miércoles, 9 de octubre de 2013

CARICIAS ASIÁTICAS

Espumeantes y salobres cúmulos halados por el mar, hermoso como pétalo de centaura, humedecían nuestros encelados cuerpos. El azul, con unas persistentes oleadas rizosas, orlaba una granulada orilla en la que teníamos puerilmente los pies enterrados.
Las gaviotas, allí en lo alto, con sus lastimeros graznidos, avizoraban sus argentadas presas, mientras en el horizonte, un suntuoso navío se hacía escuchar con autoritaria música de trombón.
El aire cuajado, tórrido, perfumado de sal, contrastaba con un cielo plomizo, pesado, torvo de lluvia.
El mayestático sol se había dejado subyugar por la fuerza hercúlea de las nubes, macizas, vigorosas, henchidas de lluvia. 
Oteando la vastedad del agua salada, escuchando la barahúnda de la excitación marina, yacía tumbado en la arena acuosa junto a aquella mujer de belleza oriental.
La había conocido la noche anterior en un tablado flamenco de Huelva y pese a las limitaciones idiomáticas, nos enamoramos como cándidos quinceañeros.
Cuerpo altivo, talle menudo, liso cabello atezado, hocico romo, párpados caídos, rasgados ojos de perenne estreñimiento y piel de porcelana, nívea tal pollastre del Carrefour.
Taiwanesa. Quizás camboyana o vietnamita.  Coreana tal vez.
Esa mujer despertaba los vetustos secretos de nuestra existencia, los más brumosos legados de la simiente de los troglodíticos primates e incontroladas erecciones ecuestres.
Poseía la lujuria de una venus oriental, era cacique de la sensualidad, emperatriz del erotismo y  usufructuaria de toda belleza.
Sus pechos descollaban con un busto casi perfecto, heleno, ubérrimo. El escote que los adornaba abrazaba delicadamente unos pezones que se adivinaban pétreos, exuberantes y perfectamente cilíndricos bajo la pulcra tela de la camisola de colegiala.
Mientras su mirada escrutaba el piélago salado, su grácil melena era brizada por el viento, y su rozagante flequillo, leal confidente, abrazaba su albina frente, la contemplé con deseo, impudicia, liviandad.
Volteó su cabeza para acariciar mi hombro con ternura, sacudiendo cuántas cortezas de caspa encontró. Le contesté con la rugosa fricción de mis poceras manos en su cintura.
Nuestras fogosas miradas bailaron un chotis interminable, mientras nuestros cuerpos se aproximaron cada vez más y las cinturas, isócronas, esbozaron una soldadura carnal.
Nos fundimos en un beso impetuoso, sincero, eterno.
Acaricié sus pechos, recorriendo con mis amorcillados dedos aquellos dos volcanes en erupción, haciéndola escupir jadeos quejumbrosos de placer. Todo su cuerpo vibró, como gobernado por incorpóreas misivas de una viola celestial. Su pecho se irguió, enromando unas areolas cobrizas, anhelantes de caricias, de retozo, de bizarros magreos.  
Mis dedos se movían sorprendentemente ágiles, veloces, llenos de vital entusiasmo por el liso vientre que convergía en el oscuro monte de altos y negros ciprés.
Las posaderas firmes y epicúreas, embaladas por tersas medias sensuales y finas, se descubrieron y emergieron como lo hace día tras día el sol por el oriente.  Parecían ondear y levitar con bravura.
Sus caderas sinuosas, con un arte que envidiaría la más marrana de las danzarinas, esbozaban un velludo isósceles, empapado de secreciones libídines.
Hipnotizado por aquella apertura vaginal, acaricié su pubis, deslizando con maestría mi dedo índice hasta localizar el cítoris.
Nos licuamos en un deseo inquebrantable, rijoso y desenfrenado, pero con el comedimiento de dejarse llevar suavemente, con sedosidad, paladeando cada segundo, cada caricia, cada rozadura, cada sapidez, cada efluvio, cada movimiento.
Quise penetrarla.
Ella negó con la cabeza, con afásica sonrisa, el lenguaje internacional de las expresiones luminosas.
Sólo caricias. Quería sólo caricias.
Ahora lo sé. Ella era japonesa. De Fukushima...





84 comentarios :

  1. Joder maesen me ha excitado el relato y debo confesarle que he tardado 5 minutos en entenderlo.
    Salu2

    ResponderEliminar
  2. La hostia!¡
    Aproveche los cachos de los dedos para la ensalada!¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O para los guppies de mi pecera,,,
      El alimento para mascotas está por las nubes,,,

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Estoy muy contento con usted, Don Felipe,,,
      Ya son tres la semanas en las que comenta y no me insulta,,,

      Eliminar
    2. La próxima semana le insultaré.

      Eliminar
  4. Me hubiera agradado un desenlace con penetración. Y la foto explicativa a continuación.

    ResponderEliminar
  5. Ostias, Ostias
    Compruebe su lengua! jajaja

    ResponderEliminar
  6. Lo del pollastre del Carrefour, genial.
    Es usted un maestro de lo bizarro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una prosopopeya vulgar como todo lo que aquí se cuenta, amigo Álvaro,,,

      Eliminar
  7. Tiene suerte. Este verano conocí a una de la misma población. Desde entonces no tengo lengua ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le sugiero que examine con detenimiento su hocico,,,

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Bienvenido es a tan absurdo blog, Sr. Aponte,,,
      Le esperaré,,,Con los brazos abiertos,,,

      Eliminar
  9. Está buenísimo con vinagreta.
    Palabra.

    ResponderEliminar
  10. Sé que es una metáfora, pero como diantres unos ojos pueden bailar un chotis?¿

    ResponderEliminar
  11. Ufffff qué asco.
    Está usted muy enfermoooo
    Le dejo un kiss.

    ResponderEliminar
  12. Cincuenta sombras de Grey con un toque ordinario...

    ResponderEliminar
  13. Tasio cabrón ahora no podrás jugar con la plastelina, jajaaa

    ResponderEliminar
  14. Jajajajaja suerte que no la penetró!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, pese a que en aquel momento no lo pensé,,,

      Eliminar
  15. Estimado Amigo Prepuzio:

    Nadie es perfecto. No deje que algún que otro pequeño "pero" interfiera en lo que podría ser el comienzo de una hermosa relación...

    Si me permite usted el consejo, claro. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabe que recibo de buen gusto sus duchos consejos, mi buen amigo Chuan Che Tzú.
      Así lo haré,,,¿ Tiene trajes ignífugos ?

      Eliminar
    2. Estimado Amigo Prepuzio: En realidad no. Pero se de una pequeña empresa dedicada a la fabricación de preservativos de plomo que quizá pueda ser de utilidad...

      Eliminar
  16. Queremos la segunda parte del relato, ya con hijos hijos...

    ResponderEliminar
  17. Mírelo por la parte positiva, ahora puede cometer asesinato sin que puedan encontrar sus huellas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni tampoco tocar la flauta travesera, mi gran pasión,,,

      Eliminar
  18. Coño...¿ Cómo tendrá el coño la nipona ?

    ResponderEliminar
  19. Y olvida una cosa: no tendrá que cortarse las uñas.

    ResponderEliminar
  20. El dedo índice tiene mal aspecto, maestro. 48 horas +ó-...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta razón,,,escribo este comentario con el pene,,,

      Eliminar
  21. A la próxima una jovencita de Chernobyl.

    ResponderEliminar
  22. Respuestas
    1. Estoy estudiando presentar una querella en Japón,,,

      Eliminar
  23. Eso te pasa por meter los dedos donde no debes! Mira qué pasarse al comercio oriental con la de productos nacionales que tenemos con denominación de origen y todo!
    Pero no te preocupes que aún te quedan 18 de dos más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 19 si cuento el dedo meñique púbico,,,
      Lamentablemente, y tras muchos intentos, no consigo fornicar con el producto nacional amiga belkis,,,

      Eliminar
  24. Qué ha hecho con el trozo de dedo?

    ResponderEliminar
  25. La última foto es más excitante que la primera.
    Cuestión de parafílias.

    ResponderEliminar
  26. Eso con un poco de Pegamento y Medio y a tocar la guitarra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La guitarra y finalizar mis estudios como manipulador de aliementos,,,

      Eliminar
  27. Yo temería para cuando tuviera que limpiarme el culo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hombres jamás se limpian el culo, Wolf Man,,,

      Eliminar
  28. Joder, el final es realmente repugnante.
    ¡ Enhorabuena !

    ResponderEliminar
  29. Me encanta tu blog.
    Te sigo aquí y en twitter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Don Jesús,,,
      Creo que se arrepentirá,,,

      Eliminar
  30. ¿Puede entregarme los dedos para la alimentación de mis gatos? Estarán muy agradecidos.

    www.palabradesedano.blogspot.com

    ResponderEliminar
  31. ¡Genial blog!

    ¿Te pasarías por el mío? Es una webserie, esperamos que te guste así que, si es así, no dudes en compartir

    Es: www.hermanassomosnosotras.com

    ¡Gracias y continúa así!
    Manu S.

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...