viernes, 3 de febrero de 2012

NO ME ENCUENTRO MUY BIEN....

Todo empezó con unas placas en la garganta. Había estado probando fármacos experimentales para ganarme unos euros. Normalmente cuando estoy estresado mis defensas suelen bajar y mi punto débil suele ser la garganta, así que para que no me pasara como otras veces, acudí al médico a que me recetara algo para que no fuera la cosa a peor. Mi médico,  que me detesta profundamente, no le dio mayor importancia, me recetó un antibiótico y unos antidepresivos. Una semana más tarde, cuando se suponía que la infección debía remitir, ya no sólo tenía esas placas, sino que se me empezaron a inflamar muchísimo las encías y me salió un bulto inusitado en el escroto. Empecé a  sentir una opresión en el pecho que me ahogaba, llevaba varios días durmiendo mal, notando una extraña presencia en mi habitación, soñando aterradoras pesadillas de unicornios vomitando arcoíris. Tenía un humor de perros, había sentido algún dolor de riñones durante el día con expulsión rectal de una especie de tapón mucoso, y, por si fuera poco, estaba perdiendo el apetito sexual. Me despertaba hablando hebreo, con lagañas del tamaño de cortezas de cerdo. Me atormentaba  el círculo vicioso de no encontrar las gafas bifocales porque no las veía, y al correr las cortinas tenía orgasmos. En los largos paseos que hacía con mi pez, topaba con un brillo blanco, navegando en las lúgubres aguas de un charco en llamas, fragmento luminoso, deslizado en dominios del lodo, sobreviviendo. Bajaba de la nube y caminaba sobre la tempestad. La luz no era tal, parecía papel, creía tomarlo, lo levantaba pero caía a chorros de regreso al agua en forma de nota con extraña inscripción que no revelaba. Me alteraba y escuchaba voces internas que me obligaban a arriesgar mi vida lamiendo el cuchillo lleno de nocilla, a enviar burofaxes de amor a monjas de clausura, a copular con maniquís. Aquellas siniestras voces me forzaban a alzar los brazos al cielo en plena calle gritando Nooooooooo!!!, a correr por una mezquita disfrazado de jamón, a matar a mi jefe con una hacha, a apalear ancianas de pañuelo negro cubriendo las canas de luto eterno. E incluso en ocasiones, el susurro del alma era lo bastante condescendiente como para simplemente decir -“cierra los ojos, hazte el dormido, no las escuches”-. Llegaba a ponerme morado, edematoso, de contener la respiración e incluso el aliento, se me retenían los orines y respiraba después jadeante, mientras para mí pensaba: -“ Es sólo fruto de tu imaginación”-.
Había algo en mí que estaba cambiando. Aquellos fármacos experimentales me estaban causando algún tipo de desconocida mutación genética.
El pasado Domingo mientras robaba dinero de la iglesia para pagar mis deudas caí desmayado.
Desperté de la anestesia lentamente. Mi boca, seca como el esparto, ansiaba desesperadamente algo de agua. El respirador que me mantenía vivo, oprimía mi garganta y me provocaba un repugnante sabor a plástico.
Tumbado en la cama del viejo hospital, cuyas paredes se resquebrajaban bajo mi atenta mirada, había perdido la noción el tiempo. 
Mi consciencia, también había desparecido, debido a las grandes dosis de calmantes y sedantes que me administraban, sin ellos, el dolor genital era tan fuerte que desearía haber muerto aquella tarde.
Llegó un momento en el que entré  en una especie de aureola y a pesar de no poder despertar de ese sueño inducido artificialmente, oía con nitidez los acontecimientos que me rodeaban.
Así fue como se abrí paso a través de mi memoria y conseguí recordar todo lo sucedido y reconstruir un puzzle que había quedado desdibujado en mi mente.
Mi  cuerpo permanecía vendado y cubierto por mantas térmicas, que conseguían a duras penas apartar el frío que había calado en mi cuerpo. Quise ver mis genitales, que desprendían un dolor insoportable. Con hérculeo esfuerzo conseguí sentarme en la cama para bajarme los pantalones. Cuando me contemplé, reprimí un grito ahogado, estrangulado. Era un espectáculo atroz, horrendo e inclemente. De mi velludo pubis había crecido un segundo pene.




91 comentarios :

  1. Sólo tengo ojos para la foto jajajaa

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡¡¡Joder!!!!!!
    Y como podrá orinar ahora Don Prepuzio?¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sentado en la taza, apreciado Txomin, sentado en la taza.

      Eliminar
  3. Jooooooder, Anastasio... #jorror jajajajaja

    ResponderEliminar
  4. Bien abrigadito para el invierno...igual con la primavera la cosa se despeja.
    Buenísimo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. El cuidado de mi vello púbico no es una de mis virtudes,,,,

      Eliminar
  5. Tal vez ahora pueda ganarse la vida con el show " Anastasio prepuzio y el helicóptero", jajajaja¡¡¡ Absolutamente genial.

    ResponderEliminar
  6. Que barbaridad! Si es que lo que no le suceda a usted,,,,

    ResponderEliminar
  7. Qué historia más buena… Jajaja.
    Me encanta el sentido de humor que gastas en tu blog.

    ResponderEliminar
  8. Quítele hierro al asunto Don Anastasio.
    Podría haber sido mucho peor!!
    Imagínese ud. le le hubiera crecido el 2º pene en mitad de la frente. Eso sí sería un problema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. A parte de lo grotesco que resultaría, las bolsas testiculares que cuelgan de él, me impedirían la visión.

      Eliminar
  9. Yo cuando sea mayor quiero ser como tú, eres el mejor, te adoro.

    Genial. genial y GENIAL.

    ResponderEliminar
  10. Y que tipo de fármacos le suministraron Don Prepuzio?¿ Antrax?¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su Majestad,
      Me suministraron un fármaco parecido al Viagra para caballos.

      Eliminar
  11. ¡Qué grima, pordiossss!! ¡¡¡¡¡Peromiraqueresbestia!!!!!

    ResponderEliminar
  12. De donde saca estas fotos tan originales?
    jajaja
    Me hace reír con sus ocurrencias. Con cada post (y fotos) me sorprende más.

    ResponderEliminar
  13. genial la foto y no digo na más pq te han escrito cosas tan guenas q mejor me quedo con los dedos parados

    muak

    ResponderEliminar
  14. Me que quedado O_o De verdad, eh!!!!

    jejejejejejeje, Ay, no he parado de reír. Me encanta. Buenísimo. Tremendo helada¡¡¡ jajajajajajajaja

    ResponderEliminar
  15. Ainsss... sin respiración me quedo de tanto reír!!!

    ResponderEliminar
  16. Me he puesto húmeda de azúcar glasé.

    Besos con azúcar glasé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si supiera como me ha puesto ud. tras leer su comentario....

      Eliminar
  17. ¡Qué lirismo, Don Anastasio! Ya de buena mañana y tirando de metonimias!!!
    La lagrimas caen de mi ojos de tanto reír. Supongo que su apreciada Jacinta estará contenta,,,,

    ResponderEliminar
  18. Eres tronchante, gracias por hacerme siempre reir... (de dónde habrás sacado esa foto...):).
    Por cierto el medicamento era Phollatrón?

    ResponderEliminar
  19. Don Prepuzio, ya está usted preparado para presentarse a las oposiciones de la Policia Anti-Disturbios.

    ResponderEliminar
  20. muy buena entrada... solo que la foto me da un poco de escalofrio... Ay!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Una bendición. Con dos penes, doble placer,y ¿o no?. Pruebe, pruebe.

    ResponderEliminar
  22. Que grande¡¡¡¡ jajjajajajajaja La historias y sus miembros, jajajajaja

    ResponderEliminar
  23. Si antes no follaba con uno ahora tiene doble problema
    Le cobraran el doble?

    ResponderEliminar
  24. Vaya a un reality tipo Gran Hermano 12+1.
    Seguro que se lleva el bote.

    ResponderEliminar
  25. Prewsponto por alufioness.
    HIP...oyess...HIP...

    ResponderEliminar
  26. Va camino de convertirte en el mejor blog (se lo digo al blog, no a la persona).

    ResponderEliminar
  27. me parto el culo leyéndote

    ResponderEliminar
  28. Hola, Anastasio.
    No suelo hacer comentarios en tu blog, pero hoy lo voy a hacer.
    Lo tuyo es cada día mejor, ¡no lo dejes! La entrada de hoy, es magistralmente genial, me encanta.

    ResponderEliminar
  29. Francamente, ... grate!

    Noto que a medida que se le acaba a usted el subsidio laboral va afinando el hocico...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente....
      El próximo mes de Marzo me reincorporo a mi puesto ambulante de venta de globos y confettis.

      Eliminar
  30. Anastasio, quiero decirte que eso no es un motivo de pena, más bien al contrario, de felicitación. Además, alégrese sobre todo por su querida Jacinta, que será a partir de ahora una de las mujeres más envidiadas en el mundo blog. Y de los que digan lo contrario no se crea ninguno, ya querrían ellos despertarse con tal "problema" entre pantalones.

    Un beso, bueno no...mejor dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por sus alentadoras palabras, bellísima Aina.

      Eliminar
  31. jajajajaja cada día me gusta más, olí olá, cada día me gusta más...

    ResponderEliminar
  32. Aaarrrrrrrrrrrrr!
    Como me gustaría tenerlo entre mis brazos....

    ResponderEliminar
  33. Me acabo de despertar y estoy en una especie de trance surrealista, así que seré breve.
    Ahora cuando alguien busque en gúgel la palabra pene, saldrá ud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siga durmiendo la mona The Mariscal, Y mucho líquido.

      Eliminar
  34. Se merece usted que le hagan la ola a base de movimientos peristálticos.

    ResponderEliminar
  35. jajajajaja nunca está de más algo de prosa miserable...
    Fantástico!

    ResponderEliminar
  36. Plas, plas, plas...


    (Esta vez sí sobran las palabas, mendiós!)

    ResponderEliminar
  37. Sigo fascinado y narcotizado con su pene elefantizado,,,

    ResponderEliminar
  38. Jajajaja...irreverente.

    Un beso and saludete.

    ResponderEliminar
  39. ¡¡¡¿¿¿???!!!

    Creo que necesito leello de nuevo,,,,

    ResponderEliminar
  40. ¡Qué rubor siento al contemplar esta escena¡¡¡
    Me pregunto cómo un fármaco puede ser tan cruel??¿¿

    ResponderEliminar
  41. Ostias, es la primera vez que entro aquí y no estaba preparado, he prorumpido en sonoras carcajadas en el silencioso

    ResponderEliminar
  42. jajajaja. Señor mío, me ha dejado usted anonadada y mire que es dificil anonadarme a mi, que ya he visto de todo. Por un momento me ha dado usted mas miedo que el cabestro

    ResponderEliminar
  43. Wow,impresionante! Realmente digno de una mente enferma si señor,pero las mentes sanas son tan poco estimulantes...xD

    ResponderEliminar
  44. Don Anastasio, le veo en forma. Quizás algo más sentimental que de costumbre. Enhorabuena, me gustó mucho tu fálicoopost.

    ResponderEliminar
  45. Acaba de ganar un acosador incorpóreo.

    ResponderEliminar
  46. ¿ A qué pene quieres más? ¿A cuál le das más gusto? ¿Son los dos igualmente largos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los dos qapreciado Anónimo.A los dos. El pene es lo más preciado para todo varón.

      Eliminar
  47. jajajajajajajajajajajajajaja que partida!!!!

    ResponderEliminar
  48. consigue una secretaria bilingüe

    ResponderEliminar
  49. hijo puto a lo grande24 de agosto de 2012, 2:01

    ahora te puedes tirar a dos mujeres a la vez sin preocuparte de esperar o a mas
    buenisimo post

    ResponderEliminar
  50. Joder, este no lo había leído.
    BUENÍSIMO!!!!

    ResponderEliminar
  51. Hostias que bueno,vaya rato que me he pasado, jajajajaja..ains...
    que descojono. Magistral, oigan lo suyo es magistral.

    ResponderEliminar
  52. Tendré que remontarme a postios pasados.
    Este es una auténtica genialidad.

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...