jueves, 26 de enero de 2012

LA PARTIDA DE BILLAR

Estaba sentado ebrio, masticando opio, en la mesa de aquel bar castizo que me obligó a empezar a fumar para no quedarme sólo dentro. Sólo algunos habituales clientes de esos que nunca pagaban, vagos, timberos, prostitutas, ocasionales jugadores de pool de las mesas del fondo y el 'ruso', un decrépito personaje que no necesitaba beber para divertirse, detrás de la barra, como siempre. Una mirada a la calle vacía de todo movimiento bastaba para desalentar a cualquiera, pero no para mí. Leyendo absorto un número atrasado de una revista de zoofilia, la puerta de la taberna se abrió bruscamente y apareció en su vano un hombre elegante, muy alto y delgado. Estaba vestido impoluto con su esmoquin de color rata de alcantarilla. Su camisa amarilla simulaba el color de los muertos por ictericia. Negros de charol, sus zapatos brillantes. Y su corbata verde era de un aceitunado fosforescente. Se sentó en la barra y pidió un whisky, estando al acecho como fieras que esperan a su presa. Jacinta, vestida con una falda muy corta, una blusa amarilla casi transparente y un diminuto tanga ambarino, había salido del bar para que le tocara el humo. Entró de nuevo a la cantina. Parecía E.T. disfrazado de gitana. La sonrisa de aquel apuesto caballero se desdibujó automáticamente; señal de que empezaba una noche de arduo trabajo. El sudor brotaba de mi agrietada frente con cada pedido que llegaba a mi mesa. Había empezado ya ha hacer círculos en la mugrienta mesa con mi dedo índice. Había  llegado ya a formar parte del decorado del bar . Me apoyaba en la mesa y me fundí con el ambiente, siendo invisible para los allí presentes. Las luces se revolcaban entre la multitud. El sitio ya estaba lleno y el bochorno se hacía cada vez más insoportable. Tenía más calor que el cortador de los kebabs.
Jacinta empezó a bailar como si se jugara la final en fama, danzando en una coreografía mezcla lambada, tango-reggeaton, prácticas exorcistas y elegantes técnicas milenarias de combate. Con complejos movimientos espasmódicos, tal ataque epiléptico, parecía desafiar las leyes de la física. Danzaba cargada de sensualidad, con cuidados movimientos de su cuero cabelludo,  perfectamente estudiados. El hombre de la barra, de algo más de cincuenta años, enjuto como si los soles tropicales hubiesen secado toda la savia de su cuerpo, de rostro color rojo ladrillo, se levantó de la silla y se puso también a bailar. Su radar había emitido una señal inequívoca. En seguida pude adivinar sus intenciones: un accidente casual o un contacto físico, de manera que se pudiera dar la oportunidad de intercambiar algunas palabras. Se acercó sigilosamente a Jacinta y con un malintencionado tropiezo, se abalanzó sobre ella.
-" Hueles a húmedo, ¿Por qué no lo celebramos? "- susurró aquel cabrón. Jacinta se sonrojó por el cumplido. -" Hola soy Jacinta"- se presentó besándole babosamente las mejillas. La muy jodida le siguió la corriente. El hombre,  con aires de galán, respondió: -" Yo soy Manolo.....y dime, tú, ¿escupes o tragas?"- . Jacinta soltó un ruido de cerdo al reírse.-"Bonitos calcetines. ¿Me los puedo probar después de haberte follado?-" le contestó socarronamente.
Me levanté de la silla cabreado, y me acerqué a la pista de baile como si esquivara a un francotirador. Gritaba:  -"¡Lo mato!, ¡agarradme que lo mato!"-. Nadie me hizo caso. Estaba borracho como una cuba, pero aquel desgraciado se iba a enterar de quién era yo. Cogí al hombre por el cuello y di un torpe puñetazo al aire que apenas le rozó. El apuesto individuo respondió con una brutal patada en mis genitales que me dejó los testículos a la altura de las amígdalas. Vi moléculas. Me volví daltónico. Me levanté tambaleante,  con la visión parecida a la de una mosca, pudiendo observar aquel mamonazo desde varios ángulos. Como no disponíamos de florete para batirnos a un duelo a muerte, propuse a aquel bribón, batirnos en el varonil y honroso arte del billar. 
Me despojé de mis prendas para despistar a mi adversario e iniciamos la partida, ante la atónita mirada de los allí presentes.
El taco se deslizó suavemente entre los dedos manchados de tiza azulina de aquel imbécil, amagando varias veces. Podía ver cómo mi oponente calculaba la fuerza, el ángulo, el efecto. Se inclinó hasta casi tocar con la barbilla la madera barnizada que brillaba bajo los neones que alumbraban la mesa. Golpeó la bola blanca, suavemente, ligeramente de lado, acomodándola en su próximo emplazamiento tras el rebote para dejar un tiro limpio en la futura jugada. Rebosaba confianza, seguridad. Llegó mi turno. La geometría y la estrategia se dan la mano en este juego más que en ningún otro. Y yo era diestro en dichas disciplinas. Cogí el taco y me incliné en aquella mesa, enorme, con su inmaculado paño verde, como un campo de batalla sobre el que desplegar una estrategia vencedora.-" Verde a la esquina"-, pronuncié con voz gangosa. Zass!!!!, un enorme set mutiló el tapiz sin apenas golpear la bola, desatando las carcajadas de la multitud congregada en la sala de billar. Mi rival siguió jugando, encadenando golpes tras golpes. No fallaba. El octavo tiro fue más fácil. La dejó bien colocada en la jugada anterior. A aquel paso iba a limpiar la mesa en cuestión de minutos. Debía despistar de alguna manera u otra a mi contrincante. Mi perversa mente empezó a tejer una efectiva técnica de distracción. 'Estrategia', me repetía una y otra vez. Emití una siniestra psicofonía en alemán. Golpeó y... ¡Había fallado!. El hombre de rostro atractivo había marrado al embocar la negra y yo había logrado hábilmente mi cometido. Ahora me tocaba a mí, y tenía un tiro franco para embuchar una roja. Si mantenía la concentración, podía colar la jodida pelotita. Me estiré lo más posible para alcanzar la bola blanca, subiendo una pierna sobre una de las esquinas de la mesa. Con esto, la multitud pudo observar desde el centro del remolino donde se encontraban, mi dantesco ojo triste, despertando un murmullo de desaprobación y algún que otro grito de repulsión. Mi contrincante, confundido por los siseos de los espectadores, se acercó para ver lo que ocurría. El impacto emocional que le ocasionó al escrutar mi velludo culo con los arrugados testículos colgando, lo hizo desvanecerse.
Había ganado la partida por KO.

Image and video hosting by TinyPic


94 comentarios :

  1. JAJAJJAJAJA
    Su imaginación es insaciable.
    Muy bueno!

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Efectivamente. El gif lo resume todo apreciada Patricia.

      Eliminar
  3. jajajajajajaja me ha dao un ataque de risa después de leer su entrada... jajajajaja
    P.D: Pensaba que se había tomado unas vacaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Odio las vacaciones. Yo no defeco hasta que no vuelvo a casa.

      Eliminar
  4. Cualquier estrategia es buena, por escatólogica que ésta sea Don prepuzio.
    Enhorabuena por la entrada.

    ResponderEliminar
  5. Las miradas de los espectadores,,,,,hmmmmmm
    Miradas de ¿deseo? ¿de estupor?...

    ResponderEliminar
  6. ajajajajajajajajaja... ¡¡¡pero qué bruto es usted Don Anastasio!!!

    Me ha encantado su post y me ha desplegado una sonora carcajada que ha motivado a mis compas de la sala de ordenadores a saber de donde provenía el chiste...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mejor no les enseñe esta página si no quiere recibir un burofax de despido disciplinario.

      Eliminar
  7. Es el magnetismo que ocasiona el agujero negro,,,,

    ResponderEliminar
  8. Guauu!!! quien se esperaba este final??, yo no, jajajajaja ainsss, cachis!!

    Menos mal que estoy sola, (injusto, pero sola) jajajaja por que si no, creo que no me podria reir tanto!

    ResponderEliminar
  9. jajajajajaja, muy bueno, me ha gustado tu post hoy.

    ResponderEliminar
  10. JAJAJAJAAJ!! jamás me voy a arrepentir de seguirle ,jajaja! jamás..
    ES USTED UNA CAJA DE PANDORA HECHO HOMBRE.!!!
    Compadezco a los espectadores que presenciaron la terrorífica escena.

    ResponderEliminar
  11. La chica de la foto se parece un montón a la barbie con la que jugaba en la infancia.El relato muy bueno, como es costumbre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también jugaba con la barbie. Pero probablemente de otra manera,,,,

      Eliminar
  12. Le reto a una partida de billar.

    ResponderEliminar
  13. Por desgrácia en esta vida todo tiene su cara triste :(

    ResponderEliminar
  14. JAJAJAJA Chapeau, nene, chapeau!!.
    Que cabrón... JAJAJAJA

    ResponderEliminar
  15. Qué estilazo y arte tiene usted con esto del billar!!!!

    ResponderEliminar
  16. Tremenda historia!!!
    Lo ha contado genial!!
    Ya no sé si volver a ducharme o si aprovechar el calentón para dedicarlo a tareas más creativas...algo se me ocurrirá. Seguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciado Mr. Triky,
      No se confunda. Yo no soy soplanucas ni comealmohadas.

      Eliminar
  17. Ummmmmmmmmmmmmm quedé con ganas de más!!! Será que soy muy golosa???

    Besikos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciada Ayda,
      Golosa no sé, pero buena si que está.

      Eliminar
    2. Gracias por el cumplido jijijiji

      Eliminar
  18. Don prepuzio: GENIAL!!!!!!!!!!!!!
    me encantó su relato,creo que me estoy volviendo adictO a su blog...

    ResponderEliminar
  19. Gracias por la receta para ganar al billar, pero yo como que paso :)

    Besetes.

    ResponderEliminar
  20. uuufff....viva la madre que le parió¡¡¡¡.

    ResponderEliminar
  21. tienes un blog increible. En serio. Me ha encantado.

    Un saludin

    ResponderEliminar
  22. genial, me has hecho reir¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  23. Jajajaja me matasss!!! Tus post se resumen en dos dos palabras: "in prezionante" jajajaja
    Muasss

    ResponderEliminar
  24. jaaaaaaaaaa por diosssssss me parto la cajaaaaaaa

    ResponderEliminar
  25. Me has producido una sfuertes convulsiones de risa!!!! Muy bueno!!! Gracias!!! Hoy necesitaba reírme! Me alegraste el día!!! Besos (en forma de ojete)!!!!!

    ResponderEliminar
  26. Joder!!!!
    Compadezco a su urólogo. Pobre doctor.

    ResponderEliminar
  27. Mire que es ud. original y retorcido buscando fotos y fabricando sus fotomontajes. Ja jajaja
    Lo de hoy no tiene desperdicio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Eres genial ¡'¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    muakkkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  29. Eso es Salud.
    Es salud
    de salud -os.

    Salud mental
    salud sexual

    libre de prejuicios.

    ResponderEliminar
  30. Jajajajajajaja buenísimo Don Prepuzio!

    ResponderEliminar
  31. Tu sitio es precioso, volveré para leer.

    Andri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso, lo que se llama precioso, precisamente no es,,,,

      Eliminar
  32. Jajaja... Si es que hay que ver todo lo que es capaz de esconderse tras un agujero negro... Jajaja.

    ResponderEliminar
  33. JAJAJAJAJAJA

    GENIAL TIO
    LO TUYO ES UNICO ENTRE TODOS LOS BLOGGER !!!!!!

    ESTE BLOS ES DE LA HOSTIA (Y NO E' BROMA)

    ResponderEliminar
  34. Tienes un gran sentido del humor. Felicidades. Me he divertido muchísimo leyendote.

    ResponderEliminar
  35. La escena inversa, ¿Nos la puede enseñar?

    ResponderEliminar
  36. Bueno... todos guardamos ases en la manga, otra cosa es su valía,,,,A ud. le sirvió.

    ResponderEliminar
  37. Jajaja! buenísima la historia, creo que nos a alegrado a todos un poco el dia!
    Viniendo de ud. no podía tener otro final....

    ResponderEliminar
  38. Virgen por delante, mártir por detrás?¿

    ResponderEliminar
  39. Muy bueno!!!!
    Le agradezco enormemente que haya tenido la deferencia de sólo mostrar la parte delantera de esta escena.

    ResponderEliminar
  40. Jajajajajajajajal.... y yo que iba leyendo todo serio, jajajajajaja.......
    Muy buen post.

    ResponderEliminar
  41. ¡Estás loco! ¡Me encanta!

    ResponderEliminar
  42. No me puedo creer el éxito de Jacinta, ¿no dará, por casualidad, clases de baile?, conociéndola, no puede ser otro el motivo de su poder de atracción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciada y bellísima Aina,
      No creo que el baile fuera un elemento seductor. Intuyo que el apuesto caballero sufría algún tipo de parafilia.

      Eliminar
  43. Qué gran pacidad para sacarle a una la risa!!! Magnífico!!

    ResponderEliminar
  44. Joder, pero ¿cuántas seguidoras incondicionales tiene usted, Sr Prepuzio? Está visto que para ligar hay que ser capullo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda amigo Rodri. Por desgracia son seguidoras sin derecho a roce,,,,

      Eliminar
  45. Post solamente apto para urólogos.
    Divertido como siempre.

    ResponderEliminar
  46. Está muy bien esta web. Está llena de contenido muy interesante y la ordinariedad está explicada de forma elegante. Me gusta, sigue así de bien. Un beso

    ResponderEliminar
  47. Me estoy dando cuenta de la dependencia que genera este blog,,,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues acuda al un facultativo en la mayor brevedad posible.

      Eliminar
  48. jajajajja
    Maravilloso tio!!

    ResponderEliminar
  49. Sublime!
    No pude parar de reír leyendo el post!

    ResponderEliminar
  50. No me extraña que ganara la partida por Ko, Jajajaja

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...