viernes, 11 de noviembre de 2011

LA MUJER DEL POSTE DE PUBLICIDAD

Sonó el despertador que partió la engañosa tranquilidad de la mañana con su insoportable pitido. Me levanté  con la cara de Laura Palmer cuando la encontraron. Subí de un tirón la persiana, dejando entrar la luz del sol. Jacinta parpadeó, deslumbrada, aturdida, fea, con ese peinado que decide la almohada. Jacinta me obligó a ducharme contra mi voluntad; una grotesca amante que me limpia el culo y me ajusta los pañales como si fuese una criatura, alguien nauseabundo a quien zarandeo y abronco a cada nuevo arrebato de irracionalidad. Me vestí de perdedor. Me esperaba un largo día de trabajo.
Mi vehículo yacía aparcado frente al portal, apuntando ya en la dirección correcta, con las capotas alzadas. El sol naciente asestaba contra ellas, haciendo destellar las placas de energía. Me acababa de comprar un coche ecológico. Me cabreé al comprobar que nada más salir aparcamiento, ya estaban los primeros atascos, paradas interminables, frenazos, acelerones. 
Apenas llevaba diez minutos allí y ya sentía la necesidad de huir. Los conductores pensaban que debía haber ocurrido un accidente para que se hubiera podido producir un embotellamiento de tales dimensiones. Todos los que estaban en la congestión vehicular se fijaban en los demás, estudiándolos minuciosamente hasta aburrirse. Subí la música. Sonaba una canción pegadiza. La tarareé como si me estuviera jugando la estancia en la academia. Hacía calor. Me desabroché un par de botones más de la camisa, acariciándome socarronamente los pezones. Al mirar hacia mi derecha vi un decrépito matrimonio mayor en plena bronca; debía ser el atasco. En el coche de la izquierda una rubia bellísima, un especie de choni disfrazada de pseudopija universitaria, con un escote generoso. Eso animó mi erección. Me masturbé con el posavasos. Detrás, una romántica pareja politoxicómana,  aprovechaba el embotellamiento para darse el lote.  Introduje mi dedo meñique en los orificios nasales en una búsqueda incesante de alguna “sorpresa”. Intenté lanzar las pelotillas obtenidas pasándolas de un dedo a otro hasta que perdieron su viscosidad y cayeron a las alfombrillas. Encendí nervioso un cigarro. Tengo la habilidad de hablar con el puro entre los dientes. Uno casi podía seguir el ritmo de mis palabras fijándose en el sube y baja del habano. Me cagué en la madre que parió al jodido atasco. 
Impotencia, angustia y cabreo, como seguro estarían sufriendo los miles de personas que allí quedaron atrapadas y que me trajo un no tan viejo recuerdo: hace dos años había quedado yo también varado en el mismo sitio, durante cuatro horas por el mismo motivo, con la diferencia de que era por la tarde y se hacía la espera más llevadera. La vena seguía palpitante en mi frente, gruesa como una tubería de water. Las náuseas se abrieron paso al galope y se me deshizo en vómitos de toda la tensión acumulada. Envié fotos de bebés a mis ex diciéndoles que eran sus hijos. Insulté a una mosca mientras le tiraba insecticida. Estaba hastiado, tedioso, más nervioso que el monitor de natación de los Gremlins. Recité un soneto norcoreano para tranquilizarme.  Salí de mi vehículo. En aquel momento la multitud que ya se había congregado en el lugar del incidente. Policía, bomberos, guardas forestales  y una UVI Móvil. Un camión cargado de enanos de jardín, había atropellado a un gato.  Levanté la vista, giré la cabeza, mirando a mí alrededor. Vi como decenas de personas allí reunidas escondían sus miradas tras una cortina de tristeza bañada en lágrimas, las lágrimas más amargas que nunca sus ojos habían desechado.
Y entonces la vi. En un poste publicitario. Era una modelo de publicidad. Una mujer hermosa, bellísima, de sugerentes ojos grandes y verdes, y un corto y ondulado cabello canoso. Huérfana de prendas no dejaba hueco a la imaginación. La pose de la muchacha era sugerente y atrevida, llevaba el hombro izquierdo al descubierto. Vislumbraba una figura femenina en la lejanía, de formas tan sugerentes, pechos y caderas tan exquisitamente bien formados y una piel morena tan pulcra como aquellas propias del más fino arte. Brazos largos bajados y ondulaciones de las caderas que seguro encendían quimeras en el público. Noté un cosquilleo en el estómago. Ahora no era la úlcera. Me había enamorado de aquella desconocida,  seducido por un amor imposible, prendado por un apego platónico. La veía silenciosa, bella y altiva, la observaba con envidia por no poder poseerla. La deseaba callado con pasión y la amaba sin decirle nada. Por primera vez en mi vida, me había enamorado de verdad.




60 comentarios :

  1. Genial, me estoy tronchando Maestro.

    ResponderEliminar
  2. Es usted de lo más cómico y vulgar.
    Me encanta leerle.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es un poco desesperanzadora tu visión de la belleza pero bueno, parte de razón tienes. Carpe Diem.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Sr. Prepuzio,
    A usted le hace falta estarse una semana en un psiquiátrico.

    ResponderEliminar
  5. Esa la modelo que bershka a elegido para la campaña Otoño-invierno.
    Es bellísima.

    ResponderEliminar
  6. Es un placer pasar por su blog.
    Siga así!

    ResponderEliminar
  7. Ya llega el invierno en el Corte Inglés....

    ResponderEliminar
  8. Tenemos necesidades, de todo el tipo que el cuerpo pida, y lo que pida el cuerpo hay que dárselo.Si le gusta esa vieja, PÁ LANTE Don Prepuzio!

    ResponderEliminar
  9. No se preocupe Tasio, a mi me sucedió lo mismo cuando la vi. Esa modelo tiene algo de especial, embriagador....

    ResponderEliminar
  10. GEEK,GEEK,GEEK,GEEK,GEEK,GEEK,GEEK,GEEK.

    ResponderEliminar
  11. Es una conspiración judeo-masónica de los del zara, seguro.

    ResponderEliminar
  12. Jajajajajajaja que risas Dios mío!

    ResponderEliminar
  13. Ya con el post tenía suficiente, de imaginármelo en el coche ya se me han ido las ganas de cenar. Pero usted no acaba ahí, siempre lo empeora.
    Consigue confundirme hasta el final, esperaba una mujer despampanante y esto es de un gusto pésimo. Es peor que el enfermo que ha hecho un poste de esa foto cuyo fotógrafo también tiene delito. Para encerraros a los tres.

    ResponderEliminar
  14. Impresionante!!!Por más que se empeñe no va a alejarse jamás de las damas más grotescas.
    Siempre a sus pies, un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. EnOOOOOOOOOOOOOOOOrme Don prepuzio!!!
    JAJAJAJAJAJA

    ResponderEliminar
  16. JAJAJAJAJA docto en lo escatológico, querido amigo.

    ResponderEliminar
  17. Es Ud. un adicto patológico de lo grotesco.

    ResponderEliminar
  18. Buenísimo relato. La parte del atasco encerrado en el atasco, surrealista.

    ResponderEliminar
  19. Divertido como siempre. Ya tiene un voto más.

    ResponderEliminar
  20. Cada día estoy más convencido de que usted no quiere atraer mujeres, solo quiere espantarlas.
    Excelente post mon ami

    ResponderEliminar
  21. Me da una ternura leerte que no te imaginas...y si encima te visualizo hurgando tu nariz para obtener pelotillas mucolíticas, se me hace el corazón puré de patatas..
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Apreciada Ayda,
    Me halaga que le agrade leerme. Me complace leer su comentario acerca que le satisface leerme, y al leerlo me he sentido lisojenado.

    ResponderEliminar
  23. Apreciado bobinf3,
    ¿Qué le ocurre al teclado de su pc?

    ResponderEliminar
  24. Apreciada y bellísima Aina,
    Tal vez si la invitara a una cena romántica, cambiaría la impresión que ud. tiene de mi.

    ResponderEliminar
  25. Un día me da un infarto con sus historietas.

    Besitos. A sus pies, pero sin levantar la cabeza.

    ResponderEliminar
  26. La primera vez que caigo por aquí..........jajajaja.........Buenísimo este blog.

    ResponderEliminar
  27. Mi estimado Anastasio, me quito el sombrero ante usted y el pijama si usted lo quiere también ;)
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  28. me doi la bienvenida, mejorable campeon pero vas en buen camino

    ResponderEliminar
  29. Estimado ( hoy más que nunca) Capullo:
    me quito el sombrero , no tengo palabras, no hay más que añadir.

    ResponderEliminar
  30. Querido Capullo....yo solo le necesito a usted y una buena cerveza jajajjaja!!!!. Un besazo.

    ResponderEliminar
  31. No sé de que os reís, esa mujer nada tiene que envidiar de las top models más cotizadas. Todas ellas acabarán igual. o no?
    Se agradece que nos arranque una sonrisa.

    ResponderEliminar
  32. Querido amigo, eso más bien parece la entrada de un parking; lo que no veo es el poste con el botón para abrir la puerta, por lo que me imagino que debe de ser privado, y ya se sabe que en coto privado, mejor no entrar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Es la mujer de la campaña H&M.
    Divertidísimo!

    ResponderEliminar
  34. Muy bueno¡¡¡¡¡ je je je

    ResponderEliminar
  35. !!Hola Tasio!!

    !!!Bravoooooooooo!!!
    Q risas,genial.Enhorabuena

    ResponderEliminar
  36. Estimado Sr. Prepuzio,

    Esta noche he soñado con la modelo del poste de publicidad. Tengo que dejar de leer revistas del IMSERSO y su blog, al menos hasta que me desintoxique!

    Saludos condiales

    ResponderEliminar
  37. Por dios, por dios, ¡¡qué bueno!! Y yo que me había perdido sus anteriores posts... voy corriendo a leerlos. Hacía tiempo que no leía vulgaridades de esta clase. ¡Me encantó!
    Espero que esto dure unos cuantos capítulos más!

    ResponderEliminar
  38. Eso, eso, que continúe.
    Estupendo rato he pasado. :-)
    Gracias
    Salu2

    ResponderEliminar
  39. Es un lujo leerle. Me arranca unas carcajadas que a ké!!!!
    Un abrazo, Maestro

    ResponderEliminar
  40. Uno de los mejores artículos que te he leído, para mí claro. Abrazotes.

    ResponderEliminar
  41. Capullo,elementalmente capullo, pero aún le kiero

    ResponderEliminar
  42. O sea.....que sigue inténtandolo con grotescas y gordas modelos. Usted no aprende.....

    ResponderEliminar
  43. jajajajaja....como escritor de novela divertida y vulgar no tiene usted precio estimado Anastasio.

    ResponderEliminar
  44. Es Ud una persona coherente...sus acciones hacen honor a su nombre jajajaja....

    Un fan incondicional

    ResponderEliminar
  45. Ud. no tiene remedio...lo qur es capaz d hacer porel posible fornicio.
    Muy bueno!!!

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...