miércoles, 13 de febrero de 2013

MIERDA DE CARNAVAL

En el Carnaval no preocupan las reglas, es un grotesco mundo al revés, se libera el temor impuesto por la exigencia de los códigos y se experimenta una  libertad por el comportamiento luciferano. La máscara traslada a la risa la dificultad de vivir, y ridiculiza la cultura oficial de la dignidad. Se transgrede, y no hay sentimiento de culpa ni remordimiento. Este es el espíritu del jodido Carnaval. Una auténtica gilipollez. La culminación de la capullez humana. Vinculada la vida con el carnaval, el paso siguiente es amarrarnos a la fiesta, y con ella, la sociedad se libera de las normas impuestas, se burla de sus dioses, se mofa de los principios y normas, se niega a sí misma. Es el jolgorio como exceso, como desperdicio ritual. El festejo es el advenimiento de lo insólito. Son días de excepción, con una moral que invierte la del resto de los días. Es el caos satírico y original, la orgía de lo grotesco, la bacanal de lo caricaturesco. Desaparece la noción de orden; todo se ridiculiza, se invierten los términos, se unen los contrarios, se niega la sociedad como conjunto ordenado de normas y se afirma la creatividad y energía como fuerzas liberadoras.
Coloridas carrozas ( en la mayoría de casos, las mismas que se utilizaron en la cabalgata de Reyes ), trajes elaborados, niños bailando siniestramente las rutinas, octogenarios decadentes que se disfrazan de góticos para fornicar gratis, y un frío de tres pares de cojones. Es la alegría desenfrenada, la espontaneidad y la estupidez integral. Hombres dementes que utilizan el carnaval para disfrazarse de Guti, muchachitas que lo utilizan como excusa para disfrazarse de zorras,  gente disfrazada de buzo persiguiendo el jodido coche de Google Maps, individuos que visten a sus perros con trajes de Nenuco, gordas ataviadas con plumaje de ave que lanzan las serpentinas como si de pelotas antidisturbios se trataran. Apasionante. Maravilloso.
Inquietantes y coloridos carros alegóricos que representan todo tipo de personas, animales y criaturas míticas, groserías blasfematorias dirigidas a las políticos y personajes públicos llenan las calles con bailarines en trajes rococós, a bordo de fiesta, y sus intrépidos amantes se enorgullecen de su trabajo con más de un toque de rivalidad entre los participantes.
El  carnevale, la celebración pagana, este año, me ha salido torcida. De haberlo pensado con antelación me hubiera fabricado con una capa Superman en condiciones, un disfraz de jamón para correr dando saltos por una mezquita, o un afrancesado embozo de rudo y velludo policía. Pero me interesé demasiado tarde en el asunto, y sólo pude merodear por las tradicionales tiendas de juguetes, siempre en crisis.
La última vez que participé en un carnaval fue cuando tenía ocho años. Ya con mi atroz alopecia en estado avanzado, me vistieron de sacerdote y me dieron una bolsa de caramelos para niños. Capté la gracia del asunto muchos años después. 
La constante de los disfraces de carnaval es que son indecentes y horteras. No podría ser de otra manera: sólo se llevan unas horas al año, y a la gente no le interesa resultar creíble en su nueva y efímera identidad. Particularmente creo que es una postura básicamente incorrecta, ya que llena el mundo de ropajes mediocres y listos para el olvido. Un buen traje cuesta, pero brinda la oportunidad de volver a reutilizarlo.
Al mirar el catálogo típico de trajes, previamente usurpado - no sin dificultades - de un Toy"R"Us, la ordinariez se respiraba en cada una de sus jodidas páginas: tejidos de última categoría, tallas macroanchas universales, máscaras de goma indecorosas y aterradoras, sombreros grotescos y extravagantes, y un largo etcétera. Por no mencionar las pelucas bermejas y diabólicas, o los accesorios de plástico, especialmente fálicos.
Exprimiendo mi desbordante imaginación, decidí disfrazarme de Pinocho. Ese pueril e inocente muñeco de madera de pino, parido por un carpintero de dudosa orientación sexual. Aquella entrañable marioneta, esculpida por un tal Geppeto y que lograba cobrar vida gracias a la actuación de una decrépita hada. Quería encarnar aquel títere que hoy en día es un icono infantil, rebosante de moralejas y valores.
Incomprensiblemente fui detenido por la policía. 






131 comentarios :

  1. Un atentado a la libertad de expresión.
    Muy acertado su disfraz, hoiga.

    ResponderEliminar
  2. La nariz de Pinocho me resulta extrañamente familiar...¿Alguien me puede ayudar?

    ResponderEliminar
  3. Magnífico, as usual. Pero me descubro ante la frase:"... parido por un carpintero de dudosa orientación sexual."
    ¿Geppeto era zoofílico?

    ResponderEliminar
  4. ¿Quiere que la saque punta a la nariz?

    ResponderEliminar
  5. Estimado Amigo Prepuzio:

    No logro comprender la actitud de la policía... salvo que se tratase de algún sujeto (o sujeta, que su post no lo aclara) disfrazado para la ocasión y dispuesto a aprovecharse de su inocencia.

    Por otro lado señalaré que el disfraz me gusta, pero que, con el frío intenso y las nevadas, no logro que la nariz luzca tan orgullosa. Más bien tiende a bordear un milagroso cambio de sexo, de tan huidiza y esquiva como se muestra ante los embates del gélido vientecillo febrerino... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viagra es la solución,buen amigo,,,

      Eliminar
    2. Mejor irme a lucirlo a algún país del sur y aprovechar que allí el Carnaval goza de mejor clima... Viagra y nieve parece una combinación letal...para mi herramienta... ;)

      Eliminar
  6. Interesante disfraz en época de crisis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Se disfrazó usted, amiga Carol ?

      Eliminar
    2. Carol, y tú conseguiste hechizar? Porque yo sólo pillé una pulmonía!

      Eliminar
    3. Ni se imaginan como desearía verlas ligeritas de ropa,,,

      Eliminar
  7. WHAT THE FUCK!? WHAT THE FUUUUUUUUUCK!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Éstas son las azañas que marcan una vida y que luego se puede contar mil y una vez a los nietos delante de la chimenea.

    ResponderEliminar
  9. Había mentido cuando se disfrazó???¿¿¿

    ResponderEliminar
  10. Si esto lo hubiera publicado la semana pasada, serían 2 los detenidos.
    Un abrazo, Sir Prepuzio

    ResponderEliminar
  11. Ja ha ja ha ja buenísimo¡¡¡

    ResponderEliminar
  12. Respuestas
    1. Pues si qué estaba dudosa la orientación sexual del abuelo...

      Eliminar
  13. Al leer este postio, mi corazón se ha acelerado provocándome una embolia.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  14. No me gustan los ojos que ha pintado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Ains Putrefacto me ha robado la frase, jajaja. Yo, si te viera así disfrazado, te diría lo mismo: "miénteme, Pinocho, miénteme!!!!"
    A mí me gusta el Carnaval, aunque después de leerte, me has provocado un bajón qué pa qué. Me disfrazo casi todos los años y me he vestido ya de muchas cosas diferentes.
    Este año iba de bruja pero ains! No conseguí hechizar a ninguno. O soy torpe o sois lelos.
    El disfraz de mis sueños, el que nunca me pondré, es así de típica brasileña carnavalera, poca ropita, muchas plumas, muchos tacones.... es que aquí hace un frío que pela!
    Te propongo que para el Carnaval que viene nos (des)vistamos juntos, hagamos una comparsa de dos, moviéndose al compás jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida belkis,
      Me niego rotundamente a esperar al próximo carnaval para abandonarnos al fornicio,,,

      Eliminar
  16. Yo me he disfrazado de colegiala traviesa, y ni así ligamos :(
    Besikos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es porque el destino no ha querido que nos cruzáramos.

      Eliminar
    2. Amiga Cris,
      Como puede observar el apuesto Sr. Triky se ofrece desinteresadamente para cumplir sus deseos,,,

      Eliminar
  17. Alguna mujer que se disfrazara de Hitler?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Actualmente las féminas ya van afeitadas de pubis,,,
      O la mayoría,,,

      Eliminar
  18. Sabía que no me defraudaría en Carnaval...

    ResponderEliminar
  19. Yo aplaudo ese disfraz, especialmente al hocico, que me ha llegado al corazón, me identifico, vaya, le aplaudo con la nariz.

    ResponderEliminar
  20. Hostias!
    Acaba usted de vilipendiar a mi ídolo de la infancia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Geppetto era su ídolo de infancia ?, ¿ Es usted afrancesado ?

      Eliminar
  21. Mi más absoluta condena a la actuación policial.
    ( siempre y cuando, y conociéndole como le conozco, usted SOLO se hubiera disfrazado de Pinocho ).
    Agur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien supone, la nariz de Pinocho olfateaba sin parar cualquier posible presa, con escaso éxito,,,

      Eliminar
  22. Sospecho que la policía lo detuvo para realizarle un interrogatorio en busca de mentiras y contradicciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le aseguro Torpe Mán, que con ellos, y sin que sirva de precedente, fui sincero.

      Eliminar
  23. Genial como siempre.
    Que sepa que utilizando el navegador Chrome, no deja entrar en su blog.

    ResponderEliminar
  24. Vistos su atributos, ¿ Vendría usted como streeper a mi despedidad de soltera ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De streeper y marido si hace falta,,,La cosa está muy mala,,,

      Eliminar
  25. Esa nariz me mantiene encandialado@$XWWdv,...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me está asustando Sr. Trok, me está acojonando,,,

      Eliminar
  26. Anonadado me hallo por su brillante disfraz.
    ¿ Cómo se suena los mocos ?
    Salu2.

    ResponderEliminar
  27. Ahora siento el irrefrenable impulso de gritar PINOCHO!

    ResponderEliminar
  28. Coño!! Esa palidez polaca me aterra!!
    Está usted más blanco que Iniesta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora que lo menciona, me doy cuenta que estoy más lechoso que los pollos de Carrefour,,,

      Eliminar
    2. Como diría usted " acertadísimo símil".

      Eliminar
  29. Leches, que bueno !¡
    Esperaré actualizaciones con frecuencia.

    ResponderEliminar
  30. Perdone, nadie se lo ha dixo, pero sabe usté K los Katalogos del Toysrus son gratuitos?¿

    ResponderEliminar
  31. No recordaba a Pinocho con la mirada tan inquietante.

    ResponderEliminar
  32. Yo me disfracé de sobre de Bárcenas. Y cmo han dicho por aquí arriba, un principio de penumonía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Se defendió usted con su nariz antes de ser arrestado?

    ResponderEliminar
  34. Era la Carnestolenda
    una fiesta, que pagana,
    era bastante marrana
    dándose grandes jodienda,
    por celebrar la llegada
    de la nueva temporada
    cual era la Primavera.

    Mas los cristianos llegaron
    y como siempre jodieron,
    las fiestas y prohibieron
    la jodienda y nos pusieron,
    a régimen de pescado
    y de carne, ni un bocado,
    mientras fuese la Cuaresma.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Carlos, siempre un placer contar con sus versados poemas.

      Eliminar
  35. ¿Y usted alardea de tener un pene pequeño?. Si le enseñara el mío...

    ResponderEliminar
  36. Escúpeme Pinocho!!!
    La verdad es que no tiene mucha gracia mi comentario...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bajo mi opinión, ha sido un acertadísimo comentario. Lástima que no sea usted mujer,,,

      Eliminar
  37. José García, jajaja, pues yo me parto con tu comentario. Sólo lamento que no se me haya ocurrido a mí.

    ResponderEliminar
  38. Afortunadamente no ha entrado en detalles con el resfriado posterior a la rúa de Carnaval.
    Se lo agradezco.
    Se lo agradecemos.

    ResponderEliminar
  39. Yo todavía no le veo el parecido.

    ResponderEliminar
  40. Si le llego a encontrar por la calle le corto los cartílagos alares. Y sin anestesia.

    ResponderEliminar
  41. Interesante a la vez que creativo Mein her.

    ResponderEliminar
  42. Que creatividad jejeje!
    Le falló el ir desnudo Tasio.
    Si de cintura para arriba se hubiese forrado en forma de gorrito y de pelvis para abajo de torso vestido como pinocho habría despistado a la policía fácilmente :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tendré en cuenta para el próximo año, amiga Susana,,,

      Eliminar
    2. Gracias por su aporte. Voy a ver la vida desde otra perspectiva ahora

      Eliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...