miércoles, 16 de enero de 2013

MAÑANA DE CÓLERA


Miércoles, 6 de la mañana. Hace un frío de tres pares de cojones. Encogimiento escrotal. Incontinencia mucolítica. Pezones erectos, alegría desbordada. Retumba de nuevo el jodido despertador excesivamente pronto, recordándome que debo ir a trabajar. Gracias, cabrón, muchas gracias. Otro día  condenado a la esclavitud del cabrón de mi jefe. Después de emular el grito de tarzán con un bostezo monstruoso, zanganeo bajo las sábanas que algún día habían sido blancas, aprovechando hábilmente las últimas prorratas de sueño. Cuando llegue a 3 me levanto de la puta cama, lo juro: 1... 2.. 2⅞... 2⅝... 2⅔... 2¼... 2½... 2¾... 2÷√1245x⅜≤∆x∞/1²,,,.
Finalmente, no sin hercúleo esfuerzo, me levanto comprobando que colonizan mis ojos lagañas del tamaño de cortezas de cerdo. Deambulo medio dormido hasta el baño. Golpeo torpemente mi macrocéfalo contra las litografías que decoran siniestramente el pasadizo. Parezco un hediondo zombie de The Walking Dead. Meada interminable. Me ducho con el agua en estado de ebullición. Me aseo los pocos dientes que me quedan, a cámara lenta, preguntándome perplejo quién cojones se dedica a poner las rayas azules en la puta pasta dentífrica.  Me miro al espejo con cara de pocos amigos, asustándome por lo que veo. Posteriormente desayuno leyendo la etiqueta en portugués de la caja de cereales, me visto apresuradamente y salgo de casa a toda prisa.
Entro en el coche, dispuesto a penetrar en el bullicio de la jungla urbana. Puta madre, el atasco es monumental. Asfixiado por el sucio vaho de los tubos de escape, por el polvo de las obras colindantes y el enojoso ruido de las bocinas, enciendo la radio para sobrellevar el tedio y la desesperación de ese momento. Observo como el decrépito conductor de mi izquierda, seboso y alopécico, se hurga la nariz con regocijo. Su grotesco rostro se deforma de placer cuando consigue hallar alguna de las inmundicias afincadas en su mugrienta cavidad nasal. Tras examinarlas con deleite, las usa como tentempié. El parecido con mi jefe es asombroso. Me dan ganas de escupirle, de apedrear aquella cabeza despoblada, de meterle un huevo Kinder por el culo. 
El tráfico es denso y los vehículos, en fila, circulan lentamente. Cierro los ojos, y le veo, a mi jefe, riéndose de mi. Me fumo el octavo cigarrillo del día, tratando de sosegarme. Apenas hace una hora que me levanté. A este ritmo, por la noche enfermo de neumonía. Otro semáforo. Noveno cigarrillo. Durante unos interminables minutos soy espectador impaciente del cambio de secuencia lumínica del semáforo, sin avanzar un metro.
Ahora, los coches empiezan a circular con mayor fluidez. Miro el reloj. Llego cinco minutos tarde, justo el día en el que vienen los japoneses a firmar el proyecto en el que tanto había trabajado. Aparco delante del trabajo como quien entra en boxes. Entro en la oficina a toda prisa, asmático, haciéndome el distraído para no saludar al personal de recepción.
Ya en mi despacho, dejo mis cosas sobre la mesa y enciendo con desgana el ordenador. Con la intención de iniciar la jornada laboral echando un vistazo al  correo electrónico, recibo la llamada del  jefe, quien, atosigado y de mal humor, me comunica con cierta hostilidad que hay que repetir el jodido informe trimestral de ventas. Con aquella soberbia que le caracteriza,  demostrando una vez más quien tiene la autoridad, asegura que se trata de un asunto urgente, exigiéndome que posponga el resto de asuntos pendientes para tenerlo concluido cuanto antes. Una ruin forma de mantenerme ocupado mientras él firma el acuerdo mercantil con los nipones. ¡Bastardo hijo de puta!.

Nada más colgar el teléfono me invade una intensa sensación de ira. Y mientras percibo como ésta es cada vez mayor, pienso en pegarle hostias de dos en dos hasta que salga impar. Deseo apalearlo como a un perro rabioso. Quiero matarlo. Pero me falta testiculina. No puedo arriesgarme a una condena de cárcel. Mi culo, suave y terso, sería un blanco perfecto para holgazanes famélicos de sexo. Presentarle el puto informe de ventas en números romanos puede aliviarme sí, a corto plazo, pero después debería, por enésima vez, redactar el dossier de nuevo. Suscribir a mi jefe a alguna revista de paranoias psicóticas, puede cabrearlo, pero precisa de desembolso. 
No puedo más. Necesito putearle. De forma inmediata. Voy al aseo. Me estoy cagando. Me quedo abstraído mirando el rollo de papel higiénico. Mi ojos humedecen, noto como mi corazón galopa desbocado. Tengo la solución. ¡ Te vas a enterar cabrón!.






135 comentarios :

  1. Voy a desvirgar el post!
    Acaba de retratar con todo lujo de detalles un día de mi vida.
    Voy al aseo, luego le comento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y,,,¿ Qué tal la experiencia, amigo Mario ?

      Eliminar
    2. Y lo releo y vuelvo a desojonarme.

      Eliminar
  2. jajajaj que bueno, como siempre. Cuanto ingenio hay en esa cabeza.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ingenio, lo ignoro. Gilipolleces, a raudales amiga Anna.

      Eliminar
  3. Me va a tener que pagar daños y perjuicios, casi me muero de risa.
    De un gilipollismo, digno de elogio, hoiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es eso lo que exactamente pretendía con tan absurda entrada, diestro amigo,,,

      Eliminar
  4. dios no se si me a piyao en bajas defensas pero se me ha caido hasta la baba de la risa, jajajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco otras formas para hacerle caer la baba,,,

      Eliminar
  5. jejejeje...que cabrón ¡¡¡ jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Mi jefe ?. Sin duda.
      ¿ Yo ?. No. Solo soy un gilipollas.

      Eliminar
  6. Si te digo que me he reido con tu historia me quedo corto.
    Cojonudo.

    ResponderEliminar
  7. Etzelente!
    Pero me hubiera gustado un final con asesinato al jefe ;)

    ResponderEliminar
  8. Respuestas
    1. Gracias por su comentario, amigo Juanjo.
      Ambos sabemos que no es cierto,,,

      Eliminar
  9. Llevaba tiempo sospechando que este repugnante blog le servía para mantener ágiles sus habilidades y servirle de entrenamiento para su actividad profesional.
    Ahora sé que estaba en lo cierto, y me atrevo a afirmar que es usted cuidador del zoo.

    ¿Así que se concretó la venta del gorila a los japonese?
    ¿A quien va usted a educar sexualmente a partir de ahora?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Maldición! Me ha descubierto usted, amigo Torpe Mán!

      Ahora,,,,Bien,,,Ahora me dedicaré a educar sexualmente a la alimaña que me cuelga del pubis,,,

      Eliminar
    2. ¿Ah, usted tambien tiene una ladilla amaestrada?

      Eliminar
  10. Genial, como a crecido tu blog

    saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarse de nuevo por aquí, camarada.

      Eliminar
  11. ¡Ay! Vuelvo a tu blog sólo para recordar lo bueno que es. Se te extrañaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabe usted cómo le echaba de menos a usted y a su púrpura pelo,,,

      Eliminar
  12. Gran narración de los hechos y mejor final.
    Un abrazo capullesco.

    ResponderEliminar
  13. Respuestas
    1. Y yo,,,Mucho,,,Demasiado,,,
      ¿ Nos acostamos juntos ?

      Eliminar
  14. Joder que gran idea.
    Me voy al Mercadona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómpreme un pack de yogures y un enema rectal.
      Los acabé ayer,,,

      Eliminar
  15. El parecido con una mierda es asombroso...Pero cuanto tiempo ha tardado en llegar a esa conclusión?
    Un abrazo Mein Her.

    ResponderEliminar
  16. PLAS PLAS PLAS.
    Buenísimo.
    Pál Hormiguero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay cosa en el mundo que me pueda hacer más feliz,,,

      Eliminar
  17. Que poca vergüenza, seño Prepuzio, que poca vergüenza...JAJAJAJA
    Muy bueno!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Como me he reído.
    Muy, MUY BUENO.

    ResponderEliminar
  19. Respuestas
    1. Disculpe mi ignorancia, pero no tengo ni puta idea de lo que ha comentado.
      En cualquier caso, agradezco la aportación.

      Eliminar
  20. Debéis de tener cuidado
    pues no es buena la venganza,
    mas si se trata de chanza
    nunca dejéis descuidado
    dejar claro y entendido
    que no habéis intervenido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Carlos, siempre tiene usted versos para cada situación.
      Un placer que se pase por aquí.

      Eliminar
  21. Enorme!¡
    Pero si me permite la sugerencia, debía de haberse puesto guantes de látex por aquello de las huellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los llevaba puestos. Son transparentes. Fíjese bien,,,

      Eliminar
  22. Estimado Amigo Prepuzio:

    En primer lugar quiero agradecer su pequeño homenaje a la callada labor en pro de la cultura y el plurilingüísmo de las cajas de cereales y galletas (y el champú, no debemos olvidar al champú).

    Y por otro quiero dar un fuerte aplauso -plas, plas, plas- a la genial propuesta de manualidad. En la escuela infantil va a ser todo un éxito. Y -también- me parece que ciertos jefecillos van a hacer interesantes hallazgos... :)

    ResponderEliminar
  23. Debería ser temario obligatorio en Plástica.

    ResponderEliminar
  24. Respuestas
    1. Puedo hacerla llorar de placer,,,Si quiere, claro,,,

      Eliminar
  25. jajajaja la madre que lo parió..
    Buenísimo.
    Por cierto llevo toda la mañana intentando dejar un mensaje en este post y no he podido hasta ahora.
    Le está saboteando el blog?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extrañaría Don Juanjo,,,Tras los antecedentes, no me extrañaría,,,

      Eliminar
  26. Rozando ya la genialidad. Increible!
    Cuando deje de ser hetero llámame :)

    ResponderEliminar
  27. Joder, que alegría ver estas dosis de bilis absurda y capullesca otra vez.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Yo hubiera matado al conductor que se hurgaba la nariz.

    ResponderEliminar
  29. Ahora entiendo sus habilidades con la plastelina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que no entré en detalles con las figuras que puedo moldear cuando voy al aseo,,,
      Lo cuento en otra ocasión.

      Eliminar
  30. Estoy decepcionado con usted.
    Lleva anillo de casado :((((

    ResponderEliminar
  31. Me ha dejado sin argumentos. Joer, es buenísimo

    ResponderEliminar
  32. ¿Alguna vez llegará a saber que eso no es un ñordo de verdad? Al tiempo...
    Un saludo amigo Tasio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cabrón de mi jefe nunca lo llegó a saber,,,,
      Otro abrazo para usted, camarada.

      Eliminar
  33. Una broma metáfora para jefes y jefas. Porque no sólo a los subordinados les van a caer marrones jejeje!

    ResponderEliminar
  34. Muy bueno.Una genialidad esta pâgina.

    ResponderEliminar
  35. Si es que lo que no se le ocurra a usted ;)

    ResponderEliminar
  36. Mis días suelen empezar también así, con una salvedad: suelo fijarme más en los conductores a los que me tiraria que en los que se hurgan la nariz.
    Pero su relato no es real, es ficción; porque...¿acaso alguien ve obras en marcha por las calles y carreteras, eh? jejeje
    Me voy al baño a ver si pillo un rollo de papel higiénico vacío

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces seguro que te has fijado en mí. ;)

      Eliminar
    2. Ricardo, entonces tú eras aquel que....oh, sí! dame tu tlf. y si no, ya te lo pediré cuando volvamos a coincidir delante de un semáforo

      Eliminar
    3. El que se hurguen las fosas nasales no está peleado con los deseos carnales.
      De hecho es fascinante fornicar con alguien adicto a hurgar en su nariz,,,

      Eliminar
  37. Aplaudo ruidosamente esta gilipollez.

    ResponderEliminar
  38. Joder Sir Prepuzio, lo ha bordado.
    El Lunes lo pongo en práctica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperamos ansiosos sus comentarios al respecto, amigo Ricardo.

      Eliminar
  39. Ja Ja ja
    Cada día que pasa es usted más gilipollas!!!!

    ResponderEliminar
  40. Respuestas
    1. Proponga día y hora,,,
      Debemos arreglar nuestras diferencias con un duelo de florete.

      Eliminar
  41. Buenas carcajadas me ha arrancado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  42. Que animal es usted.
    Gracias por la sonrisas.

    ResponderEliminar
  43. Que jrande maestro.
    He de admitir que me río con sus gilipolleces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, a juzgar por la pueril foto de su avatar,,,

      Eliminar
  44. Jajajajaja ya HA VUELTO A TWITTER!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá no se lo crea, pero había olvidado la contraseña.

      Eliminar
  45. ¿ pá cuando una historiaca con Jacinta ?

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...