viernes, 10 de febrero de 2012

EL VIAJE EN AVIÓN

Caminando con intermitencia por el aeropuerto,  con gafas de sol, sintiéndome como una estrella, me encontré un euro en el suelo. Me agaché a recogerlo como si no hubiera mañana, y se me escapó una involuntaria flatulencia  sonora que asustó a un perro lazarillo embutido en un jersey de cuadros escoceses. La señora que lo paseaba, vendedora de cupones, dio un sobresalto y soltó instintivamente la correa. El canino corrió despavorido huyendo del metano expulsado y, al mismo tiempo, asustado por el brinco de su ama, cruzando  el security check, y siendo brutalmente abatido por la Guardia Civil.
Gracias a la inutilidad tecnológica de mi vecino que me proporcionaba conexión a internet, saqué un billete de Ryanair. Había decido viajar a Australia a por un abrazo de un koala, un sueño que todavía no había podido cumplir. Me esperaba 24 horas de agradable vuelo dentro de la aeronave. Adoro volar. Hay sólo cuatro momentos de un viaje en avión que me producen terror: antes del despegue, cuando comienza a elevarse, mientras vuela y cuando aterriza. Di un paseo hablando solo por las tiendas de la terminal. Paré en en seco para dramatizar la conversación. Un Mercedes 4x4 último modelo era exhibido como reclamo comercial. Un cartel rezaba " algopasaconmercedes.com". Un escalofrío recorrió mi siniestro cuerpo. -¿ Qué le pasaría a Mercedes?- me pregunté tremendamente alarmado y meditabundo. -" Mercedes!!, ¿Mercedes, dónde estás?-, ¿ Te encuentras bien?- grité compungido creando una multitud curiosa. Nadie contestó. Sólo algunas inescrutables miradas de compasión y desprecio por parte de algunos pasajeros fueron la respuesta. Compré un par de revisitas de zoofilia, unos cacahuetes y un osito de peluche. Quedaban casi dos horas para partir, así que decidí quedarme mirando con curiosidad las pantallas que anunciaban los vuelos, intentando descifrar algún mensaje encriptado. Una voz nasal, particularmente desagradable, alertó por megafonía que había llegado  la hora de embarcar. El avión era un Airbus380. Una atractiva azafata de faz pálida me acompañó a mi butaca. Nº 32 C.  Al lado, en el 32A y 32B, un gordo seboso intentaba  sacar los brazos por las ventanillas mientras devoraba, con la boca abierta y haciendo ruido, un bocadillo de atún. Su rostro estaba estucado por un mar de pliegues, protuberancias dérmicas y lunares. Era un cuerpo siniestro, demacrado, horrible, lleno de granos y verrugas, tullido de desprecios e insultos prepúberes. Me senté al lado del obeso y una vez dejé de hojear el periódico, presté atención a  la azafata, huérfana de prendas por aquello del ahorro de costes, que afirmaba que el chaleco se podía inflar soplando por unos tubitos de todo a cien. Comprobé  debajo de mi asiento si se hallaba el maldito chaleco amarillo, encontrando en su lugar una bolsa de magdalenas caducadas.
Posteriormente, tras unas indicaciones tal lenguaje de sordos para señalar las salidas de emergencia, nos explicó lo de la despresurización. Respiré aliviado. Unas mascarillas de oxígeno me podrían salvar la vida. Tras arreglar la hidráulica del avión con cinta aislante, la torre autorizó de inmediato el despegue, y el piloto procedió a ingresar a la pista; echó vistazo al indicador de temperatura y a la brújula; ambos estaban bien. Un repaso rápido al altímetro confirmaba que estaba configurado acorde a la elevación del terreno. Incrementó la potencia muy suavemente e inició la carrera de despegue concentrándose en mantener la rueda de nariz en la línea de centro de pista.
El viento estaba en calma, menos de cinco nudos, y casi de frente. La carrera de despegue fue normal, sin quejas del motor. El despegue para mi fue tremendo, sentir que me arrancaban de la tierra, notando como mi compañero de pasaje, con el chaleco enfundado, se agarraba de mi escroto asustado. Tras veinte interminables minutos, el avión tomó velocidad de crucero. La media docena de diazepán empezaron a hacer sus efectos. Me quedé profundamente dormido. Dormité 6 o 7 horas ininterrumpidas. 
La luz del cinturón se encendió y el piloto comenzó a parlotear. Me desperté confundido, con la visión borrosa para escuchar, pero no entendí gran cosa del mensaje ya que era en arameo. De todos modos, las caras de espanto del pasaje y el nerviosismo de la tripulación transmitían que algo no iba nada bien; lo primero que pensé fue que íbamos a perecer todos. Los rostros se crisparon llenos de pavor, los cuerpos atenazados se clavaron en los asientos, y yo, desconcertado, buscaba algún tipo de indicio. Me encontraba en medio de una tragedia griega y algún espabilado me había birlado el libreto; no sabía si me tocaba ser héroe, villano o simplemente uno más del coro. Incluso en tales circunstancias era incapaz de empatizar con mis compañeros de viaje al más allá. El gordo se levantó asustado, gritando, buscando desesperadamente un paracaídas. Pude oler el sudor de sus axilas, la grasa de sus cabellos, el hedor a pescado de su sexo.
La chica morena de la fila de delante movía nerviosa su cabeza de un sitio a otro, parecía buscar a alguien. De repente, me miró. Era preciosa, pulcra, hermosa, como flor temprana; rosa fresca y perfumada. La chica atezada se cambió al asiento vacío que estaba delante del mío. Tendría unos treinta años,  sus dientes brillaban como perlas, y era la búlgara más guapa que había visto en mi vida. Supe que ella era especial. Empezó a parlotear en búlgaro y yo, estupefacto, me limitaba a balbucear en mi perfecto inglés: -"Ai dong anderstang-". Ella tenía miedo, y ante eso, lo único que yo podía hacer era admirar sus ojos brillantes que se llenaban de lágrimas. De repente, empezó a lamer lascivamente un helado imaginario, moviendo la lengua en perfectos círculos. Le di el paquete de cacahuetes, pues pensaba que tenía hambre. Visiblemente contrariada, empezó a acariciarse su hermoso cuello, hasta llegar a sus pechos, a los que comenzó a acariciar suavemente. Saqué de mi bolsillo, un paquete de clinnex, entendiendo que sudaba por el nerviosismo  de la situación. Cabreada, me lanzó el paquete de pañuelos al tiempo que movía su pelvis mediante la articulación lumbo-sacra. Debía ser epliléptica. Le entregué el último diazepán que me quedaba en el bolsillo. Renegó, negando con la cabeza, con voz de Joaquín Sabina fumando Ducados. Abrió sus piernas y se despojó del diminuto tanga, mostrándome su sexo. Entonces lo entendí. No quería resignarse a morir sola. Quería copular conmigo.
Fornicamos como bellacos, poseídos salvajemente, como animales en celo, entre los chillidos del resto de pasajeros. Al acabar, nos quedamos mirando al techo, cubriendo nuestros presentimientos de silencio. Ella lo sabía y yo lo sabía: la muerte se aproximaba. Nos dormimos cogidos de la mano.
Dos horas más tarde, ya en Sydney, fuimos despertados por la brigada de limpieza del avión.
Estábamos vivos. Todo había sido un simulacro.




98 comentarios :

  1. ¡Plas! ¡Plas! ¡Plas!

    ¡La imaginación al poder!

    Muy bueno, MAESTRO.

    ResponderEliminar
  2. Lo del Mercedes me ha mataoooooo¡¡¡¡¡¡
    Jajajajajaja

    ResponderEliminar
  3. Adúltero!!!!!
    Qué le explicará ahora ud. a su amada Jacinta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la verdad que no lo sé....estoy confuso, pero es que se ven mis cuernos desde Google earth.

      Eliminar
  4. Del todo magnífico, sí señor.
    Pero me asalta una duda. ¿ El gordo se tiró en paracaídas?

    ResponderEliminar
  5. Desde hace unas semanas que te descubrí, vuelvo casi a diario para más.....
    Estupendo!!!

    ResponderEliminar
  6. Soberbio Don Prepuzio. No puedo parar de reír.

    ResponderEliminar
  7. Es la primera vez k entro en tu blog.Y me gustaria felicitarte pues de todos los blog k he visto este es el mejor.Es wenisimo si hubiese un premio de blogger yo se lo daria.Me he reido mucho.Eres por asi llamarlo sencillamente EL PUTO AMO

    ResponderEliminar
  8. Pero Mercedes, la frutera de su barrio está bien?¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gorda, sebosa y mantecosa, pero en perfectos estado, apreciada edurne.

      Eliminar
  9. Y descubrió algún menjsaje encriptado en el tablón de los vuelos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Algo confuso, pero parece ser que los pelirojos quieren dominar el mundo.

      Eliminar
  10. hola sabes tu bolg esta muy divertido me gusta lo qu haces kon las palabras y luego ubicas una imgaen

    ResponderEliminar
  11. Como siempre, un post fascinante.
    Llorando con la risa.

    ResponderEliminar
  12. Macho, te superas día a día¡¡¡¡ jajajajaja Genial.
    me temo que la búlgara en cuestión no puede comer zanahorias,,,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi zanahorias ni manzanas. Pero búsquele la parte positiva,,,a nivel sexual claro.

      Eliminar
  13. Es la primera vez que me paso por aquí...y no va a ser la última. Me encanta tu blog, hacía mucho tiempo que no me reía tantisimo al leer un blog ;)!!!
    Mis más sinceras felicitaciones, sigo las huellas de tal Anastasio Prepuzio ;)!!! Un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  14. Increible!!!
    Las risas no me permiten dejar mas comentarios

    ResponderEliminar
  15. Jajajaja, con cada uno de sus post, consigue arrancarme carcajadas.
    Le ♥ Anastasio

    ResponderEliminar
  16. JAJAJA
    Es evidente el tipo de mentalidad que se mueve por estos lares.
    Mira que sois pervertid@s.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pervertidos, lascivos, depravados, corrompidos, viciosos, degenerados,,,la gran hermandad de los licenciosos.

      Eliminar
  17. Menudo crack!
    No sé de donde saca las ideas, pero son siempre geniales.
    Excelente post.

    ResponderEliminar
  18. Mientras leía no podía creer que fuera usted tan afortunado. Conociéndole, pensé incluso que se trataba de una mujer que no quería morir sin haber practicado la zoofilia. Luego he visto la foto y con ella, la luz. Tiene usted una manera muy particular de definir la belleza. Me pregunto qué le parecerá la sonrisa de una mujer que conserve todos los dientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mujer fea por donde mea, como decía mi difunto abuelo. Ese es mi principio bellísima Aina.

      Eliminar
  19. sin palabras me quedo....Buenísimo!

    ResponderEliminar
  20. jejejejejejeje, Joder, no he parado de reír. Me encanta. Buenísimo.

    ResponderEliminar
  21. Se ha vuelto a ver con la búlgar sonrisa profiden?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. Lamentablemente perdí el contacto tras su visita con el dentista.

      Eliminar
  22. Pero Don Prepuzio,
    Que yo, aún no he comidoooooooo...¡¡puaaaaag!!:-)

    Para la próxima,
    pon un cartel en la puerta avisando ¿OK? jajajaja.

    Besines

    ResponderEliminar
  23. ¡ainssss! sin comentarios jajaja...¡que foto...!

    ResponderEliminar
  24. jajajajaja!! Menudo post, me encanta su humor. Diga que sí,no me sea melindroso con la elección de las mujeres, y así nunca te faltarán sopas que comer :)

    ResponderEliminar
  25. JAJAJAJAJAJ....viva la madre que le parió!!!!.

    ResponderEliminar
  26. ¿Morir follando? Muy buena idea. Una pregunta ¿en el avión solo había azafatas ligeras de ropa, o también azafatos, y usted no se había fijado?Cuente, cuente, por favor, para poder coger el mismo avión. Gracias.Anónima de interior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora me hace dudar,,,,juraría que también habían azafatos provistos de hercúleos penes.

      Eliminar
  27. Brillante entrada Don prepuzio.
    No pude parar de reír!
    Muaksss

    ResponderEliminar
  28. Es usté un auténtico capullo!!!!
    La azafata está como un quesito y usté acaba con la búlgara pelapilas!!!

    ResponderEliminar
  29. Su imaginación no tiene límites¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  30. Joder hay que tener estómago para tirarse a una mujer como esta, aunque esté al borde de la muerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, y desde el cariño, no creo que ud. pueda aspirar a fornicar con una hembra más bella,,,

      Eliminar
  31. Hello!

    Nice site, keep up the good work .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo ni puta idea de lo que ud. me ha dicho.
      zank iu

      Eliminar
  32. Jajaja. Buenérrimo.
    Es usted grande.

    ResponderEliminar
  33. Su mundo engancha, supongo que sabe de sobra que algunos ansiamos mas textos con apariciones estelares de Anastasio Prepuzio, pero que no parezca que le metemos prisa se entiende que cuando sale sale.

    ResponderEliminar
  34. Bravo,qué derroche de talento. Se merece que le invite a cenar al Bulli.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor dejamos la cena para otra ocasión y nos vamos directamente a su casa,,,¿ Qué le parece?

      Eliminar
  35. Si llevase sombrero me lo quitaría.
    Es usted un artesano de lo ordinario.

    ResponderEliminar
  36. Cada vez se toma más en serio su condición de POETA.
    Lo del Mercedes, soberbio.

    ResponderEliminar
  37. Es usted un genio, a conseguido tenernos a todos pendientes con cuatro palabras.

    ResponderEliminar
  38. jajajajajaja, buenísimo.
    Por cierto, consiguió saber el nombre de la moza búlgara?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. Sólo recuerdo que me contagió la mononucleosis y unas ladillas del tamaño de centollos.

      Eliminar
  39. Sinceramente, leer esto con mi jefe enfrente ha sido un ejercicio de contención y mesura digno de admiración.
    Finalmente él, no ha podido reprimir las carcajadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vigile el buzón estos días. tal vez un burofax de despido esté al caer,,,

      Eliminar
  40. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  41. Tiene que dejar las drogas, querido amigo... ¿o se cayó de pequeño y se golpeó con la tapa del inodoro?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre tiró el feto y decidió educar a la placenta,,,

      Eliminar
  42. Nunca dejas de sorprendernos. Puto crack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puto demente, es tal vez el vocablo que más se ajusta, apreciada Valeria.

      Eliminar
  43. JAJAJAJAJAJA
    Me ha encantado
    Me pasaré por aquí más a menudo

    A. P.

    ResponderEliminar
  44. Señor Prepuzio, me parto con sus aventuras. El viaje de vuelta fue Ok?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Algo pesado,,, Volví en patinete acuático.

      Eliminar
  45. Genial, jajajaja... me he reído un montón.. :-)

    ResponderEliminar
  46. JAJAJAJAJAJAJAJAJ
    Qué suerte siempre tiene ud!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte, es la palabra que usa Dios cuando quiere permanecer anónimo.

      Eliminar
  47. Buenísimo, eres genial, lástima el contenido no lo puedo pasar en clase, pero me parto...
    Volveré a visitar tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Apreciada Manoli.
      Sí. No creo que sea material pedagógico para sus alumnos,,,

      Eliminar
  48. Respuestas
    1. Maravilloso es contar con su presencia Su Majestad.
      Salud y República.

      Eliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...