miércoles, 13 de noviembre de 2013

SEXO ANAL

El sexo anal es una práctica sexual que consiste en la introducción, percusión o inyección del pene en la séptica hendidura rectal de la pareja, sea ésta hembra, varón o animal.
Los prejuicios imperan alrededor del coito rectal. En general, las féminas suponen que es una macabra práctica, incómoda, dolorosa e incluso torturadora, los varones lo relacionan injustamente con la falta de reciedumbre o con una sáfica praxis patrimonio de los gays, no pudiendo documentar hasta la fecha el veredicto de los animales sobre dicha disciplina sodomita.
Los rancios y retrógrados cancerberos de la moralidad se han encargado de convertirlo en tabú, en luciferino e impúdico pecado, de obligado reconocimiento en confesión, estigmatizando a quienes los practican, como ya hicieron antaño con el onanismo, el sexo bucal o la homosexualidad.
Quizá la propia historia ha contribuido a dicho hostigamiento.
Ya en el Mesozoico, los primates estimulaban el colon de sus parejas con sus dedos, dildos o con dilatadores. Sus sucesores, los macacos babuinos, de bermejas nalgas por razones obvias, experimentaron por primera vez con el coito anal, hábito que despertó la vesania de los dinosaurios,  que iniciaron encarnizada cruzada contra tan dadivosos cuadrúmanos.  
En la antigua Grecia, la supremacía masculina se dilataba también a la sexual, tomando el hombre a la mujer por detrás, en señal de jerarquía y sometimiento, y poder así tocar la corneta, emulando a Virgilio, teniendo que adoptar ella posición sumisa, algo rechazado por muchas. De ahí el término ‘griego’ para adjetivar esta práctica.
Narran también en las sagradas escrituras que en los tiempos del santo patriarca Abrahán, el cabrón de Yahvé pulverizó la ciudad de Sodoma mediante un tifón de fuego para castigar a sus proscritos coterráneos, fervorosos catecúmenos de la penetración  rectal.
Por todos es sabido que el ano es la parte del cuerpo menos seductora. El recto es un rico ecosistema de insalubres bacilos, gérmenes excrementicios y viperinas bacterias.
Por dicha gruta son desterradas las morrallas fecales, pétreas o acuosas, hediondos detritos intestinales, y por consiguiente, no es un orificio que a primera vista parezca excitante.
No obstante, rigurosos estudios científicos evidencian que el agujero oscuro, con sus politerminaciones nerviosas, es una de las zonas erógenas más placenteras de nuestro cuerpo.
Es evidente, por lo tanto, que el sexo anal no sólo no encubre coacciones de una orientación sexual encubierta, ni deseos subrepticios, sino que, como cualquier otra expresión de la sexualidad,  desata lujuriosas fantasías y sensaciones maravillosas de entrega, sumisión o dominación, por no mencionar la nervuda incertidumbre por conocer al souvenir fecal con la que siempre nos obsequia esta disciplina copulativa.
Y este aspecto, el higiénico, es el que reprime todavía a la mayoría de varones en ensayar con la penetración rectal.
Al objeto de espolear a todo hombre anhelante del coito intestinal, pero recatado por cuestiones higiénicas, les propongo una ingeniosa alternativa, sana, asequible, profiláctica y tremendamente gratificante: el sexo anal con un colchón.

1.- Adquiera un colchón, jergón o colchoneta en un establecimiento de mobiliario doméstico. Para dotar a la experiencia de mayor realismo, esboce en su anverso un rostro: entrecejos, pupilas, hocico, labios, pústulas, cicatrices o piercings. El abanico de posibilidades en este punto es innumerable.
Auxiliado por una navaja, proceda a realizar una abertura en el reverso. Este orificio debe tener la misma profundidad y diámetro que la longitud y el grosor de su pene. Un pie de rey no digital le puede ser de gran ayuda.

2.- Introduzca una bolsa de plástico en el orificio. Si es posible de coloración negruzca. Evite los zurrones de rejilla de patatas o cítricos, pueden ser irritantes en la penetración.  Si es perito en la pintura, puede dibujar vello o hemorroides alrededor de la abertura, para otorgar autenticidad al fraudulento ano.

3.- Lubrique con generosidad la bolsita con aceites industriales, vaselina o electrolíticos. Evite pomadas ricas en mentol. Puede llenar la bolsa con semillas de melón o pepitas de mazorca de maíz.

4.- Penetre al colchón como si de un ano se tratara. Puede hacerlo con un cigarrillo detrás de la oreja. Experimente. Sodomice a la acolchada de látex. Déjese llevar por sus instintos más primitivos. Cabalgue. Ensaye. Goce. 









77 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Bienvenido es a tan absurdo blog, Sr. Afilador,,,
      Un placer, de verdad,,,

      Eliminar
  2. Además de placentero y morboso es un gran anticonceptivo el sexo anal .
    Muy interesante su propuesta.
    Dónde coño está el anverso y el reverso de un colchón?¿

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. ¿ Se ríe por haber puesto en práctica tan ducho método ó por tan estúpido post ?

      Eliminar
  4. Gracias por compartir.
    En serio, muchas gracias.
    Voy a Galerías del Tresillo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aproveche la liquidación,,,
      Compre un centenar de colchones,,,

      Eliminar
    2. jejeje con uno tengo suficiente!¡

      Eliminar
  5. Lo de ponerse el cigarrillo tras la oreja practicando la sodomía, no tiene parandón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Lo ha probado ?
      Hágalo y escupa sin piedad al colchón, verá que experiencia más fascinante,,,

      Eliminar
  6. ¡Caguentó!
    Puedo dar fe que un ilustre camarada de fechorías universitarias fue obsequiado por su pareja por aquel entonces con una lenteja practicando la zambomba anal.
    Desde entonces no me he recuperado del síncope.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante anécdota, mi buen amigo Agus,,,
      ¿ Guiso de rey ó al laurel ?

      Eliminar
    2. No le sabría decir. Nauseabunda estampa, seguro.

      Eliminar
  7. Interesante apuntes históricos sobre esta práctica,especialmente la referencia de la Grecia clásica.
    Estremecedor el testimonio de Agus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es necesario apuntes históricos para comprender la realidad,,,

      Eliminar
  8. ¡Válgame Cristo! Convencido, maestro.
    Lo pido estas Navidades!

    ResponderEliminar
  9. El punto 4, como que escrito, tiene un efecto hipnótico,
    Sí, si.

    ResponderEliminar
  10. jajajajajajajajajajajaja Usted y sus inventos.

    ResponderEliminar
  11. Cuando hayas agujereado tanto el colchón que parezca un queso de gruyère, señal inequívoca de que habrás practicado mucho con algo parecido al sexo rectal, entonces me avisas jajajaja.
    Muy bueno, tienes un talento genial!

    ResponderEliminar
  12. Estimado Amigo Prepuzio:

    "Los rancios y retrógrados cancerberos de la moralidad se han encargado de convertirlo en tabú..." . Profunda, oscura, estrecha y pestilente verdad...

    Una duda: ¿los gráficos son de su próximo "Sodomía Ilustrada para Niños" o del ya clásico "Porculizar for Dummies"?

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. " Porculizar for Dummies", en su 8ª edición, mi buen amigo Chuan Che Tzú,,,

      Eliminar
  13. Lo acaban de decir por la radio:
    " LoMonaco ha agotado sus existencias de colchones".
    Exija su cánon...

    ResponderEliminar
  14. Vaya con cuidado no sea que la Santa sede se apropie de su método...

    ResponderEliminar
  15. Esperamos que su próximo post esté dedicado a "las pinturas rupestres" de su colchón.
    No sé si me entiende....

    ResponderEliminar
  16. Yo a la moza de la foto le practico sin pudor el sexo anal.

    ResponderEliminar
  17. Es usté un puto crá.
    Mi más sincero aplauso.

    ResponderEliminar
  18. Maestro, auxilio!!!
    No encuentro colchón para tanta carne!!!

    ResponderEliminar
  19. De nunca ha sido un secreto
    que se queda descansado
    quien por el culo ha tomado,
    pues es un punto concreto
    que es fácil de estimular
    para poder copular.

    Los griegos lo practicaban
    y sus efebos tenían
    y hasta sus dioses reñían
    porque el amor suspiraban
    del mismo joven, que extinto,
    Apolo trocó en jacinto*

    El placer es innegable,
    pues el placer de cagar
    nadie lo puede amagar
    y en un placer impagable
    y el que te la metan dentro
    es cual cagar hacia dentro.
    *El jacinto según la mitología griega nació de la sangre del joven cuyo amor deseaban Apolo y Eolo, dios del viento, que celoso cuando estaban jugando lanzando el disco, sopló y lo desvió dando en la cabeza del joven, que murió.

    He estado una temporada fuera y por eso no he venido antes. Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me consta que estuvo unos días por problemas familiares, amigo Carlos,,,
      Muchas gracias por pasarse por aquí,,,

      Eliminar
  20. Entre su relato y el poema de Carlos, ando ahora un poco confusa...
    Kisses.♥

    ResponderEliminar
  21. Genial. GENIAL.
    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
  22. Sublime.
    Necesito su consejo.
    En casa tengo dos colchones, un colchón de agua resultado de una maratón visual de series americanas de los 80, y otro hinchable que compré hipnotizado por los movimientos pélvicos de una gimnasta en un anuncio de teletienda.
    ¿Cuál me recomienda para su experimento?

    www.felizyrelajado.com (muy apropiado)

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...