí, amigo Dani, y este blog agradece la aportación desinteresada de la foto, que a buen seguro, será utilizada en una de mis próximas entradas.

      Eliminar
  25. Muy buenoooooooooooo
    Llorando con la risa.
    Kisses.

    ResponderEliminar
  26. Tan surrealista como divertido.
    Un saludo sin lengua.

    ResponderEliminar
  27. Que familia más rara tiene usté...
    En qué esperpéntico dialecto se expresa su tita?¿

    ResponderEliminar
  28. Muy a mi pesar, tengo que denunciar la mojiganga que envuelve este post.
    Es usted un embustero.
    La primera foto, no es su difunta tía.
    Es Narain Karthikeyan, en su adolescencia hippie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le confieso honestamente que he tenido que buscar a Narain Karthikeyan en google,,,
      Mi analfabetismo en general, pero especialmente en lo que a motor se refiere, es desmesurado.

      Eliminar
  29. Me gusta su familia casi tanto como me gusta usted.

    Un besazo o arañazo :))

    ResponderEliminar
  30. Su tita Adelfa allá en dónde esté ahora seguro que abundan los McDonals y no existe el colesterol ni la obesidad, no las indigestiones... Cada uno con el cielo a su medida, como debe ser jeje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Susana, dudo que mi difunta tía esté en el cielo,,,

      Eliminar
  31. Como me he reído, Anastasio!
    Siempre un placer pasarse por aquí.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío al verla en tan absurdo blog,,,

      Eliminar
  32. Me hallo consternado.
    He sentido a adelfa como mi propia Tía.

    ResponderEliminar
  33. jajaja Desde hoy ya tienes un nuevo seguidor. Es un blog buenisimo y con mucho humor.
    Te felicito!

    Por cierto yo también tengo un blog donde escribo sobre mis experiencias sexuales y locuras varias. Si quieres leelo:

    www.malagasensual.blogspot.com

    Si no te importa te voy a poner en mi lista de blogs favoritos. Me gusta poner buen material.

    Saludos y gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a este absurdo blog, amigo Malagueño,,,
      Un halago que ponga está página en la lista de sus blogs.

      Eliminar
  34. Las lágrimas saltan de mis mejillas.
    Que bueno.
    Besillos.

    ResponderEliminar
  35. Me cago en la puta!!!
    Usted y yo somos, SOMOS PRIMOS!!!

    ResponderEliminar
  36. Es usted el fucking boss del surrealismo.

    ResponderEliminar
  37. Jjjjaaaa muy buena manera para empezar un sábado nevado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco otra forma más placentera de terminarlo,,,

      Eliminar
  38. Quiero poner a todos los lectores y lectoras de este blog como testigos de que mi voluntad es que si caigo en un hospital, por favor, que no dejen que me visite el Anastasio.
    Prefiero a uno que me toque las tetas a otro que juegue con los botoncitos del respirador jajajaja.
    Anastasio...¿quedamos y nos comemos una hamburguesa?

    ResponderEliminar
  39. Este post está cojo: queremos YA la historia del entierro de Tita Adelfa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto,,,
      Queda pendiente pues, ese relato,,,
      ¿ Lo escribirá usted ?

      Eliminar
  40. Respuestas
    1. Gracias por pasarse por aquí, amigo Nihilista Misantrópico,,,

      Eliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...