miércoles, 3 de julio de 2013

MODELOS CABRONES

Desfilan y avizoran como gánsters narcisitas dispuestos a pasar un rato solaz en la piscina de Al Capone después de rematar algún sangriento encargo en el Chicago de la ley seca.
Son guapos, acaudalados, membrudos, galanos, musculosos, de abdominales de cemento armado. 
Cabrones.
Si se quitasen el sombrero y las prendas, y seguidamente les brotasen de la espalda plumosas y níveas alas, nos hallaríamos ante un grupo de atléticos querubines preparados para posar en el taller de un Michelangelo ávido de crear esculturas de rasgos efébicos.
Es muy tenue la frontera entre el candor y la picardía. Basta una sonrisa maliciosa de morueco aldeano para que este celeste serafín adquiera las trazas de un leviatán irresistible.
Estos prodigiosos muchachos, dignos de reinar cualquier selva, se encargan de presentar en las pasarelas de Milán, París o Nueva York la colección de moda masculina de una prestigiosa marca.
Sí. Son los modelos publicitarios. 
Aquellos individuos, cabrones, que jamás encontramos en el supermercado, en la ferretería o en el IKEA. Esos personajes con los que nunca nos cruzamos por la calle, ni coincidimos en la panadería o en la charcutería.
Y te observas ingenuamente frente al espejo, enfundado puerilmente con sus prendas y te cercioras, cabreado y contrayendo una actitud derrotista, que no eres tan atractivo como ellos, que la ordinariez reina tu vida.
En una cultura tan sexista, ancorada en lo visual, la apariencia física juega un rol muy importante. Lo percibimos especialmente en medios de comunicación. Dichos medios promueven estereotipos falaces, despertando un pueril interés en las personas. Todo esto lleva a que la sociedad discrimine a aquellos que no cumplan estos arquetipos. Es una cultura condicionada estéticamente, dónde ser atractivo es el engranaje para alcanzar la propia seguridad, convirtiéndose en un indicador social de estatus, éxito y felicidad.
Así, en los últimos años, la delgadez y el atractivo físico se han vuelto un ideal a seguir, y la obesidad y el desaliño facial conforman un estigma.
La realidad, no obstante, revela que los individuos normales hemos sido afligidos atrozmente por la herencia genética o simplemente hemos sufrido una errónea mutación darwiniana en nuestro decrépito cuerpo.
La gente corriente es fea por naturaleza. El varón es antiestético, desagradable, repugnante, indecoroso, excluido de la reserva genética de la humanidad. 
Es así. No hay que derramar lágrimas ni rasgarse las vestiduras.
Para nuestro consuelo la gente del montón es intrínsecamente fea.
Somos seres cuyos rostros amplían el significado de la palabra crueldad; personajes de horribles y espantosas facciones, excomulgados, rechazados, implacablemente repudiados;  individuos cuyos rasgos injurian a la propia creación, con facciones abstractas concebidas en los más lúgubres sueños de Lucifer
Poseemos cara de roedor con disentería,  ojos asimétricos y dientes de castor. Rostros nauseabundos, vejadores de la sensibilidad, exentos de encanto y prodigalidad, infames, estiercolizantes, que incitan a la regurgitación, estimulantes de la náusea, inmarcesiblemente vergonzosos, con el toque pernicioso de la bestialidad, paridos en la mente de un psicópata. 
Con medidas y hechuras políticamente incorrectas, e índices de masa corporal incompatibles con el Discóbolo de Mirón, estoy esperando en la parada del autobús.  
Observo a los transeúntes. Allí están. Bajitos, alopécicos, mórbidos, sudorosos, conscientes de su desventaja física. Estresados, repugnantes, hediondos e inmundos, damnificados por su baja autoestima.
Lanudas orejas como velas de un bergatín. Piel con porosos despeñaderos de estrías. Narices tendenciosas, ladeadas, caprichosas, rociadas, a veces casi inexistentes como una calavera. Ojos atemorizantes, estrábicos, carentes de pestañas. Bocas rodeadas de vello, comisuras colonizadas por larvas salivales,  con ambarinos dientes quebrados.
Cada uno abstraído en su vida, obligación y devenir, pero feos retraídos, todos feos, aquejados por el complejo de inferioridad.
Levanto la vista y advierto una marquesina con un sonriente modelo de ropa interior  cuyo geométrico cuerpo parece haber sido tallado en mármol. Me mira burlón, por encima de mi hombro, con arrogantes ojos déspotas y régulos. Ese desgraciado ha gastado en un mes en peluquería y gimnasio lo que yo gano en media vida.
No quiero sentirme minimizado por aquel vástago de deidad helénica.
Consciente de mi desventaja corporal y adquisitiva, devuelvo la mirada a esos ojos colmados de grandeza, que intentan demostrar su supremacía sobre los demás.
-  Yo no soy tan guapo, pero,,, ¡ tu no sabes hacer esto, cabrón!:



Image and video hosting by TinyPic




110 comentarios :

  1. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ y más JAJAJAJAJAJ
    En estupidez a usted nadie le supera!!!!
    Muy bueno!

    ResponderEliminar
  2. Exijo un megapostio para explicar cómo consigue esta proeza.
    Por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo haré,,,
      A ver si mañana durante el proceso de vaciado intestinal puedo hacer el boceto,,,

      Eliminar
    2. UN BUEN MOMENTO, SÍ SEÑOR.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Vigile,,,
      Yo custodiaría las glándulas testiculares como si de un hijo se tratara,,,

      Eliminar
  4. Amén casi a todo lo que has dicho.
    Es cierto: esos modelazos dónde se meten, además de en las pasarelas? Yo tampoco los veo nunca ni en el super, ni en la piscina municipal ni en ninguna parte.
    Yo también soy fea, decrépita, de la gente del montón...aunque creo que no tengo todo lo demás: ni ojos estrábicos, ni comisuras labiales con larvas ni todas esas cosas asquerositas que mencionas. O sea, que no destaco ni por lo uno ni por lo otro.
    Y luego está la gente mentirosilla como tú: que dice ser esperpéntico total y que por eso se pone incluso una máscara, pero luego nanai...usted casi es modelo de pasarela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted juega con ventaja, amiga belkis,,,
      ¿ Para cuando nuestro encuentro de lujuria ?

      Eliminar
  5. Joder hacía mucho que no reía tanto.
    ¡ Qué maravilla !

    ResponderEliminar
  6. Me se caen unos lagrimones de envidia...
    Que arte tiene usté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado le adiestraré en tan noble técnica,,,

      Eliminar
    2. El Domingo después de misa, le va bien?¿

      Eliminar
  7. Es la primera vez que comento, pero no podía dejar de hacerlo tras tamaña muestra de gilipollez.
    Y lo peor es que el artículo me han encantado.
    Estoy enfermo, no doubt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, está usted enfermo,,,
      Se agradece el comentario.

      Eliminar
  8. Me he reído un montón. Con eso debería bastar como comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. La Madre Naturaleza es
    siempre sabia repartiendo,
    pues no siempre vienes viendo
    todo lo que suele dalles
    a esos que tú ves tan bellos
    y son tan solo camellos.

    Que aún teniendo unos cuerpazos,
    son, hablando unos gañanes,
    se comportan cual patanes
    y tienen más gatillazos
    que una escopeta de feria,
    pues más que vena han arteria.

    Dura poco su carrera;
    si no dan un braguetazo,
    acaban metiendo el cazo
    en la primer faltriquera
    que se encuentran a su paso,
    o en el PP se abren paso.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta razón emanan su siempre duchos versos, amigo Carlos,,,

      Eliminar
  10. que cabrón ¡¡¡¡¡ jajajajajajajajajaj

    ResponderEliminar
  11. Estimado Amigo Prepuzio:

    Yo también pensaba que esos sujetos no existían. Los perfectos abdominales, los cincelados rasgos de un joven dios griego, la deslumbrante sonrisa que ostento me parecían alucinaciones inducidas por los perpetuos elogios de mi mamá....
    ...Ahora se que es cierto: tal perfección no existe...tengo una ligera hernia discal entre la L4 y la L5...

    ¡¡cagüen!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi buen amigo Chuan Che Tzú,
      La L4, L5, L6, L7 y sucesivas, son inclementemente mutiladas con tan estúpido ejercicio, pero sólo al principio,,,
      Verá usted que con un par de meses de práctica, su problema se soluciona,,,

      Eliminar
    2. Estimado Amigo Prepuzio:

      Me alegra saber que uno puede aspirar a la perfección...

      Eliminar
  12. Es usted la monda.
    Podria presentar su CV para un circo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gran idea,,,
      Lo hago si antes cena conmigo,,,

      Eliminar
  13. Como representante del Colectivo de Modelos Profesionales, le comunico que se ha procedido a presentar una demanda contra usted.

    ResponderEliminar
  14. Una entrada rancia y gloriosa.
    A otro que le has alegrado la mañana.

    ResponderEliminar
  15. Aun me estoy riendo xD
    DON PREPUZIO YO LE HAMO A USTED

    ResponderEliminar
  16. Su capullez me abruma.
    Larga vida a Sir Prepuzio!!!

    ResponderEliminar
  17. Estoy escribiendo este comment desde el hospital...
    He intentado infructuosamente realizar su maniobra contorsionista.

    ResponderEliminar
  18. Hoy se ha superado, Mein capullo..

    ResponderEliminar
  19. Impresionante alarde de gilipollez, sordidez e imbecilidad.
    Y ya sabe que esto nos gusta.

    ResponderEliminar
  20. A mí también me llega la polla a la boca, pero nunca me la he chupado...

    ResponderEliminar
  21. Enhorabuena, al fin lo consiguió!;)
    Genial como siempre.

    ResponderEliminar
  22. Ja Ja Ja Ja
    No se puede ser más gilipollas, ja Ja Ja

    ResponderEliminar
  23. Interesante variante autosuficiente de la maniobra de Heimlich, aunque en este caso tiene más probabilidades de atragantarse que de liberar las vías respiratorias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende del tamaño del falo Sr. Torpe Mán,,,

      Eliminar
    2. Cierto, se lo cedo.

      ¿Tiene lubricante?

      Eliminar
  24. Impresionante documento, digno de hombres como usted (y yo, claro). Me ha matado de envidia.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  25. El campo de amapolas es lo que personalmente a mí me fascina...

    ResponderEliminar
  26. Me encanta la forma elegante de describir lo vulgar.
    Le dejo un beso.

    ResponderEliminar
  27. Jajajajajajaja peaz animal de bellota!

    ResponderEliminar
  28. Torrente a su lado es un monaguillo.
    JiJiJiJi
    Kisses.

    ResponderEliminar
  29. La clave reside en arrancarse la tercera y cuarta costilla.

    ResponderEliminar
  30. AJAJA K CAPULLO ERES K WUENO

    ResponderEliminar
  31. Lo que impresiona no la postura en sí, es el harte de los lengüetazos.

    ResponderEliminar
  32. Aprendo mucho con su blog Sr. Capullo.
    Que lo sepa.

    ResponderEliminar
  33. Me recuerdo mis años de universitario en los que nunca conseguí esta hazaña.

    ResponderEliminar
  34. Señor Capullo es usted un pozo de sabiduría capullesca.

    ResponderEliminar
  35. Querido Anastasio, yo realmente quedé con ganas de verlo a Usted haciendo esas prácticas. Prometo ayudar. Suya Ramona.

    ResponderEliminar
  36. Creo que usted podría dar recitales en directo, monólogos y demás....no sé a qué se dedica, pero si "no se dedica", podría dedicarse... me sigue¿? jajajaja, notable público tendría, y unos billetes ganaría, si nos deslumbrara con su gran tontería, tamaña proeza usted se marcaría...de qué pueblo es usted? "santboyano" quizá?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi apreciado Anónim@,
      Agradezco su propuesta pero por el momento prefiero seguir ganándome la vida testando preservativos,,,
      Y no santboyano. Lamentablemente,,,

      Eliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...